Entrevista a Txaro Cárdenas

Txaro Cárdenas visita La Buhardilla de Tierra Trivium

La primera invitada de 2019 a La Buhardilla de Tierra Trivium es Txaro Cárdenas, escritora, periodista y, actualmente directora y editora de la revista lúdico-cultural MoonMagazine. En MoonMagazine.info podéis visitar la revista y perderos entre sus múltiples secciones. Por otro lado, podéis encontrar a Txaro Cárdenas en Twitter @Txaro_cardenas, Facebook Txaro Cárdenas y Google+ Txaro Cárdenas-Moon Naciente.

Ignacio J. Dufour García: Es un placer darte la bienvenida a la Buhardilla de Tierra Trivium. Desde 2015 eres la directora de MoonMagazine. Una de las cosas que me ha sorprendido de la web de MoonMagazine son las secciones en las que se divide la revista. ¿Es algo que se planteó en el momento en el que pasaste a dirigir a revista o viene desde la fundación de MoonMagazine?

Txaro Cárdenas: Hola, Ignacio. Encantada de visitar vuestra Buhardilla. Veo que te ha sorprendido —espero que positivamente— la variedad de temas que deseamos recoger en MoonMagazine, una revista lúdico-cultural cuyo objetivo es informar, entretener y acercarse a todo tipo de lector. El aspecto lúdico (sobre todo el lunático, que luego te Imagen cedida a Tierra Trivium para esta entrevista por parte de MoonMagazineexplicaré) estuvo presente desde sus inicios en 2010, pero fue en 2015, a partir de la remodelación de la antigua web, cuando decidí organizar la publicación en distintas secciones y dotarla de una periodicidad dinámica. La revista, por lo tanto, no se distribuye en números, sino en una continua actualización de sus secciones, lo más adecuado teniendo en cuenta su formato digital.

Tampoco es MoonMagazine una revista especializada, nunca quise que lo fuera. Me interesan la literatura, el cine, la música, la historia, la fotografía, la gastronomía… Me interesa todo lo que conlleve conocimiento y creatividad y, en ese sentido, fui egoísta: quería la revista que a mí me gustaría leer. Y convertirla en una revista para todos.

IJDG: ¿De dónde surge la idea de hacer una revista en la que tengan cabida la crítica literaria, recetas de cocina y actualidad cultural entre otras temáticas que se pueden encontrar en MoonMagazine?

TC: Primero fue la Luna (como el Verbo). Yo era auxiliar web y community manager en una empresa de sistemas informáticos. La luna surgió como imagen de la empresa, una publicación cultural dirigida a un tipo de lector muy concreto: el apasionado por la cultura, ese al que algunos llaman «friki» y nosotros llamamos «lunático». Es decir, queríamos llegar al entusiasta, al que se emociona con un libro o puede estar hora y media hablándote sobre su película favorita; al lector que se transporta con un aria de la Callas o al que se emociona con la voz de Freddie Mercury… De ahí surgió la idea de la luna. ¿Qué hay en el mundo que nos una a todos? ¿Que podamos verlo todos? ¿El sol? Demasiado prosaico. Tenía que ser la luna. Ella envuelve, inspira, hechiza. Y atrae. Fue como un fogonazo, después de una larga deliberación, surgió el nombre: MoonMagazine.

Así que empecé a escribir artículos. Los editaba a golpe de HTML (no como ahora, con estos editores tan cómodos).

Por desgracia la empresa no sobrevivió a la crisis, pero mantuvimos la revista relativamente viva, hasta que en 2015 asumí su dirección, volqué todo su contenido en la nueva web, amplié sus secciones y hablé con las personas que conformarían un incipiente equipo que ha ido creciendo hasta el día de hoy. MoonMagazine es, ahora, lo que en realidad quisimos hacer mi «jefe» (al que nunca dejaré de agradecer la oportunidad que me brindó) y yo.

IJDG: Siguiendo con tu labor en MoonMagazine, ¿Cómo es llevar en estas fechas una revista cultural online sin publicidad?

TC: Con mucha paciencia, ilusión, dedicación y sobre todo, con la profesionalidad y el compromiso, más allá de lo empresarial, de sus colaboradores. Grandes personas. Excelentes amigos. Y profesionales muy valiosos.

MoonMagazine es una revista, aun así, con mucho tráfico. Y ello es debido al posicionamiento natural. Esto no siempre se consigue a base de dinero.

IJDG: En vista de la diversidad de temáticas que se tratan en la revista… ¿cómo son los consejos de redacción para elegir lo que aparecerá en el próximo número?

TC: Algunos temas los propongo o creo yo; los colaboradores también proponen sus lecturas o artículos. En todos los casos, soy yo quien crea las secciones, revisa la ortotipografía y organiza los textos de acuerdo con ciertas premisas de legibilidad y SEO. Siempre aconsejo y guio a mis colaboradores en el uso de palabras clave y técnicas (muy sencillas) para la indexación de sus contenidos.

En cuanto a las críticas literarias, en algunas ocasiones es el colaborador quien elige el libro que desea reseñar, otras veces soy yo quien lo asigna.

En cuanto a la línea editorial, todo el equipo sabe que pueden trabajar con libertad. No solo tratamos cultura, también temas sociales e históricos. Evidentemente, la política queda fuera. En MoonMagazine ofrecemos el punto de vista humano. Todo lo que rompa con ello está de más.

IJDG: Seguro que en estos años en MoonMagazine tendrás mil y una anécdotas. ¿Cúal es la situación más surrealista que has vivido como «lunática»?

Imagen cedida por Txaro Cardenás a Tierra Trivium
Exposición Lunática

TC: No sabría si tildarlos de surrealistas, pero sí puedo decir que ha habido momentos realmente especiales, mágicos, incluso. Imagina un grupo de mujeres que rompen las barreras virtuales y se reúnen en Torremolinos para apoyar la exposición de pintura de una compañera con un recital de poesía. Todo surgió a través de una página de Facebook formada por un grupo de pintores, fotógrafos, escritores y poetas al que llamamos Artistas-Creadores de MoonMagazine. Este grupo fue evolucionando y ganando experiencia poco a poco. Surgieron muchas iniciativas desde el plano virtual en el que desarrollábamos nuestra creatividad. Organizamos concursos, algunos comenzaron a publicar… Un día, la pintora Nuria Velasco Vegas nos anunció que iba a exponer su obra más reciente en el Centro Cultural «Pablo Ruiz Picasso» de Torremolinos. Nuria es una artista increíblemente completa e intuitiva. Suele acompañar sus pinturas, coloristas y de gran carga onírica, con textos poéticos que aportan lecturas alternativas a sus obras. Por desgracia, un mes antes de la muestra, su ordenador se averió y perdió todos los archivos, incluidos los poemas. El disgusto inicial dio paso al fervor: todos los poetas del grupo (yo hacía mis pinitos en la poesía) nos ofrecimos a crear los textos que acompañarían, finalmente, a sus obras. Y así fue como la exposición Lunática se convirtió en una historia de arte y amistad.

IJDG: Poniéndonos serios, pese a que 2018 fue un año muy feminista siguen quedando lugares en los que la presencia femenina es minoritaria o inexistente, como es en la alta dirección o en el propio mundo editorial. Por ello creo que es necesario preguntarte si has sentido que se te ha tratado de forma distinta por el hecho de ser mujer.

TC: Estoy totalmente de acuerdo contigo, siguen quedando lugares vetados a la mujer. Además, estamos sufriendo cierta involución sociopolítica y eso no es bueno para nosotras. Si la mujer empieza a destacar en terrenos considerados como exclusivos del hombre, o es tratada como una advenediza o se le exige más o se destaca su presencia con calificativos que resaltan su condición de mujer en lugar de sus valores. Esto es así y los profesionales de los medios de comunicación tienen una gran responsabilidad que muchas veces no afrontan, dejando que se perpetúen estereotipos que hacen mucho daño a la sociedad.

Yo soy una emprendedora que ha creado su propio mundo editorial desde cero, como quien dice. Creo sinergias entre profesionales, trabajo con hombres y mujeres y en ningún momento he sentido un trato diferente. Nadie me dice cómo tengo que hacer las cosas. No sé si soy una afortunada o es que todavía no he puesto el pie en la jungla. Una jungla plagada de vacas sagradas con dientes de lobo. Debe de ser muy difícil ser mujer y autora en ese mundo de hombres rudos.

IJDG: Centrándonos en tu carrera literaria y periodística. Has escrito varios prólogos de ensayos, así como de algunos poemarios y obra propia. ¿Qué te ha resultado más difícil: prologar, o hacer el epílogo de una obra de otro autor o escribir algo propio?

TC: No sé si escribir prólogos es más difícil que escribir artículos o relatos, pero sí sé que es una gran responsabilidad y un honor al que hay que corresponder, siempre y cuando creas en el libro que vas a prologar. Un buen prólogo es un aperitivo: tiene que ser sabroso y dejar con hambre al lector.

Imagen cedida por Txaro Cárdenas a Tierra TriviumYo tardo semanas en ponerme a ello. Paso todos esos días pensando en lo que voy a decir, repasando el libro. Planifico, pero no sobre el papel. Es algo mental.

Cuando escribo relato o poesía, es como un rapto. Emborrono el papel. Luego lo dejo reposar, corrijo. Los artículos, en cambio, los planifico mucho.

IJDG: Viendo la disparidad artística que acoge MoonMagazine, ¿nos puedes hablar de tus referentes artísticos?

TC: Qué difícil es elegir entre tantos amores. Si me dieran a elegir entre quedarme ciega o sorda, les ofrecería mis dos manos a los dioses. No concibo la vida sin música, sin imágenes en movimiento, sin historias de otros. Descubrí el jazz y el cancionero norteamericano siendo muy niña. Después llegó la música clásica, con sus cisnes, sus príncipes rusos y estepas. Y de pronto, el rock irrumpió en mi vida. Si la música me acompaña todos los días, el cine lo dejo para mis momentos de ocio. El lenguaje audiovisual me fascina.

En definitiva, se trata de escuchar y sentir. Investigar, conocer. Hay mucho que descubrir de los grandes artistas de la historia. No se trata solo de escuchar música, leer poesía, visionar todas las películas de Ford, alucinar ante un Magritte o un Andy Warhol. No, es algo más: es profundizar en su conocimiento. Quizás sea un planteamiento demasiado intenso, pero es lo que me hace feliz. Me gusta llegar al fondo y ese planteamiento es el que me mueve cuando caigo fascinada por un tema y me pongo a su servicio. Soy muy queenera, tengo casi todo lo que se ha editado sobre el grupo. Me pasé dos años escuchando diariamente sus discos. Escuchándolos, estudiando sus letras, empapándome en la vida de Freddie Mercury. Y descubrí a la persona que había detrás del mito. Y fue precisamente él quien estrenó la revista. He escrito mucho sobre Queen y su líder. Y lo he hecho desde la búsqueda y la admiración. Al final, es lo que define el trabajo que realizo en MoonMagazine.

IJDG: ¿Qué te hizo empezar a escribir?

TC: Mi amor por el séptimo arte. Estudié Periodismo porque quería ser crítico de cine.

IJDG: ¿Escritora o periodista?

TC: Periodista, sin duda. Y en estos momentos, editora en la revista. Es lo que deseo seguir haciendo.

IJDG: Novela, ensayo, poesía, crónica… ¿Alguna preferencia?

TC: Como lectora, novela. Una buena historia bien contada es lo que pido siempre.

Como escritora, me va lo breve. Microrrelato, poesía breve. Decir mucho con poco. Y como periodista, me siento muy cómoda haciendo entrevistas y me encanta investigar y escribir artículos culturales, reseñas…

IJDG: ¿Hay algún género que te atraiga más?

TC: La novela policiaca, el thriller, la novela histórica, la poesía… Mis autores favoritos son, sin ningún orden, Faulkner, Dos Passos, Somerset Maugham, las hermanas Brontë, Daphne du Maurier, Sinclair Lewis, Boris Vian, Marguerite Duras, Graham Greene, Patricia Highsmith, Miguel Delibes, Xabier Lete, Rosa Ribas, Arturo Pérez Reverte, Marguerite Yourcenar, Ángel González, Pierre Lemaitre, Juan Ramón Biedma (y muchos más, pero tendré que parar). Soy muy ecléctica en mis gustos literarios.

Imagen cedida por Txaro Cárdenas a Tierra Trivium¡Lo que habría dado por vivir la época del Nuevo Periodismo con Norman Mailer, Tom Wolfe o Truman Capote! De hecho, es el tipo de periodismo que hubiera querido hacer…

IJDG: A nivel literario, ¿cuáles son tus próximos proyectos?

TC: Seguir dirigiendo MoonMagazine. Hacer que la luna se vea llena desde todas las colinas (me encantan las metáforas). Me gustaría tener más tiempo para escribir sobre los temas que me importan. Y espero que este año sea el de retomar cierto proyecto editorial que está ahí, en barbecho.

IJDG: Y ya, para finalizar esta entrevista entre la Tierra y la Luna, ¿qué nos puedes adelantar de los próximos números de MoonMagazine?

TC: Me gusta sorprender. Nunca adelanto contenidos. En este mundo digital, los adelantos se llevan toda la gloria. Y cuando llega el momento del «estreno», hay demasiadas butacas vacías. Es lo que tiene la virtualidad.

Sí que te puedo decir, no obstante, que continuaremos publicando reseñas sobre novedades editoriales, habrá sitio tanto para los autores noveles como para los consagrados; elegiremos los mejores estrenos de cine y teatro para teneros informados; seguiremos hablando sobre arte y exposiciones. Y muchos temas más que tengo en la cabeza.

Muchas gracias, Ignacio. Un buen lugar esta Buhardilla. Tiene muy buenas vistas, enhorabuena.

Muchas gracias Txaro por esta entretenida charla, ha sido un placer poder contar con tu presencia en La Buhardilla de Tierra Trivium, deseamos celebrar con otra entrevista la decada de MoonMagazine y que nuestros caminos se sigan cruzando como lo hacen la Tierra y la Luna por el espacio.

La próxima semana toca Relato Caleidoscópico de la mano de Paqui Ortega y en dos semanas visitará La Buhardilla de Tierra Trivium Clara Cortés para hablarnos de sus novelas y adelantarnos algo sobre Clementine.

Written by Ignacio J. Dufour García

Madrid, 1984. Ingeniero Industrial por la Universidad Carlos III de Madrid. En 1998 obtiene un premio especial en el concurso literario de la Asociación Cultural El Molino, de Alpedrete, con el relato «Max y el país del centro de la Tierra». Entre octubre de 2007 y diciembre de 2007, realiza un curso de escritura creativa con Domenico Chiappe en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre 2010 y 2013, colabora en la organización de las semanas del Día del Libro de la Universidad Carlos III de Madrid. En 2013 publica varias reseñas en la revista ORSAI. En enero de 2014 colabora en la revista digital i3 de la Universidad Carlos III de Madrid con un artículo sobre su experiencia en los clubes de lectura. En febrero de 2014 participa en la antología El enemigo interior, de la editorial Playa de Ákaba, con el relato «¿Y quien es él?» En abril de 2014 participa en la antología El doctor Trelawney, de la editorial Playa de Ákaba, con el relato «Un día de playa». En 2015 participa en el concurso de relatos Ojos de cuentista azul, de la editorial Playa de Ákaba, con el relato «El despertar». En 2016 participa en las antologías Generación Subway (IV, V, VI y HUB); Refugiados; Ángel de nieve; Ulises en la isla de Wight; Crímenes callejeros; No me silencies, Escúchame; El oasis de los miedos; Personajes de novela; Cuentos de Navidad II y Semillas de Bosque, de la editorial Playa de Ákaba. Además, participa en la revista «Esencias de Ákaba» y en el libro de entrevistas Hablar de libros es bueno, de la editorial Playa de Ákaba. En enero de 2017 es finalista del concurso de microrrelatos #NavidadCaoba, del blog «La Vida de Color Caoba». Durante 2017 es coeditor de la antología Cosas que nos importan, de la editorial Playa de Ákaba, y participa en las antologías de la editorial Playa de Ákaba Generación Subway VII Y VIII; Ulises en el Festival de Cannes; Mujeres sin Edén. Además participa en la antología Microcuentos 451, de Kelonia Editorial. En enero de 2018 recibe el primer premio del concurso de microrrelatos #AñoCaoba, del blog La Vida de Color Caoba. En 2018 ha cursado el taller de escritura creativa impartido por Rafa Caunedo en Grupo Tierra Trivium y el taller Erase una vez... de Nona Escofet. En la actualidad, compagina la escritura de un libro de relatos cortos de ciencia ficción con las entrevistas que publica quicenalmente en la Revista Tierra. Tiene dos novelas, una de aventuras y otra negra, en proceso de reescritura.

One comment

Deja aquí tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.