Entrevista a Carlos Augusto Casas

Aquí tenemos al polifacético escritor, periodista de investigación y editor, Carlos Augusto Casas, ganador de la VI edición del Premio Wilkie Collins de novela negra con «Ya no hay junglas adonde regresar», a quien tendremos la oportunidad de entrevistar en CLIC a través del seminario web que celebraremos el próximo 14 de diciembre.

Pregunta-Primera novela y primer premio.
Respuesta: Sí, muy sorprendido y muy orgulloso. El premio, aparte de para verme mucho más interesante en el espejo, sirve para mitigar las dudas del escritor principiante y para amenazar irreversiblemente con nuevas novelas. Este reconocimiento ha despertado al monstruo que llevaba mucho tiempo dormido dentro de mí. Y no se sí eso es algo bueno.

P: ¿Cómo surge la idea de “Ya no hay junglas adonde regresar”?
R: Trabajé durante un tiempo en la Gran Vía y eso me obligaba a pasar diariamente por la calle Montera. Como periodista de investigación había realizado varios reportajes sobre la prostitución en esta calle de Madrid. Pero, al pasar diariamente, lo que más me sobrecogía era la indiferencia de las miles y miles de personas que pasan por allí. Incluido yo.Todo el mundo sabe que son esclavas sexuales, todo el mundo sabe que son agredidas, violadas, secuestradas y sin embargo pasas a su lado como si nada. Si no las miras es como si no existieran. Supongo que la gente está demasiado ocupada haciendo compras en el Primark o disfrutando de un saludable menú en el McDonal´s. La calle Montera es la frontera entre dos mundos, donde se mezclan aquellos a los que en el juego de la vida, al arrojar la moneda al aire les salió cara y a los que les toco la cruz. Por eso es uno de los pocos lugares donde se puede comprobar como la gente que llamamos “normal” muestra su impasibilidad ante la injusticia más palmaria un día y otro día y otro día. Otro fenómeno que también se puede apreciar en Montera es la tipología de los clientes de las prostitutas. En su gran mayoría se trata de hombres de una edad comprendida entre los 60 y los 80 años que lo único que buscan es alejarse de su soledad. Pagan por poder hablar con una mujer, por ser escuchados, por volver a sentirse vivos. Dejar de ser, aunque sea por una hora, un montón de recuerdos encerrados en un cuerpo que se deteriora mientras espera a la muerte frente al televisor. De todo esto nació la novela.

P: ¿Entonces “Ya no hay junglas adonde regresar” es una novela de denuncia social?
R: Toda novela negra es, en cierta medida, una novela de denuncia. Pero esa no es la idea última de la novela. En realidad se trata de tres historias de amor, un amor poco convencional, que se cruzan por la sed de venganza y la violencia que esta arrastra.

Entrevista a Ángel de Aluart

Por Alessandra Roma.

DSC02244bn-1Hoy vamos a conocer más en profundidad a Ángel de Aluart, uno de los escritores estrella del Grupo Tierra Editorial, cuya novela El Sendero Celeste estará muy pronto disponible para nuestros lectores.

Ángel nació en Barcelona y se considera a sí mismo un artista multidisciplinar. En el bachillerato eligió la especialidad de letras puras, estudiando latín, griego, literatura española e historia, y posteriormente realizó la carrera de Bellas Artes en la Escuela Oficial de Artes de Barcelona.

Tras terminar sus estudios, se dedicó fundamentalmente al Diseño, fundando un estudio profesional a través del cual dio forma y vida a la gran cantidad proyectos que tenía en mente. Durante su vida profesional ha trabajado para un gran número de firmas de todo tipo: de moda, de publicidad, de automoción, y realizando el diseño de portadas de discos musicales y de libros para diversas editoriales de Barcelona.

Comenzó a escribir en 2008, cuando su trabajo como diseñador comenzó a disminuir, hasta que finalmente decidió desprenderse de su empresa y convertirse en un freelance, aprovechando las infinitas oportunidades que ofrecen internet y el mundo digital.

Hasta la fecha ha finalizado siete novelas, seis de las cuales han sido publicadas en autoedición y la última,  El sendero celeste, verá la luz en breve plazo de tiempo. Además, está terminando una nueva obra titulada  La acompañante, sobre el tema de la inteligencia artificial, que esperemos también decida editar con nosotros.

Entrevista a Javier Alonso García-Pozuelo

JAVIER ALONSO GARCÍA-POZUELO será el primero de los invitados en el CLUB DE LECTURA INTERNACIONAL CALEIDOSCOPIO, dándonos a conocer su obra LA CAJITA DE RAPÉ.

JT. Bienvenido a la Revista Tierra y al blog literario El invierno de las letras. Antes que nada, me gustaría saber si consideras que las letras están en la estación de invierno y por qué.

Las letras, y más en nuestro país, siempre parecen estar atravesando su último invierno. Al final, el quijotismo de los que escriben y la necesidad de palabras nuevas de los que leen hacen que, contra todo pronóstico, la primavera regrese.

JT. ¿Cuál ha sido tu mejor lectura de verano?

Al acabar la carrera pasé una temporada en Argentina. Solo metí un libro en la maleta: Rayuela. Aquella fue la lectura de verano de la que guardo un recuerdo más intenso. Aunque en rigor aquella fue una lectura de mi verano; en la Argentina era invierno.

JT. Háblanos de La cajita de rapé. ¿De qué trata?

El tema principal de «La cajita de rapé» es el abuso de poder. El abuso de poder a muy distintos niveles: de una clase política con los empleados públicos y los votantes, de un patrón con sus trabajadores o de unos padres con sus hijos. Tenía muy claro desde el principio el tema sobre el que quería hablar y el reinado de Isabel II me parecía una época idónea para hacerlo. Muchos de los derechos hoy consolidados empezaron a reclamarse entonces, pero la clase dirigente estaba más preocupada por conservar el poder que por ampliar los derechos de la ciudadanía. Elegí el año de 1861 para ambientarla porque marcó un punto de inflexión en el gobierno de la Unión Liberal. Fue aquel año cuando muchos de los que habían apoyado el proyecto centrista del general O’Donnell se dieron cuenta de que la cúpula de la Unión Liberal haría lo que fuera necesario por perpetuarse en el poder: no solo incumplir sus promesas de reforma o dar un giro reaccionario a su política, sino incluso emplear métodos ilícitos. Ese año de 1861 me pareció perfecto para abordar el tema del abuso de poder, integrándolo en una trama policíaca.

JT. ¿Te ha supuesto mucho esfuerzo escribirla?

Mientras escribía «La cajita de rapé» me planteé el reto de que ni los lectores de novela histórica ni los aficionados a la novela policíaca viesen defraudadas sus expectativas tras leerla. Para intentar conseguirlo, trabajé con tanto rigor la ambientación de época y el contexto político como la consistencia de la trama y la verosimilitud de las actuaciones policiales. Ese aspecto de la creación –construir una trama sólida y entretenida, y ambientarla con rigurosidad histórica– es, por sí solo, un trabajo agotador. Aunque para mí lo más duro es enfrentarse a la página en blanco, llenarla de palabras y, sobre todo, quedar convencido con las palabras escogidas. Cuando uno ve que su novela tiene buena acogida siente una alegría comparable a pocas cosas, pero no hay duda de que escribir una novela, al menos en mi caso, conlleva un esfuerzo enorme. Y mucho sacrificio.