Mujer olvido: el doble olvido de María Teresa León

mujer olvido.jpg

Por segunda vez en menos de una semana oigo hablar de una de las mujeres españolas más valientes y brillantes del siglo XX, y que sin embargo a día de hoy todavía no ocupa el lugar que merece en nuestra memoria colectiva.

El pasado viernes día 15 tuve el privilegio de asistir a la representación de Mujer olvido, un proyecto escénico que la joven compañía Desde el tejado ha fraguado con gran maestría y sensibilidad desde el acercamiento, el estudio y la inmersión en la obra de María Teresa León. Perfectamente asesoradas por la investigadora Irene Muñoz Cerezo, que se encuentra volcada en la elaboración de una Tesis Doctoral sobre La construcción de la identidad de la mujer y las redes femeninas en María Teresa León, y por tanto la persona idónea para ello, las dramaturgas Clara Santafé y Cristina Canudas, que también participan en la obra como actrices, han creado una atmósfera mágica en la que podemos intuir la presencia etérea de María Teresa sobrevolando la sala, impregnando cada escena y cada frase con su memoria de la melancolía. Es quizás esta, la autobiografía novelada que lleva este título, su obra más conocida, y fue entre sus páginas que asistí con tremenda emoción a la crónica del salvamento de los cuadros del Museo del Prado, que María Teresa capitaneó bajo las instrucciones del Gobierno de la República. Este fue sin duda uno de los episodios más relevantes de su vida, y el viernes los espectadores de Mujer olvido tuvimos la fortuna de asistir a una emotiva recreación que nos conmovió intensamente, hasta el estremecimiento.

memoria-de-la-melancolia.jpg

Y precisamente llegan hoy a mis oídos las palabras del  escritor José Calvo Poyato, quien acaba de publicar el libro El milagro del Prado, tachando la hazaña de María Teresa León y sus valientes colaboradores como una gran irresponsabilidad, manteniendo que el traslado de las obras fue innecesario y arriesgado. Es cierto que corrieron muchos riesgos y peligros, que sufrieron una gran cantidad de avatares e incidentes inesperados en los miles de kilómetros que recorrieron, de Madrid a Valencia, de Valencia a Ginebra y de nuevo de vuelta a Madrid; es evidente que podían haber sido bombardeados en cualquier momento, que los cuadros podían haber sufrido una caída fatal desde los camiones que los transportaban, que no iban convenientemente protegidos, y que la suerte, o los designios divinos, o los hados, o quizás las musas (dependiendo de lo que quiera creer cada uno), tuvieron que intervenir para que la aventura finalizara felizmente, con la mayoría de los lienzos indemnes. Pero también es cierto que la decisión se tomó en unas circunstancias que no dejaban tiempo ni lugar a una deliberación pausada ni a una resolución suficientemente meditada. Lo único obvio es que el edificio que albergaba el Museo del Prado corría el fundado riesgo de ser atacado y bombardeado por el ejército golpista, y por tanto la supervivencia de los cuadros se encontraba seriamente amenazada.

images.jpg

Dejemos esta controversia para los historiadores, y centrémonos en la figura de esta gran persona que fue María Teresa León: intelectual, escritora, dramaturga, escenógrafa, feminista, activista política y social… y, sobre todo, mujer. Una mujer que, después de soñar durante casi 40 años con regresar a España desde el exilio, cuando finalmente aterrizó en el aeropuerto de Barajas el 27 de abril de 1977, fecha que es recordada en varias ocasiones durante la representación, se encontraba ya afectada por la peor enfermedad que podía sufrir una persona como ella, la del olvido. El terrible mal de Alzheimer, que la condenó a no reconocerse ni a sí misma, constituyó el primero de los olvidos que la aquejaron. El segundo es el de su país de nacimiento, España, que ella siempre recordó con nostalgia, añoranza y profundo amor, sentimientos que a fecha de hoy no le han sido correspondidos. Este segundo olvido es por suerte todavía reversible, y esperamos que iniciativas como este precioso montaje teatral de la compañía Desde el tejado ayuden a recuperar la figura de una de las mujeres más importantes política, social y culturalmente de España a lo largo del siglo XX.

Desde el Grupo Tierra Trivium animamos a sus integrantes a continuar con este proyecto de acercamiento a María Teresa León, para recuperar su figura y rehabilitar su memoria y, en general, el de todas las mujeres pioneras, precursoras y luchadoras que, como ella, han sufrido el olvido y el ostracismo por parte de la sociedad española en su conjunto.

#desdeeltejadoproyectoescénico

#MujerOlvido

#generacióndel27

#MariaTeresaLeón

#FestivalConvivencias

Written by María Morales

Nací en Madrid, 1976. Cursé bachillerato con la opción de letras puras, estudiando  las asignaturas de griego, latín, literatura, historia y filosofía. Licenciada en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid,  he realizado diversos cursos relacionados con el Derecho Comunitario y la cooperación al desarrollo y poseo la titulación del Master en Acción Solidaria Internacional  de Europa, con las asignaturas de Acción Humanitaria, Cooperación al desarrollo y Extranjería, asilo y refugio. Mi nivel de inglés es alto y el de francés medio. He realizado cursos de idiomas en Montreal, Canadá, en la Universidad Complutense de Madrid y en la Universidad de Verano de Montpellier, Francia. También realicé un curso sobre la historia y cultura de Ecuador en la Universidad Pontificia del Ecuador, en Quito. He colaborado con diversas ONG. Para CEAR, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, realicé informes de la situación de los derechos humanos en diversos países, y en la Comisión Hispano–Guatemalteca de Derechos Humanos elaboré un proyecto de ayuda al desarrollo. Mis aficiones incluyen la lectura, la escritura, el yoga y las actividades culturales en general, como acudir al teatro y a espectáculos musicales y visitar museos y exposiciones.  Entre mis intereses, se encuentran el medio ambiente, la problemática de género, el activismo social y político y todo lo relacionado con la defensa de los derechos humanos  y la protección de los menos favorecidos. Me considero ciudadana y paseante del mundo,  con gran sentido crítico, tolerante y de mente abierta.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.