Entrevista a Ana Vigo, autora de la novela de LIJ La Guerra Súcrea

la guerra súcrea.JPGHoy, en nuestra sección Tierra a la vista charlamos con Ana Vigo, la jovencísima creadora de uno de los libros más vendidos de nuestra colección de literatura infantil y juvenil (en adelante, LIJ), La guerra Súcrea, y que se encuentra promocionando en estos momentos por toda la geografía nacional. Nacida en Pontevedra en 1992, estudió en la Universidad de Santiago de Compostela, donde se graduó en Comunicación Audiovisual. Desde entonces ha trabajado en diversos medios online, siendo actualmente la redactora jefe de Cultura de la revista digital TimeJust.

Como escritora, publicó su primer relato en 2015, en la revista en lengua gallega Contos Estraños. Desde entonces, no ha dejado de colaborar en distintas publicaciones. Destaca su relato El Gato en el Draquipélago, en el libro La Isla del Escritor (Literup, 2016), y otros en diversas antologías de cuentos: Refugiados, Ulises en la Isla de Wight, Semillas de Bosque, Personajes de novela o El Oasis de los miedos (editorial Playa de Ákaba). En 2016 vio la luz su primera novela, La Búsqueda de los dioses (Luhu editorial), una historia a medio camino entre la fantasía, la novela negra y el thriller.

GRUPO TIERRA TRIVIUM: Buenas tardes, Ana, muchas gracias por concedernos un ratito de tu tiempo para que los numerosos lectores de tu último libro, La guerra Súcreapuedan conocerte un poco mejor, y para que muchos otros niños y papás se animen a adquirirlo y leerlo.

Lo primero de todo es felicitarte por tu extraordinario trabajo y la buena acogida que está teniendo tu libro entre el público infantil y juvenil, así como entre los padres. Esperemos que este éxito se extienda y contagie por todo el país y, por qué no, viaje al extranjero, para que muchas más familias y centros escolares se animen a hacerse con uno o más ejemplares.

Para orientar a los potenciales compradores de La guerra Súcrea, nos gustaría que nos informaras a qué franja de edad va dirigido y si puede también interesar al lector adolescente e incluso adulto.

ANA VIGO:  Siempre lo digo: no me gusta nada etiquetar con edades. Todo depende del nivel lector de quien lo vaya a leer. Lo que sí creo es que La guerra Súcrea puede gustar a muchos tipos de lectores, ya que es un libro en el que, si ahondas, puedes encontrar mucho más de lo que hay en la superficie, a simple vista.

Si me pides que te diga una edad, creo que a la mayoría de niños a partir de los 10 años les puede gustar. Pero, insisto, no es una ley absoluta. Pueden disfrutarlo adolescentes y adultos, de hecho, personas que ya son abuelas me han asegurado que les encanta.

GTT:  Nos interesaría que nos hablaras sobre ti, qué tipo de literatura te gustaba leer cuando eras niña, a qué edad recuerdas haber empezado a escribir cuentos, y con qué géneros literarios y autores disfrutas más en la actualidad.

AV: Yo de niña lo leía todo. Cuando digo todo, es todo; las etiquetas del jabón, las cajas de cereales… y, por supuesto, muchos de los libros que caían en mis manos. La verdad es que me gustaba casi todo. Uno de los primeros momentos lectores que recuerdo es pasarme un día entero devorando libros de Roald Dahl; también me gustaban mucho los de Fina Casalderrey, Xabier P. Docampo, Agustín Fernández Paz… ya más mayor se sumaron Cornelia Funke, Michael Ende y, por supuesto, J.K. Rowling con la saga de Harry Potter, de la que me declaro fan absoluta.

Tampoco sé muy bien cuándo empecé a escribir. Conservo un cuento que le regalé a mi hermana, debía tener yo unos seis años, y ya apuntaba hacia el género fantástico: estaba protagonizado por un duende que tenía que salvar a una princesa. En cuanto a tomármelo más en serio y pensar en ser escritora, fue poco antes de la adolescencia. Mi primer manuscrito de novela lo terminé con doce años.

En la actualidad, sinceramente, mis gustos no han cambiado, solo se ha ampliado el espectro. Sigo leyendo mucha LIJ, y también literatura «para adultos» (nótense las comillas, como dije, considero la LIJ más que apta para adultos). Siguen gustándome los autores que mencioné, y a la lista se han añadido muchos otros. Suelo dirigirme a los géneros de ciencia ficción y fantasía, ya que son en los que más cómoda me siento a la hora de escribir. Pero procuro leer de todo, creo que es lo más recomendable no solo para aprender, sino para mantener la mente abierta.

CARTEL LA GUERRA SUCREA.jpg

GTT: ¿Mientras escribías La guerra Súcrea tenías en mente que sería una historia que te hubiera gustado leer cuando eras pequeña, incluso la que más hubieras disfrutado, o la has contemplado en todo momento desde la perspectiva de la persona adulta que eres ahora?

AV: Creo que es una mezcla de ambas visiones. Es decir, claro que el objetivo principal es que enamore a públicos de todas las edades, pequeños y no tanto. Y, desde luego, tiene parte de esa visión más adulta, ya que planteo temas que he tenido años para conocer y reflexionar, aunque no lo haga de forma directa y todo esté al servicio de la trama.

Sinceramente, la literatura que más disfruto como lectora (en general, claro) es la etiquetada como LIJ; las historias que me gustan hoy en día son las que gustan a mi público potencial, tanto por lenguaje como por la libertad con la que cuentan a la hora de imaginar e interpretar nuestra realidad. La guerra Súcrea cuenta con esa ventaja creativa, al presentar mundos y seres inexistentes. Pero los temas que trata no tienen edad.

GTT: ¿Recuerdas cuándo se te ocurrió la primera idea sobre esta historia? ¿Eres consciente del momento o situación concretos en que recibiste la inspiración o una clave para concebir y crear esta aventura?

AV: Hubo dos momentos clave. El primero, la creación de Revih, el extraterrestre de hielo: yo estudié audiovisuales, y nos habían encargado hacer un pequeño cortometraje de animación stop-motion (técnica de animación que consiste en aparentar el movimiento de objetos estáticos por medio de una serie de imágenes fijas sucesivas). Mi primera idea, que nunca llevé a cabo, fue un pequeño ser de hielo que vivía en la nevera, y, al sacarlo, se derretía. Apunté los bocetos en un cuaderno, y ahí permaneció unos años, olvidado.

El siguiente, que fue ya el auténtico germen de la historia, fue durante una breve temporada que pasé de voluntariado en Rumanía, haciendo animación sociocultural para niños. Por eso La guerra Súcrea comienza en ese país; allí conocí su historia, y empecé a imaginarme a esas dos niñas que vivían aquel momento concreto… Al unir aquellas ideas con la criatura de hielo, todo empezó a fluir.

GTT: Para construir los personajes del cuento, ¿te has inspirado en personas que ya conocieras, bien fueran reales, de carne y hueso, o bien en seres de ficción? ¿Puedes confesarnos si sientes predilección por alguno de los personajes en concreto, y cuál sería el motivo?

AV: Las niñas protagonistas están basadas, de forma muy libre, en mi hermana y en mí misma. No somos nosotras, hay muchas diferencias; pero sí que nos reconozco en algunos rasgos del carácter (la mayor, más responsable, la pequeña, soñadora…).

Cuando creo a los personajes (por cierto, es una de las partes que más disfruto a la hora de escribir) no soy del todo consciente de si me estoy basando en alguien o no. Seguro que sí; toda creación parte de la experiencia. Pero lo que suelo hacer es diseñarlos, y, una vez empiezo a escribir, dejo que sigan creciendo junto a la historia. Hay personajes que han cambiado mucho, Oruom y Nefni los que más. ¿Se basan en alguien? En concreto, no, pero seguro que son la mezcla de muchas personas.

Siempre existe predilección por algún personaje. Los quiero mucho a todos, puede que a Julious y Nefni un poquito más que a los demás. El primero, porque es el amigo y compañero de viajes que todo el mundo quisiera tener (y porque la urraca es uno de mis animales favoritos, seguro que eso influye). El segundo, sin ánimo de hacer spoiler, por cómo es.

GTT: En lo relativo a la trama, nuestra pregunta sería similar, si has tomado inspiración o sugerencias de algún acontecimiento del presente o del pasado del que hayas tenido conocimiento, o incluso de alguna obra de ficción, léase película, serie televisiva o novela.

AV: Obviamente, me he basado para empezar en la Revolución de 1989 en Bucarest, ciudad en la que empezó a fraguarse la historia. Hay alusiones directas a aquella noche en concreto, con hechos que sucedieron realmente. Por supuesto, no soy historiadora y puede que haya metido la pata en algún momento. La intención era presentar un contexto diferente al que estamos acostumbrados.

Sí sé en qué me basé en lo relativo al bullying, el cual he visto y he sufrido, como tantas otras personas. Es un tema que me preocupa mucho, y que quiero tratar con mayor profundidad más adelante, pero en el que necesitaba depositar la mirada.

En cuanto a la guerra entre los dos planetas podría ser cualquiera de los conflictos absurdos que existen y existieron en nuestro mundo. Todo lo demás, seguro que parte de alguna experiencia o recuerdo, pero no soy consciente de que se base en nada en concreto.

alibri 2.jpg

GTT: Tus pequeños lectores están interesados en saber cómo se va a desarrollar la vida de La guerra Súcrea durante 2018. Es decir, qué actividades de promoción tienes programadas, cuáles otras te gustaría llevar a cabo, y qué papel activo tienen los niños en ellas. Sabemos que hace pocos días has desarrollado una actividad interactiva titulada Crea tu alienígena en el festival de literatura infantil Món Llibre de Barcelona, con gran éxito de participación. ¿Puedes explicarnos en qué consiste, cuántos participantes son necesarios y de qué edades? También sabemos que vas a intervenir en varias de las Ferias del Libro que durante esta primavera se van a llevar a cabo por todo el territorio español. ¿Puedes informarnos de en cuáles tienes ya confirmación de asistencia?

AV: ¡Claro! Este próximo sábado 28 de abril estaré en mi ciudad natal, Pontevedra, lo que me hace especial ilusión. Presentaré en la Librería Cronopios, y espero que todos los lectores, potenciales o no, se acerquen a preguntarme lo que quieran.

También me encontraréis en la Feria del Libro de Tres Cantos, entre el 12 y el 15 de mayo en la caseta de Grupo Tierra Trivium, y el 13 por la mañana en la Librería Engorengo. Allí  crearemos nuestros alienígenas, tal y como hicimos en Barcelona.

Es una actividad creativa, para niños de entre 7 y 12 años, libremente basada en La guerra Súcrea. Como apunté, una de mis partes favoritas a la hora de escribir es la creación de personajes. Y, como en el libro lo que más hay son alienígenas, ideé esta actividad, que consiste en que los participantes diseñen un extraterrestre. La idea es hacerlo todos juntos (lo que en Barcelona fue imposible, ya que eran demasiados niños), y, posteriormente, inventar su historia. Cómo se llama, de qué planeta viene, cómo es…

ana vigo

GTT: Háblanos un poco de a qué te dedicas en la actualidad, aparte de a promocionar el libro. ¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto literario? De ser así, ¿puedes darnos ya algún adelanto, o de momento es top secret y prefieres esperar a que esté más avanzado? ¿Has pensado si La guerra Súcrea podrá tener una continuación, o está del todo descartada?

AV: Empiezo por lo último: La guerra Súcrea es autoconclusiva, no tiene continuación y sería muy raro que en un futuro retomase ese universo.

Actualmente trabajo en un proyecto que me está llevando muchos años de trabajo, que será una saga, y se ambientará en el mundo que ya presenté anteriormente, en un relato llamado El gato en el Draquipélago (disponible en la antología La isla del Escritor, de Literup). Aparte, estoy trabajando en una historia de ciencia ficción, en la que también cobran protagonismo los extraterrestres.

GTT: Somos conocedores de que mantienes un blog, Os libros de Cabalinho, una página web que recomendamos a todos nuestros lectores y amigos y que trata sobre literatura infantil y juvenil; hemos podido observar que en él incluyes relatos, cuentos, críticas… ¿Puedes explicarnos de dónde surge su nombre, que un pajarito nos ha dicho que es también el apodo que cariñosamente se te atribuye?

AV: Bueno, Os libros de Cabalinho empezó como un blog, pero ha evolucionado a página web, más estático, ya que me quitaba mucho tiempo de la propia escritura. Tras meditarlo, decidí que me compensaba más compartir mis artículos, críticas y entrevistas en las webs con las que colaboro, lo que me exige menos tiempo que mantener un blog solo mío. Así, puedo dedicar mucho más tiempo a mis historias.

Cabalinho (con nh porque antes muchos teclados carecían de ñ, y es la grafía portuguesa para ese sonido) viene de cabaliño do demo, una especie de libélula. Su origen tiene que ver con la saga que mencioné anteriormente. Una de las protagonistas de esa historia guarda una gran relación con las libélulas, razón por la que empecé a usarlo como nick en Internet. Y así se quedó. Poca gente sabe de dónde viene, porque casi nunca hablo de esa historia y ese personaje, quiero cocinarlas muy bien antes de sacarlas del horno.

GTT: Por lo que podemos constatar en el mismo blog, te gusta mucho el cine. ¿De qué forma has podido enlazarlo con tu otra pasión, la literatura, para no tener que renunciar a dedicar más tiempo a una en detrimento de la otra?

AV: Literatura y cine son primos hermanos, los dos nos cuentan historias, en cierto modo, los dos hay que leerlos. A la hora de leer y escribir, tiendo a imaginarme las escenas, como en una película, hasta el punto de que antes de plasmar una escena sobre el papel, me la tengo que imaginar en mi cabeza, como si la viese en el cine (tal vez le pase a todo el mundo). El cine, y las series, funcionan como una fuente de inspiración más, son otro formato a través del cual podemos conocer mundos, historias y personajes de todo tipo.

La verdad, el tiempo que dedico actualmente al cine sí va en detrimento en relación con el de las letras. Antes, cuando estudiaba, solía ver muchas más películas, pero actualmente estoy centrada en mi carrera literaria, y mi ritmo de visionado ha bajado bastante. Con todo, nunca he renunciado al cine, ni pienso hacerlo.

GTT: Viniendo de una tierra como es Galicia que tradicionalmente se ha caracterizado por ser fuente de leyendas mágicas, lugares misteriosos y seres sobrenaturales, ¿crees que has recibido alguna influencia en tu labor de creadora, y sobre las historias que escribes?

AV: Seguro que sí. Sin duda, sí. Me gusta mucho la fantasía, lo misterioso, lo sobrenatural. He crecido con cuentos sobre la Santa Compaña, las meigas, los trasnos (ser mitológico tradicional gallego que, según la tradición, habita en el hogar y se dedica a gastar bromas pesadas)… por supuesto, tengo en el cajón muchas historias protagonizadas por estos seres, que a fin de cuentas, son parte importante de mi cultura. Quién sabe, puede que en un futuro alguna de estas historias vea la luz…

GTT: No queremos robarte más tiempo, que sabemos que estás muy atareada con tu trabajo de promoción de La guerra Súcrea. Desde el Grupo Tierra Trivium seguiremos acompañándote en este precioso proyecto, a lo largo de todas actividades y presentaciones necesarias; queremos conseguir que pueda conocerte el mayor número de lectores posible, muchos de los cuales nos han preguntado ya cuándo van a tener la oportunidad de verte en persona, esperando que sea muy pronto.

 

 

 

 

 

Written by María Morales

Nací en Madrid, 1976. Cursé bachillerato con la opción de letras puras, estudiando  las asignaturas de griego, latín, literatura, historia y filosofía. Licenciada en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid,  he realizado diversos cursos relacionados con el Derecho Comunitario y la cooperación al desarrollo y poseo la titulación del Master en Acción Solidaria Internacional  de Europa, con las asignaturas de Acción Humanitaria, Cooperación al desarrollo y Extranjería, asilo y refugio. Mi nivel de inglés es alto y el de francés medio. He realizado cursos de idiomas en Montreal, Canadá, en la Universidad Complutense de Madrid y en la Universidad de Verano de Montpellier, Francia. También realicé un curso sobre la historia y cultura de Ecuador en la Universidad Pontificia del Ecuador, en Quito. He colaborado con diversas ONG. Para CEAR, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, realicé informes de la situación de los derechos humanos en diversos países, y en la Comisión Hispano–Guatemalteca de Derechos Humanos elaboré un proyecto de ayuda al desarrollo. Mis aficiones incluyen la lectura, la escritura, el yoga y las actividades culturales en general, como acudir al teatro y a espectáculos musicales y visitar museos y exposiciones.  Entre mis intereses, se encuentran el medio ambiente, la problemática de género, el activismo social y político y todo lo relacionado con la defensa de los derechos humanos  y la protección de los menos favorecidos. Me considero ciudadana y paseante del mundo,  con gran sentido crítico, tolerante y de mente abierta.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.