De filosofía, estafas y caminos

La dura crítica que un escritor nos hizo en relación con uno de los puntos clave de la filosofía que sigue GRUPO TIERRA EDITORIAL, a saber, pedir implicación inicial a los autores que quieren publicar con nosotros, me trajo a la mente a Nicolás de Cusa, cuyas ideas propiciaron el paso del pensamiento medieval al renacentista.

Una de las afirmaciones del padre del pensamiento filosófico alemán es que cualquier conocimiento va de lo conocido a lo desconocido mediante el establecimiento de proporcionalidades. Somos humanos; nos da miedo lo nuevo… hasta que conseguimos comprenderlo.

Un proyecto innovador como el de GRUPO TIERRA EDITORIAL asusta, así que trataré de dar un poco de luz para ayudar a comprender aquello que solemos decir a los autores que nos escriben: «¿Crees de verdad en tu obra? ¡Demuéstralo! ¡Arriésgate!».

Concordia oppositorum. Así podríamos resumir el controvertido punto que atacaba el mencionado autor al afirmar, por desconocimiento, que nuestro modelo es una estafa, cuando nuestra pretensión no es otra que convertirnos en el punto intermedio entre dos realidades que no acaban de dar soluciones ni de satisfacer a las personas que desean publicar un libro.

Por una parte, GRUPO TIERRA se aleja del modelo editorial clásico, al que un gran número de escritores da por denominar «normal», olvidando que la «normalidad» es siempre relativa, puesto que las cosas son normales hasta que evolucionan y dejan de serlo.

Por otra, GRUPO TIERRA se aleja del modelo editorial de simple autoedición, que, en general, funciona, poco más o menos, como una simple fotocopiadora de libros y cuyo principal aporte extra al autor consiste en gestionarle los registros de ISBN y Depósito Legal.

En GRUPO TIERRA tenemos la convicción de que el nuevo modelo editorial debe situarse en el aurea mediocritas, la dorada medianía de los clásicos, aquella que se aleja de los dos extremos y encuentra el punto intermedio idóneo e ideal.

El autor novel, seamos realistas, tiene pocas —por no decir nulas— posibilidades de que una editorial «normal» invierta en él. La crisis en el sector obliga a apostar, únicamente, por el «caballo ganador», que no siempre es sinónimo de «buen caballo». Si el escritor opta por este modelo, enviará su original muchas veces y, en el mejor de los casos, obtendrá la respuesta modelo: «Gracias, pero su original no interesa bla, bla, bla…»; en el peor, solo recibirá la callada por respuesta. Cabe, ciertamente, la remota posibilidad de que, por un milagroso alineamiento planetario, consiga que le publiquen su libro; entonces tendrá que esforzarse para darle él mismo publicidad, porque la gran editorial considera que el aval de su nombre ya es suficiente promoción y solo invierte tiempo y dinero en aquellos que arrojan amplios beneficios. Y es fácil comprobar la veracidad de esta afirmación entrando en las webs de las grandes editoriales. ¿Qué libros hay en portada?

Si el autor novel, harto de infructuosos intentos, opta por autoeditarse, empezará un calvario para elegir la empresa que ofrezca «precios competitivos», «difusión en grandes librerías», y algún que otro servicio adicional que, casualmente, suele ser «gratis». Si el escritor quiere hacerlo bien, tendrá que costearse, casi siempre, una buena corrección (ortotipográfica y de estilo) y contratar una buena revisión literaria que detecte posibles errores textuales. Tal vez incluso deberá pagar a un maquetador. Después, la empresa de autoedición imprimirá y pondrá su libro a la venta en una gran librería, aunque, probablemente a los dos días acabe en la sección de ofertas, bajo un montón de otros cientos de ejemplares también autoeditados. El trabajo de la empresa contratada concluye aquí. El autor será el que tendrá que peregrinar para promocionar su libro si quiere venderlo.

GRUPO TIERRA EDITORIAL toma el camino intermedio.

El autor cree en su obra. Cree que vale la pena publicarla y nos envía su original. Cuando lo recibimos, uno de nuestros lectores profesionales, filólogo o crítico literario, valora el manuscrito y emite un informe, el cual es remitido al autor. En ese informe se indican cuáles son los puntos fuertes y débiles del texto, y se añade, además, una puntuación en una escala del uno al diez, que pondera las posibilidades de aceptación del mercado. A partir de este informe, el autor decide echar a andar o no. La decisión es solo suya. Tal vez quiera publicar a pesar de que la nota obtenida haya sido un dos… Pero lo cierto es que apostar por su obra va a ser su decisión, porque, en ocasiones, las editoriales también toman decisiones equivocadas, ¿verdad?…, ¡que se lo pregunten a J. K. Rowling!

Si decide que quiere intentarlo y nosotros estamos también de acuerdo, nos ponemos a su lado y nuestro gabinete de abogados —en GRUPO TIERRA EDITORIAL todos los recursos son propios— redacta un contrato claro, de esos sin letra pequeña; de esos que no da miedo firmar. Y aclara, si las hay, todas las dudas que pueda tener el autor.

Nos ponemos en marcha para tomar el pulso al público y, para ello, apostamos de forma conjunta por una edición limitada de 100 ejemplares (los maquetamos, diseñamos la portada, prologamos el libro si es necesario…), y los encargamos a una imprenta afín a nuestro ideario —no nos interesa abaratar costes trabajando con imprentas de países que no cumplen el protocolo de Kioto o en los que hay explotación laboral o se usa mano de obra infantil…—. Cierto. El margen es mucho menor, pero tenemos las ideas muy claras: no todo vale.

Ahora, los libros ya están en la calle. GRUPO TIERRA EDITORIAL se encarga de distribuirlos y de presentarlos en sociedad al lado del autor y con la colaboración de las Librerías Amigas; pocos, pero exclusivos locales de referencia regentados por auténticos profesionales del sector, en los que organizamos encuentros para dar a conocer entre los lectores al escritor y su obra. También nos apoyamos en las redes sociales, los booktrailers, la radio, las bibliotecas, los espacios culturales, CLIC, los propios consejos de los lectores, los análisis de blogs y revistas especializadas… cualquier vehículo es bueno para expandir la literatura.

En resumen, nosotros no buscamos la ganancia inmediata colocando libros en el top ten de ventas. Tampoco queremos imprimir a destajo cualquier cosa que tenga letras… Lo que GRUPO TIERRA EDITORIAL desea es vivir con pasión la literatura. Dar una oportunidad para que crezca el árbol de la creatividad en una tierra fértil y emprender, junto al autor, el largo y duro camino que debe recorrer una vez ha escrito en su libro la palabra FIN.

One comment