Entrevista a Órbita Diversa, Fanzine Creadoras letras

Hoy nos visitan tres componentes de Órbita Diversa para hablarnos del fanzine Creadoras Letras. Ellas son Ofelia E. Oliva López, Teresa Hernández González y Alba Garrido Lázaro, respectivamente autoras e ilustradora del fanzine. Desde hace unos días el fanzine Creadoras Letras está disponible en la Librería Tierra.

IJDG: Bienvenidas a la Buhardilla del Grupo Tierra Trivium, en este fanzine recuperáis a trece autoras que en algunos casos han sido olvidadas por la historia y en otros se han intentado intentado eliminar de la historia como fue el caso de Carmen de Burgos, ¿De donde surge la idea de hacer un fanzine recuperando estás grandes artistas?

Ofelia E. Oliva López: La idea surge cuando Patricia Martín Rivas, dando un paseo por calle Huertas se para a pensar en que no hay escritoras en el pavimento de la calle. Nosotras ya llevábamos tiempo con el proyecto de Creadoras, Mujeres que cambian el mundo con el tema de la reflexión de género, la visibilidad de la historia y el pasado y presente de las mujeres.

Patricia tiene la idea de buscar citas de mujeres que pudieran estar en el pavimento, citas de escritoras que estuvieran en la línea o en el nivel de las citas de las que ya estaban. A partir de ahí Patricia y Tere empezaron el trabajo documental.

Teresa Hernández González: La idea fue tratar de que cubriéramos un espectro de todas las artes y cronológicamente que hubiera representantes de diferentes épocas. En un primera aproximación ese propuso a María de Zayas, Carolina Coronado, Carmen Laforet, Carmen de Burgos.

Tenía que estar María de Zayas porque era una escritora del siglo de oro de la cual no se había oído hablar. Concha Espina que fue una de las mujeres que estuvo a punto de recibir un premio nobel. Y así se seleccionaron hasta trece, con aportaciones por parte de otras compañeras. Luego hubo que seleccionar fragmentos y esa fue la segunda parte del proceso.

IJDG: ¿Como elegisteis a estas trece autoras? ¿Cuales fueron los criterios empleados para la selección?

OEOL: Hubo tres criterios:

-Tenían que haber habitado Madrid de alguna forma. La única de las elegidas que no ha habitado nunca Madrid es Sor Juana Inés de la Cruz, que decidimos incluirla por la importancia que tiene en el siglo de Oro.

-El segundo criterio fue temporal, para cubrir el mismo espacio temporal de los autores que hay en le pavimento, es decir, del siglo de Oro al siglo XX. A la hora de hacer herstory tienes que tener un poco de distancia en el tiempo, por eso nos quedamos en Carmen Martín Gaite, Ana María Matute.

-El tercer criterio fue en base a los logros, a como se valoran los logros dentro del arte, es decir, dentro del mundo cultural o de la literatura. Si lo piensas es un poco heteropatriarcal: quien le ha dado premios a quien, quien ha conseguido publicar, etc.

Es verdad que ahora, tras este año y medio con el proyecto, te das cuenta de que falta alguna imprescindible.

THG: Sí, pero bueno el espacio que teníamos era ese, eran trece escritoras y había que seleccionar.

OEOL: Pero yo voy más allá. Faltan algunas imprescindibles, porque no las conocíamos. Por como nos han enseñado la historia de las mujeres. Por ejemplo, no sabíamos quien era Gertrudis Gómez de Avellaneda y es una de las que no deberían faltar.

IJDG: ¿Y por que trece?

OEOL: Por que hay trece citas de autores en la calle Huertas.

THG: Esa es la razón.

IJGD: Tenéis previsto hacer otra versión del fanzine con otras autoras.

OEOL: No. Creo que hay dos o tres imprescindibles que hay que incluir por las sinergias con otros proyectos como son Gertrudis y María Teresa León.

Alba Garrido Lázaro: Yo lo veo como un proyecto en expansión y como bien ha dicho Tere, si hay alguna autora que no se han incluido bien es por desconocimiento propio o por no haberlas tenido en cuenta. En el momento en el que empiezas a indagar en la historia y a recuperar la obra de mujeres imprescindibles como dice Ofelia, sería cuestión de hacer más paginas. Total ya estamos en proceso para cuando sea un libro ilustrado. Que lo será.

IJDG: ¿Que tal es la experiencia de compaginar la escritura y la ilustración?

AGL: Yo solo me encargaba de la parte del diseño y de la ilustración. No he colaborado tanto en la escritura. Simplemente he incorporado al fanzine lo que me enviaban, Ofelia desde el equipo de mujeres creadoras y, Tere y otras socias de Órbita que están más en contacto con este mundo.

IJDG: ¿Y a nivel de coordinación?

AGL: La experiencia para mi ha sido fácil, ha sido fácil trabajar en equipo.

IJDG: ¿Y para vosotras que tal ha sido la experiencia?

OEOL: En la parte formativa y de herstory neta, el trabajo artístico que están haciendo de varias ilustradoras, entre ellas nuestra compañera Alba, ayuda mucho. Nos ha ayudado siempre porque desde lo plástico se comunica de un golpe de vista. —Hoy y antes de ayer, porque la iconografía religiosa no es así de potente porque sí, sino porque cumple un fin (entre otras cosas)A la hora de hacer el trabajo de documentación, el acompañarlo del trabajo de ella o de otras ilustradoras te facilita el llegar, a personas de todas las edades. Si haces una ilustración bonita a Rosalía de Castro y la compartes, por ejemplo en redes, la gente clicará el enlace y a partir de ahí podrá leer su historia, obra, etc. Y, a parte, también es muy importante ponerlas cara a ellas, creadoras.

Tierra Trivium
Alba Garrido Lázaro y Teresa Hernández González en una de las acciones en la calle Huertas.

THG: Si, porque en muchas de las ocasiones, se conoce que han escrito, se sabe que han escrito, pero o bien ha firmado su marido, o bien nunca ha aparecido su cara. Por eso es importante visibilizaras.

OEOL: De hecho cuando empezamos a trabajar en creadoras, allá en los albores, había que hacer tres cosas: contar quienes fueron; mostrar su palabra (conocer su voz), visibilizar que dijeron realmente ellas en obras, en una entrevista o donde fuera y ponerles cara. Tu piensas en Cervantes, por poner un ejemplo tonto, sabes quien fue, donde nació, que escribió, te viene enseguida alguna frase de su obra y le pones cara.

AGL: El hecho de retratarse a lo largo de la historia era una manera de trascender. Las clases pudientes eran quien tenían los medios económicos para poder trascender en el tiempo, que es una manera de trascender ya no solo la obra sino esta era mi cara y este era yo. Normalmente las personas que se han retratado han sido siempre hombres. Pocas mujeres han sido retratadas por la historia y en los libros de texto aparecen pocas imágenes suyas.

IJDG: Ya que habéis mencionado el proyecto Creadoras desde Grupo Tierra Trivium nos gustaría conocer un poco más el resto de ramas.

OEOL: Hay cuatro patas principales. Las mesas redondas que es como nació. Se creó, con motivo del 8 de marzo, como una mesa redonda y un lugar de encuentro donde intercambiar experiencias de mujeres presentes. De ahí saltó a la parte artivista, a través e la interpretación teatral, uniendo artes escénicas y herstory. —En la asociación siempre hemos trabajado mucho con lo artístico (como herramienta), de una forma intuitiva y fueron llegando personas que lo hacían profesionalmente. Así que cuando llega Tere, que es historiadora y empezamos a hacer los talleres de herstory, ambas patas acabaron uniéndose de forma progresiva. Hemos hecho varios eventos y talleres formativos con toda esta caja de herramientas. Y finalmente llegamos a la acción de Creadoras Letras, a la acción callejera con todo lo que ello implica reivindicativamente y ahora seguimos creciendo, cruzando herramientas y disciplinas, gracias a un equipo maravilloso.

Tierra Trivium
Teresa Hernández González (centro) y Ofelia E. Oliva López (derecha) en un taller de Creadoras en ciencia acompañadas por otras dos componentes de Órbita Diversa.

IJDG: ¿Y la rama de Mujeres de ciencia donde se encuadra?

THG: Mujeres de ciencia estaría dentro de los talleres de herstory. Nos ha parecido un buen momento para destacar lo que ha sido la linea de la mujeres en ciencia, la mujer y la niña en la ciencia. Para ponerles cara a todas ellas.

OEOL: Los talleres formativos realizados, Mujeres que cambiaron un siglo (en España), un total de 5 sesiones, dio paso al taller Creadoras de Ciencia, con motivo del 11 de febrero.

IJDG: Hablando de autoras, cuales son vuestros referentes literarios artísticos…

AGL: Cuando hablamos de referentes, para mi un referente es cualquier tipo de inspiración. No tiene por que ser una autora concreta. Para mi referentes plásticos pues puedo tener desde Bourgeois hasta Raquel Corcóles (Moderna de Pueblo). Me cuesta mucho coger referentes para este tipo de trabajo. Al final, yo personalmente trabajo desde la intuición de las caras de las propias autoras, por ejemplo: como se te ocurre poner a Rosalía de Castro un estampado de malasaña o a María de Zayas, pues por la fisionomía de la cara.

Tierra Trivium
Ofelia E. Oliva López participando en una de las acciones en la calle Huertas

Luego los referentes literarios están internos. Como mujer curiosa también como artista, nos hemos formado en un montón de cosas y siempre estamos en mil movidas. Ahí están los referentes.

OEOL: En Creadoras he podido conocer mujeres (referentes) que no conocía, y es que realmente hay muchas autoras que no había leído o no he leído aun. Tenía mas referentes en el mundo audiovisual o plástico. Y las precursoras del feminismo, de las que tres cuartas partes eran gallegas y vivieron en Madrid (lo cuál a una le toca y hace que me sienta identificada cuando leo sus historias de vida o sus textos).

THG: Mis referentes son fundamentalmente todas aquellas políticas que durante la república lucharon y pelaron para conseguir los derechos de las mujeres, es verdad que España no ha tenido un movimiento feminista fuerte como Reino Unido o Francia. Aquí ha llegado, pero de otra manera. Todas esas políticas de durante la república tenían unos valores sociales muy importantes que buscaban la igualdad de todos los seres humanos, llevar la cultura a las áreas más desfavorecidas y menos desarrolladas. Todas ellas son el germen de lo que ahora se está intentando hacer, que lleguemos a ser lo mismo ya que tenemos las mismas capacidades de decisión seamos quienes seamos, hombres o mujeres.

OEOL: Un referente literario es Celia Ruiz. Y lo primero que me impacto como mujer escrito por una mujer es la voz dormida de Dulce Chacon.

AGL: La fuerza y también doble fuerza porque se te reconozca, quizá al trabajar desde la intuición hay nombres que no soy capaz de nombrar o de recordar porque no se han visto.

OEOL: Si pienso en cuando estudié historia del arte, pienso en mi cuadro favorito: «Las hilanderas», que esta pintado por un señor. Había un montón de mujeres en ese cuadro y hay una historia mitológica protagonizada principalmente por mujeres. Es verdad que era el único cuadro de mi libro de arte que a mi me tocaba con algo digamos intimo.

IJDG: ¿Al documentaros para el fanzine que autora os ha sorprendido más?

THG: A mi Carmen de Burgos, para mi es un gran refrente es una mujer adelantada a su tiempo.

OEOL: Creo que la esencia del proyecto es contar la historia de todas las mujeres desde las Mamachicho hasta Carmen de Burgos. Me impactó mucho conocer la historia de las mujeres durante el franquismo, incluidas las mujeres de las derechas. Nos han enseñado la historia de los ganadores, pero es que ni siquiera en el bando de los ganadores nos han contado quieres eran ellas, «las ganadoras». Ellas también están invisibilizadas. Esto es una cuestión que genera muchas fricciones a la hora de hacer herstory, pero a mí me ha impactado conocer tanto a Pilar Primo de Rivera, cuales eran sus luces y sus sombras, como ahondar en figuras de La Pasionaria (con cuya imagen sí crecí).

Y luego conectar también con creadoras actuales durante todo el proyecto, compañeras y amigas, que hoy en día tampoco lo tienen (tenemos) fácil para romper techos varios…

IJDG: Para ir finalizando esta agradable charla nos podéis hablar de vuestros proyectos futuros.

AGL: Seguir un poco generando sinergias, entre diferentes disciplinas, entre diversas mujeres y también entre diversas asociaciones. Creadoras es una parte de Órbita Diversa y Órbita esta en contacto con más asociaciones. Generar red, una excusa para generar red.

OEOL: En junio organizamos el Festival de Teatro Social Convivencias. Este año creo que el 70% de las propuestas que nos llegan a nosotras son de creadoras, es decir, que escriben y que dirigen. En sus historias esta la mirada de quien lo ha creado. Por ejemplo, una de las obras seleccionadas es Mujer Olvido que rescata una parte de la vida y obra de María Teresa León, que no está en el fanzine y creo que deberíamos ilustrarla para ellas. Y también están las compañeras: Alba con su proyecto teatral, Virginia González con Crearte que va a ser un salpicón de teatro con tres textos de temática creadoras.

Muchas gracias por este maravilloso rato lleno de mujeres de todas las épocas de la historia, un placer poder disfrutar de este precioso fanzine que tenemos disponible en la tienda del Grupo Tierra Trivium. Encantado de seguir hablando de esas autoras como Carmen de Burgos a las que tanto les debemos, aquí tenéis vuestra casa y os espero en la Buhardilla para hablar de otros proyectos de Órbita Diversa.

Sin alejarnos mucho de este ambiente de reivindicación de estas mujeres olvidadas como Gertrudis Gómez de Avellaneda, por fin el sábado que viene veintiuno de abril nos visitarán Furias y Féminas.

Entrevista a La Vida de Color Caoba

En abril este blog se viste gala, y tendremos una programación acorde con las circunstancias. Esta semana nos visitaran las componentes de La Vida de Color Caoba para hablar de su blog. La semana que viene nos visitaran Ofelia E. Oliva López, Alba Garrido Lázaro y Teresa Hernández González de Órbita Diversa para hablarnos del fanzine Escritoras que cambiaron el mundo, que ya está disponible en la librería Tierra. El 21 de abril saldrá al fin la entrevista a Furias y Féminas para conmemorar con ellas el Día del Libro y el 28 de abril nos visitará José Jesús García Rueda con su blog A voz en cuento.

No hagamos esperar más a nuestras invitadas: Rocío Molina periodista y escritora de vocación, y Elena Moreno ilustradora. Las podéis encontrar en su blog: La Vida de Color Caoba, en Facebook La Vida de Color Caoba, en Twitter (@VidaColorCaoba), en Instagram (vidacolorcaoba) y en Pinterest (La Vida de Color Caoba).

Ignacio J. Dufour García: Bienvenidas a esta buhardilla tan literaria y en la que no podía faltar una máquina de escribir como la que tenéis por logo en el blog. Creo que esta va a ser la primera vez que el ganador de un concurso literario entrevista a quien se lo ha concedido. ¿Cómo surge el nombre del blog?

Elena Moreno: Hola Ignacio, estamos encantadas de ser tus invitadas en esta sección. Sobre el nombre del blog Rocío puede hablar mejor sobre ello ya que fue idea suya. El proyecto surgió a partir de un pequeño cuento ilustrado que hicimos para una asignatura de mi carrera «Llueve en Madrid» y de ahí, Rocío ideó que el proyecto fuera más allá en forma de blog, con sus relatos y mis dibujos.

Rocío Molina: Muchas gracias Ignacio por el honor de aparecer en tu rincón Literario y en un mes tan especial para los amantes de la lectura. Nuestro blog surge por la inquietud y sobre todo por la amistad. Siempre he tenido admiración por cómo pinta Elena, por cómo ve las cosas sobre el papel con su pincel y ella es la que sabe ver mejor y traducir en ilustraciones lo que describo en mis relatos. Nuestra idea es mostrar las historias del día a día, los detalles que pasan desapercibidos, pero que pueden ser determinantes para hacer una historia. Y el color caoba aparece porque no todo en la vida es de color rosa (desgraciadamente) ni tampoco negro. La vida es del color que queramos verla y en nuestro caso hemos elegido el caoba.

IJDG: Una de las señas de identidad del blog son las ilustraciones de Elena, ¿nos podéis contar cual es el proceso creativo para crear una entrada?

RM: Por lo general me pierdo en algún detalle (observo mucho), hago el relato y en función de él, Elena crea la ilustración. En otros casos resulta el proceso inverso: Elena tiene una ilustración y a partir de ella nace nuestro relato o microrrelato.

EM: Normalmente Rocío escribe el relato, y a partir de su lectura, siempre hay una frase o párrafo que me evoca una imagen, un estilo y un colorido para desarrollar la ilustración. O a veces es simplemente la vivencia de los personajes lo que hace que imagine más allá de lo contado, cómo debe de sentirse o actuar, y de ahí, lo intento plasmar en el papel.

IJDG: ¿Qué tal es la experiencia de trabajar mano a mano?

RM: La mejor de todas las posibles. Nos conocemos la una a la otra, nos entendemos y queremos. Es una relación que nace del respeto y de la admiración mutua. Somos el mejor equipo mano a mano.

EM: Nos conocemos desde bien pequeñas y la verdad que hemos llegado a hacer una simbiosis que nos permite comunicarnos y entendernos solo con mirarnos. Tenemos una forma de trabajar y entender la creatividad similar y paralela: Roci con las palabras y yo con las imágenes. No imagino mejor persona con la que trabajar que con ella.

IJDG: Hace unos meses fuisteis nominadas a los premios Liebster Awards, ¿qué tal fue la experiencia?

RM: Era nuestra segunda experiencia y como la primera, fue para nosotras toda una sorpresa e ilusión. Las nominaciones son una forma de reforzarse y unirse los blogeros. Todos compartimos una misma inquietud y es genial que haya este tipo de iniciativas para dar difusión y reconocimiento a nuestro trabajo.

EM: Era nuestra segunda vez y la nominación vino de un buen amigo y blogero que admiramos y a mí personalmente me hizo especial ilusión. Es una bonita manera de conocer otros blogs y compañeros.

IJDG: Hablando de premios, el año pasado fui finalista del concurso navideño del blog y este año el ganador del mismo. En mi caso la experiencia fue genial, y más al ver que le habíais encontrado otros matices a mi microrrelato, ¿Qué me podéis contar de esa experiencia? ¿tenéis pensado repetir concurso estas navidades?

RM: ¡Por supuesto! Es tan típico de las fechas ya como el turrón. Nos gusta mucho compartir las ilusiones y esa atmósfera especial que se crea en Navidad. Buscamos mucha mucha creatividad.

EM: ¡Claro que repetiremos! Se ha convertido en un clásico de las Navidades. Es muy gratificante leer los microrrelatos de los participantes y sentir su ilusión por participar.

IJDG: Al hilo de estos concursos conocí la faceta como diseñadora de marcapáginas de Elena. ¿nos puedes hablar de esas otras facetas tuyas?

EM: Bueno, yo trabajo principalmente como diseñadora además de ilustradora, y uno de los proyectos más bonitos que tuve la ocasión de realizar, fue una colección de marcapáginas representando diferentes géneros literarios para RAS. Me gustó especialmente porque sigo siendo de la vieja escuela que prefiere el papel antes que lo electrónico.

IJDG: Rocío, cuéntanos un poco de tu experiencia en antologías como La Isla del Escritor y Refugiados, en las que coincidimos.

RM: Ambas antologías fueron una aventura para mí, mucho trabajo y un sueño cumplido. Son las dos experiencias más arriesgadas en redacción que he tenido y espero que no sean las únicas. Estoy deseando tener tiempo y una buena idea inspiradora para lanzarme de nuevo a la escritura de un relato largo o quizá libro. Sería la mejor de mis metas.

IJDG: Estando este mes marcado por la celebración del Día del Libro, ¿tenéis alguna anécdota que os apetezca compartir?

RM: Para mí es una fecha muy especial y romántica. Adoro las bibliotecas, librerías y oler libros nuevos y viejos. Es lo primero que hago cuando tengo un libro en mi mano y la gente se suele quedar extrañada.

EM: El ambiente que se crea en esa fecha es inspirador. Yo suelo comprarme un libro ese día.

IJDG: Volviendo con Elena, ¿qué te hizo ser ilustradora?

EM: Desde pequeña he sido apasionada del arte y de la naturaleza. Me viene de familia, he crecido en un ambiente donde observar era el paso previo a entender y preguntarse. En la ilustración he encontrado una manera de plasmar la realidad desde otro punto de vista, desde el que evocan las palabras y los sentimientos.

IJDG: ¿Qué es lo que te inspira a la hora de hacer una ilustración?

EM: Me inspiran los colores y las sensaciones que se describen en un texto. Intento aportar, aunque reconozco que es lo difícil, un punto de vista que evoque un plus a lo dicho en el relato.

IJDG: Y a ti Rocío, ¿qué te inspira a la hora de escribir?

RM: Pues los momentos, el día a día, las experiencias, una película o sensación en una ocasión puntual y, en general, las personas y todo lo que las rodea. Tenemos en el mundo el mejor lugar para inspirarnos.

IJDG: Continuando contigo, ¿qué te llevó a ser escritora?

RM: Siempre he querido ser escritora. No he encontrado nada que me pueda gustar más ni en lo que disfrute tanto trabajando. Estudié Periodismo para seguir bien de cerca las letras y mi vocación se acentuó. Hay cosas que desde que naces van en ti y esta es una de ellas.

IJDG: Todos tenemos autores que nos habría gustado o nos gustaría conocer, y obras que nos han marcado. ¿Nos podríais hablar de vuestros referentes literarios, artísticos, …?

RM: Me hubiera encantado, aunque hubiera sido solo un café de unos pocos minutos para conocer a Gabriel García Márquez. Su realismo mágico es algo que siempre ha calado en mí y que he ido alimentando con las obras de Isabel Allende, con ella espero tener la oportunidad de conocerla en alguna Feria del Libro.

También siempre me ha gustado la sencillez y descripción de las personas, sus sentimientos y entorno de las novelas del gran Miguel Delibes.

EM: Mi artista favorito es Toulouse Lautrec, me encanta su delicadeza a la hora de reflejar lo cotidiano detrás de lo grotesco y del artificio. Y como referentes de dibujantes contemporáneos, me encanta el trabajo de Jorge González (tuve la suerte de conocerle en un taller que impartía de novela gráfica) y de Miguelanxo Prado. También me encantan los ilustradores japoneses Akira Kusaka y Fumi Koike, aunque me pillan un pelín lejos, no estaría nada mal tener la oportunidad de conocerles.

IJDG: Para terminar esta agradable charla, ¿nos cuales son vuestros futuros proyectos?

RM: Seguir juntas alimentando sueños, inquietudes y nuevos proyectos con La vida de color Caoba. Siempre se nos ocurre una aventura nueva…

EM: Pues por supuesto seguir creciendo como La vida de color Caoba, y quién sabe, la ilusión de un proyecto editorial siempre está ahí… trabajaremos en ello.

Ha sido un placer compartir con vosotras este rato tan caoba, Muchas gracias por traer esa alegría que destiláis a esta humilde buhardilla. Ya sabéis que aquí tenéis un refugio literario. Estaremos atentos a vuestro blog y a vuestro concurso navideño del que es un honor haber sido merecedor en vista de los microrrelatos presentados.

Y como os adelantaba al principio de la entrevista, la semana que viene nos visitarán Ofelia E. Oliva López, Alba Garrido Lázaro y Teresa Hernández González de Órbita Diversa para hablarnos de trece escritoras que no tienen el reconocimiento que se merecen y que han recogido en el fanzine Escritoras que cambiaron el mundo.

Entrevista a Laura Orens

Esta semana no tenemos que viajar para conocer a una autora que imaginó que pasaría si la Luna se pusiera tan triste que se apagara, ya que ha sido ella la que ha venido a nuestra buhardilla. Ella es Laura Orens autora del cuento Del revés y escritora entramada. En su blog (https://entramada.wordpress.com/) mezcla, o mejor dicho entreteje, sus dos grandes oficios los tejidos y la literatura. También la podéis encontrar en Twitter (@LauraOrens) e Instagram (@lauraorens).

Ignacio J. Dufour García: Bienvenida a esta buhardilla de la Revista Tierra. Al leer Del revés me sorprendió esa premisa inicial, ¿cómo se te ocurrió?

Fotografía: Sr Muy

Laura Orens: Este cuento lo escribí realmente para un adulto, para un exnovio, porque no era buen momento… No sé si conoces una poesía de Neruda, «Pido silencio» que dice «yo cambio la primavera por que tú me sigas mirando» y a raíz de aquella idea escribí el cuento. Más tarde, el dibujante me preguntó si tenía algún cuento infantil para trabajar en él. Lo modifiqué y así nació.

IJDG: Viendo tu blog y los relatos que publicas en Instagram, ¿tienes pensado volver a escribir relatos para niños?

LO: Tengo un cuento escrito para niños a la espera de que una ilustradora a quien admiro y se ha convertido en amiga, colabore conmigo -sin presión-; Lyona vive en Barcelona y la conocí en una presentación de un libro suyo. Me acerqué a hablar con ella y le di un cuento al que me encantaría que diera vida con sus imágenes. Cuando volví a Barcelona quedamos y hemos acabado siendo amigas a falta de publicar juntas.

IJDG: ¿Qué es lo que más te gusta de participar en cuentacuentos?

LO: Realmente lo más bonito de la experiencia de un cuentacuentos es ver la respuesta de los niños. Es alucinante descubrir el universo que se les crea con tres cosas, empiezan a verlo y es mágico.

IJDG: Con Del revés participaste en la Feria del Libro de Madrid ¿Qué nos puedes contar de la experiencia?

LO: Fui no sé si dos o tres veces (la tercera creo que me la invento). La primera fue alucinante, la típica feria del libro de diluvio, entre semana y creo que no cerraron la caseta por mi cara, de los días más felices de mi vida porque viví la sensación de ser consciente de estar cumpliendo un sueño. Cuando iba de pequeña a la feria del libro con mi padre y yo veía a los autores, generalmente hombres, ahí firmando sus libros y yo decía «quiero hacer eso» y me decía mi padre, «¿qué, escribir un libro?» «También quería estar ahí, compartiéndolo y dedicándoselo a quienes lo quisiera leer…»

Aquel día fui consciente de conseguirlo y rodeada de amigos. La segunda sí hubo paseantes desconocidos y fue igualmente emocionante.

IJDG: ¿Cuándo te enteraste de que la película de Pixar Inside/Out se iba a traducir como Del revés, qué te pareció?

LO: Me preguntaron por los derechos del título. En cualquier caso, pensé, que algún despistado lo compraría. Visibilidad por la tangente, creí. Tiene su punto que dos historias para niños se llamen igual, mal tampoco iba a hacer.

IJDG: ¿Cómo se te ocurrió crear tu blog Entramada?

LO: El blog nació de la necesidad de unir el oficio, que me aporta mucho en lo personal, como en lo profesional, con «lo mío» que es escribir. En mi caso, no es solamente una financiación económica que me permite seguir escribiendo, aunque de momento no gane dinero con ello, pero sí me permite tener una vida más o menos razonable como para buscarme un huequito para hacer lo que realmente me hace feliz. Sí, a veces pienso que, si hago una visión del textil no ya en modo blog sino en modo extendido con personajes, podría ser muy curioso, un desahogo maravilloso, de hecho, hay personajes que en la última novela que he escrito, que han formado parte de mi vida. Quería buscar una manera de enlazar algo que me hiciera seguir además con ese espíritu de seguir aprendiendo cosas nuevas, de no aburrirme y no cansarme, porque habitualmente, es fácil que cuando no te dedicas a lo que te hace feliz, te puedas desgastar más rápido de lo que esperas. Fue un auto estímulo conmigo misma. También me ha ayudado a disciplinarme un montón, yo era muy prolífica ahora en otoño e invierno, pero con la llegada del buen tiempo, no tanto. Ha sido como un doble estímulo.

IJDG: ¿Qué te inspira para crear las entradas de tu blog, con esa definición de la RAE incrustada en el texto?

LO: Tengo una relación de amor/odio, absolutamente platónica, con la RAE. Primero el amor, que es más importante. De pequeña mi padre siempre me insistió en la importancia de expresarme bien, de hablar bien y ahora de adulta creo que todo eso es un reflejo de saber pensar. Y por eso, muchas veces cuando la gente escribe o se expresa de una manera incorrecta y sólo dan importancia a la forma… la forma importa, como en todo. Es cierto que tengo una relación de amor con la lengua porque es cierto que a mí me aporta mucho, ya sea escrita o en conversación, me parece que son dos maneras de comunicarse básicas, fantásticas y a veces, en declive, porque no se valora en su justa medida.

Escuchar a la clase política en general es un reflejo. Y se dedican a expresarse, entre otras cosas. Me da mucha pena que no sólo no se valore, sino que luego en la calle te des cuenta de esa realidad. Creo que, si se hiciera el esfuerzo y se puliera más ese aspecto, también se puliría un poco más el pensamiento, van muy de la mano. La lengua escrita me ayuda a estar en el mundo.

Y la relación de «odio» con la RAE es porque a veces, y en esto igual soy un poquito purista, pero no puedo entender que se asuman y se aceptan términos porque su uso esté extendido, sean o no vulgarismos, como nos enseñaron en el colegio. Una cosa es que la lengua está viva, es cierto y hay que integrar cosas y ser tolerante, y otra es deshacer lo aprehendido (cómo «sólo y solo»: Realmente hay veces que el contexto no ayuda y se necesita esa tilde para diferenciar, guión…). Me parece importante cuidarla y preservarla.

Cuando empecé a escribir el blog, me gustó la idea de unir un concepto con el textil, hacer ese entramado, ese viaje mental. Por ejemplo, todos los meses de enero hablo del color del año según lo que propone Pantone. El de este año, al principio me sugirió un bonito campo de lavanda y al final me llevó al sufragio femenino. Esa parte es textil, sin serlo; tirar de un hilo para acabar en otro lugar, que a priori, no tiene nada qué ver.

IJDG: Siguiendo con este tema: me resulta interesante que este año, que se está palpando la fuerza del feminismo resulte, como comentas, que el color Pantone del año sea el morado. ¿Qué opinas de todos estos movimientos feministas? ¿Y de las polémicas con algunos escritores?

LO: Está muy bien que se le visibilidad a cualquier tipo de movimiento humano y de ámbito social. Sé cuáles son mis motivaciones,  las que el mundo laboral, y las que el textil en mayor medida, me han desarrollado. Sé quién soy y qué pienso, y eso forma parte de mis textos, pero no me gustan las etiquetas, porque son engañosas. A veces, creo que hay cierta pérdida, no ya de la realidad, sino también falta un poco de autocrítica, así como ser conscientes que el propio pensamiento puede no ser compartido por el de al lado. Mientras las dos posturas se respeten, se convive. Otra cosa es el fanatismo, que, como en todas las causas, incluso las más justas, también lo hay.

Claro, es que en el fondo otra de las cosas que también me han enseñado en mi casa y lo valoro mucho, es el hecho de que cada uno siente y es como siente y es, no como nadie imponga. Me parecería maravilloso que realmente en el mundo eso se aceptara así.

Retomando la RAE y al feminismo, lo enlazo con el señor Javier Marías: leo en muchos medios que dicen que su única fijación es que se hable de él, dejando de lado su trayectoria, que guste o no, son años de trabajo. Hay cosas que escribe con las que estoy de acuerdo y otras con las que no, y eso no significa que considere que este señor tenga que callar. La libertad de expresión es que alguien pueda decir algo que a mí no me guste. A veces creo se olvida.

Y estar en desacuerdo no implica tampoco generar odio. Twitter hay que saber leerlo, es verdad que la gente al estar detrás de una pantalla se expresa de una manera mucho más bestia pero ese odio está ahí. Y es un caldo de cultivo que en determinadas circunstancias puede salir. A mí me parece preocupante que se asuma. Existen los haters y los haters son tus vecinos, están ahí. Son personas, votan, viven a alrededor.

De todas formas, creo que muchas veces la gente no lee los textos, sino se quiere coger el titular y adaptarlo a lo que ya opinen sin leer el contenido. También eso me parece peligroso, así como el papel que juegan muchos medios de comunicación porque la polémica les da dinero claramente. Y lo terrible es que no se procese y se alimente. Está en la mirada de cada uno lo que importa y lo que no importa, sin embargo, a veces, de lo anecdótico, se hace un mundo.

IJDG: ¿Cuál es tu inspiración para los relatos de Instagram?

LO: Ninguna en concreto. En realidad, las fotos sirven como excusa para escribir el texto, no al revés. Con lo que quiero expresar, busco la foto, que suele ser de un viaje. Decidí democratizar las palabras, mediante las etiquetas, es decir, que no tuvieran más importancia unas que otras, aunque haya quien crea que no tiene sentido, para mí lo tiene.

IJDG: Sabemos que Benedetti es uno de tus mayores referentes literarios ¿cómo llegó Benedetti a tu vida?

LO: Por una profesora de lengua con la que mantengo una amistad. Ella propuso la lectura de Primavera con una esquina rota. Aunque seguramente Benedetti ya formaba parte de mi vida con las grabaciones de mi padre con música de Daniel Viglietti. Hay autores con los que se tiene cierto affaire, a quienes me hubiera encantado conocer… Tal es el caso que lo he convertido en personaje-homenaje (Mario V. Matteotti), escritor, que también tiene algo de Manuel Vázquez-Montalbán, en los exilios que comparten, ya sean interiores o no.

IJDG: ¿Cuáles son tus otros referentes literarios o tus autores favoritos?

LO: La señora Agatha Christie. Me ha «salvado» en momentos difíciles, siempre recurro a algún libro suyo y me lleva a otro lugar. A veces creo que está infravalorada por el género al que se dedicó, porque, además, fue una mujer alucinante, con muchos recursos en su vida e inteligencia en sus formas. Para mí siempre fue un referente, me hubiese gustado tener una charla con ella, saber más de sus mecanismos y de su trabajo, poner en común nuestras maneras de enfocar la escritura, compartir procesos creativos, conocer la sociedad que describe en sus obras, posicionamientos o cuestionarse a través de sus personajes (como en un libro en el que menciona la tortura por la tauromaquia…) y saber más de su relación con Poirot, excéntrico, a veces incluso aborrecible, a quien tengo mucho cariño. El vínculo ha crecido después de haber escrito una historia de un asesinato.

IJDG: ¿Nos puedes hablar de cómo empezaste a escribir? ¿Qué te hizo ser escritora?

-LO: No se responder a eso, yo siempre me recuerdo con un lápiz en la mano y que tenía algo que expresar y ya está. No hay nada concreto, simplemente, aprendí a escribir y hasta hoy. Quizás el hecho de ser hija única también me haya ayudado a construir algo con mi imaginación. No tenía hermanos con los que jugar, aprendí a jugar sola, a montar historias.

IJDG: Orens no es tu verdadero apellido ¿Qué es Orens para ti? ¿Y cómo llegó a formar parte de ti?

LO: Es una historia bonita, también relacionada con la literatura. Creo que yo tenía trece años, cuando leí un libro de Lorenzo Silva que se llama «El cazador del desierto». Uno de los dos personajes protagonistas -Orens-, le dice a la chica que cada uno debería elegir el nombre que quisiera. Me pareció muy bonito y lo usé como nombre en el primer concurso de relatos en el que participé y me trajo suerte. Aquello me inspiró y fue el comienzo de Orens para mí.

IJDG: Novela, cuento, relato corto… ¿Tienes algún género preferido? ¿Alguno en el que te sientas más a gusto?

LO: Según el momento de mi vida y según el tiempo también. De adolescente me gustaba mucho el relato corto, ahora, es una foto de Instagram. De unos años a esta parte, me hace feliz la novela, que requiere una carrera de fondo muy larga y además si no tienes la suerte de vivir de ello, más todavía, porque vas buscando ratos para arañar tiempo y poder desarrollarla. Es una relación a largo plazo que vas construyendo poco a poco, los lugares, los personajes, y es bonito. Le decía a una amiga cuando acabé la última novela en la que he trabajado, extrañaba la rutina con los personajes, aunque suene a locura, y ella me dijo que, si ella como lectora echaba de menos a personajes que había conocido leyendo, entendía que me ocurriera con quienes llevan años conmigo. Incluso aquellos que me caen relativamente mal, he aprendido a conocerlos, así como los que están basados en quienes han formado parte de mi vida, porque escribirlos pone distancia y ayuda a reconciliar, se aprende a tolerar mejor, es una terapia, al fin y al cabo.

IJDG: Para terminar esta agradable charla, ¿nos podrías hablar de tus futuros proyectos?

LO: Sí, estoy contenta de recuperar «mi universo galaico». La última novela que comentaba antes, forma parte de una trilogía y acabo de empezar el proceso de documentación de una nueva, y aunque hay una parte hecha, el lugar ya está construido y algunos personajes también, pero ésta sucede en distinta época, habrá cambios, incluso, en los mismos personajes. Acabé muy vinculada a Galicia, donde ocurre, y tengo ganas de recuperar todo aquel mundo y la energía que genero cuando me implico con una historia.

Y aquí espacio dedicado a la auto promoción: ya tengo novelas escritas, la gallega que comentaba, y otra historia de soledades que transcurre en Barcelona de la posguerra, una dura historia de amor, por si a alguien le interesa publicarme.

Finalmente aprendí a darle la vuelta a mi escritura; hace años relataba universos lo más alejados de mí, de mis emociones y de mis puntos de vista, posibles. Tiempo después, asimilé quizás todo para aprovecharlo, para poner de mí en las historias, a construir desde mi experiencia, a maquillar contextos y poner, así, mi mundo un poco del revés.

Muchas gracias Laura, por visitar esta buhardilla y dejarnos conocer un poco más las entretelas de tus relatos. Deseamos poder ver pronto las novelas que tienes entre manos y ya sabes que aquí tienes un rincón en el que charlar de textos tejidos o de lo que se nos ocurra. Y sin movernos metafóricamente de Galicia, en nuestra siguiente entrevista, nos visitará una de las gallegas más famosas de la literatura universal, Emilia Pardo Bazán o mejor dicho a la actriz que le da vida en la obra de teatro «Furias y Féminas» junto con sus compañeras de reparto que dan vida a Gertrudis Gómez de Avellaneda y a Concepción Arenal, acompañadas por la autora y directora de la obra Nela Linares Antequera.

La Buhardilla

Buenos días a todos, bienvenidos a mi humilde buhardilla. Por ella pasaran ilustradores/as, autoras/es, editores/as, directoras/es de teatro, blogueros/as y a todas aquellas personas que tengan alguna relación con este maravilloso mundo de las letras que nos hace vivir o escrivivir como dice la gran Rosario Curiel.

Mientras amueblaba está acogedora buhardilla, inspirada en la guardilla de Max Estrella en Luces de Bohemia, han ido pasando por aquí la ilustradora Sara Muñoz, con su Dietario Feminista; Patricia Martín Rivas, con sus palabras intraducibles en Saudade, y Ana Vigo, con La Búsqueda de los Dioses en cuya Lluviópolis parece que llevamos unos días instalados.

La siguiente visitante a esta acogedora buhardilla será Laura Orens (@LauraOrens) que se pasará a hablarnos de su cuento ilustrado Al revés. Pero eso será en dos semanas, en La Buhardilla del Grupo Tierra Trivium.

Enrique Carlos, un ilustrador literario

Por Silvia Escobedo.

Hoy vamos a conocer más de cerca a Enrique Carlos Martín, un ilustrador literario, cuya senda profesional viene marcada por ilustraciones para editoriales como Anaya, Vicens o Grijalbo, entre otras, y revistas de las editoriales Norma, El Jueves y la francesa Dupuis. Pero su trayectoria no acaba aquí. Tras unos años dedicado al trabajo de oficina retoma su pasión, esta vez como pluriempleo, dedicándose además de a ilustrar a escribir. Y así, en 2017 publica su ópera prima como escritor Gustavo y la Máquina de Montar Monstruos, un delicioso cuento infantil ‘apto’ también para adultos.

Entrevista:

Silvia Escobedo: ¿Qué queda de aquel Enrique Carlos que ilustraba anuncios en el periódico “Cambalache” a mediados de los 80?

Enrique Carlos Martín: Queda mucho aún, tampoco han pasado tantos años (comparado con la edad de La Tierra). Creo que lo más remarcable es, respecto a ilustrar, que sigue divirtiéndome y apasionándome. En global, respecto a cualquier actividad creativa, sigo intentando poner todo mi empeño en hacerlo lo mejor posible. Pero

José de la Rosa: “Renovatio es un libro de memorias, una crónica sobre un proceso difícil de mi vida”

d8ae430e-79e0-4dfd-ac4b-7e1a70976613

Están cerca las cinco y media de la tarde en Sevilla. Dejando atrás las obras de la Puerta  de la Macarena y la calle San Luis, siguiendo recto hacia la Plaza San Marcos, encontramos la cafetería de El León de San Marcos. Allí llega puntual José de la Rosa.

Atiende  momentos antes del ensayo que Teatro San Marcos tiene programado ese sábado. Él es actor y codirector de esta compañía de teatro amateur. José ve muy difícil su día a día sin su amado teatro. Dirige y escribe además de interpretar. Es de los primeros en llegar al ensayo y de los último en irse.

Llegan los cafés y es hora de conocer la historia de Renovatio: historia de un trasplante. Basado en su propia experiencia, el doloroso viaje con final feliz que supuso sufrir una aplasia medular, Renovatio es algo más que un libro. Por un lado, los beneficios van destinados a concienciar sobre la importancia vital que guarda el hecho de  donar órganos. Sobre todo, supone un pequeño apoyo para esas familias que deben hacer frente a una vivencia tan dura.

Es un libro de memorias, escrito en primera persona. Una crónica, podríamos decir, sobre un proceso difícil de mi vida” de esta manera presenta José de la Rosa su obra. En ella explica el duro proceso que supone la enfermedad con la tranquilidad y seguridad de un estudiante de medicina aplicado.

Lejos de sensacionalismos, el gran logro de este joven autor sevillano es el uso de un lenguaje sencillo y cálido. No huye de los momentos más duros de su viaje pero no cae en elementos macabros. Cuenta su historia con la misma cercanía con la que se habla a un buen amigo. “Fue un proceso con dificultades pero con buenas noticias, pues tuvo un final feliz” recuerda este Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla.

98bf8bb8-8778-45d7-9e22-9c02c260d581

En forma de diecinueve capítulos cortos somos testigos de todo el proceso sufrido por José. Desde Anormalidad a Futuro se dan lugar  las reflexiones personales, su día a día, incluso el sentido del humor para hacer frente a la enfermedad.

 

Setenta páginas que nacen de un diario “ (…) a raíz de unos apuntes que tenía mi madre . Empezó a escribir cómo una especie de diario de a bordo, de todas las cosas que iban pasando, y eso me sirvió de inspiración para escribir este libro” explica el autor.

Todo con un hermoso objetivo literario “para ayudar a personas que pasen por esta misma situación. Nosotros no sabíamos que podía pasar. Quería dar mi experiencia para que esas personas sepan que las cosas pueden salir bien”.

Llama poderosamente la atención  que este libro fuera escrito cuando tenía dieciséis años. Tanto por los recursos estilísticos como el pequeño punto crítico que guarda la obra. Cómo por ejemplo, el estado poco apropiado de algunas ambulancias. “Son cosas que tú sientes explicadas de un punto de vista muy directo. Me pasa esto, pues esto es lo que voy a contar. Tal cómo recuerdo o como creo que lo pensó mi familia cercana”.

Renovatio enciende algo dentro del lector. Quizás una mayor conciencia de la famosa cita Carpe diem y de valorar más esas cosas de nuestra vida que a priori son insignificantes y que de pronto parecen cobrar un valor incalculable. En palabras de la periodista Susana Herrera, autora del prólogo, “José ha sabido nacer de nuevo y contarlo al mundo .Un espectacular relato de vida que viene después de la muerte”.

Una cuestión está en el aire. Obviamente una persona no es la misma después de vivir una experiencia semejante. Sobre qué parte de antes de la operación sigue con él en la actualidad, tras recibir la donación de médula de su hermano, piensa un momento y contesta “es una nueva vida. No implica que sea diferente a la anterior, pero sí con una perspectiva muy clara que esta es mi lucha y que hay que seguir adelante”.

c2c670bb-866f-4b6a-a98f-8455a24c0fab.jpg Ve con esperanza el hecho de que los medios de comunicación estén mejorando su enfoque sobre la donación de órganos. “es una causa en la que tenemos que ayudar todos para que vaya cada vez mejor, y cada vez más personas se recuperen y vean que esta enfermedad es curable”. La familia, los amigos. Pilares básicos sobre los que se apoyó para seguir adelante.

Entre sus páginas, Renovatio ofrece una lección de optimismo en el momento más oscuro que pueda asaltarnos la vida. Leerlo con calma, una parte pequeña de nosotros sufrirá un cambio. Para muchos Dios no existe. Para muchos otros, sí. Da igual lo que el mundo crea. Lo que importa es lo que crea uno mismo. Y si sirve de ayuda, que sea bienvenido escribe, con aires de sabia filosofía vital, José de la Rosa.

 

 

 

Entrevista a Ana Vigo

Esta semana nos visita desde Galicia, Ana Vigo (Pontevedra 1992) escritora nata, periodista, reportera, crítica literaria… por mencionar algunas de las muchas profesiones que ha ejercido y ejerce. Os trasnos de Breslavia (Contos Estraños 2015) es su primer relato publicado, ha participado en La isla del escritor de El libro del escritor (actualmente Literup) y en diversas antologías con la editorial Playa de Ákaba. Su novela La Búsqueda de los Dioses resultó ganadora del primer premio de novela de la editorial Luhu, y acaba de ver la luz La guerra Súcrea, su última novela, de la mano de Tierra Editorial. Podéis conocerla un poco más a través de sus redes sociales: Twitter (@cabalinho23), instagram (@cabalinho) o visitando su web Os libros de Cabalinho.

Ignacio J. Dufour García: Cuando uno conoce tu obra le sorprende la capacidad que tienes para encontrar argumentos distintos, novedosos y a la vez atractivos, ¿de donde sacas la inspiración?

Ana Vigo: De todos sitios, de la vida diaria, de cualquier cosa que escuche o vea.

IJDG: Y en concreto, ¿cual es el origen de La Búsqueda de los Dioses? Ya que me resulta un planteamiento muy interesante.

AV: La primera versión de esta historia la empecé a escribir en el instituto, y se nota ya que ocurre en un instituto, hay estudiantes, incluso muere un profesor… Siempre me gustó leer fantasía, inventarme mitologías y mundos. Ahí surgió ese pequeño mundo. Y la ciudad en la que siempre llueve, basada en Santiago de Compostela.

IJDG: ¿Qué más nos puedes contar del origen de Lluviópolis?

AV: Recuerdo estar escribiendo los primeros capítulos en la biblioteca de Pontevedra. Llovía, y la oía caer fuera; creo que allí fue cuando me dije y si en la ciudad lloviese siempre.

IJDG: Al leer la novela me ha parecido apreciar que sigue la estructura del viaje del héroe que recoge Joseph Cambell en su ensayo «El héroe de las mil caras».

AV: Sí, la verdad es que cuando la escribí no sabía tanto de estructuras y más bien fue plantearme cómo me gustaría que me contasen esta historia. Yo la tenía clara en mi cabeza y me decía «me parece lo lógico que empiece en un punto, que haya un misterio aquí, imprevistos de vez en cuando, cosas que no te esperas …»

IJDG: ¿A la hora de escribir una novela eres más de mapa o de brújula?

AV: Mapa. Siempre tengo un recorrido trazado, aunque luego siempre reestructuro los planes sobre la marcha, y busco otros caminos para llegar a lo que tenía pensado sin que se me rebelen los personajes.

IJDG: ¿Te dibujas un mapa para tener en cuenta distancias entre los sitios y demás?

AV: Sí, eso sí. Yo de mis mundos siempre me hago un mapita, más o menos preciso. Me los hago para mí, posiblemente ni se sepa la distancia que hay de tal punto a tal punto en la novela, pero yo quiero saberlo.

IJDG: La novela La Búsqueda de los Dioses fue galardonada con el primer concurso de novela de Luhu Editorial. ¿Cómo fue la experiencia de saberte ganadora de un concurso de novela?

AV: Estaba en A Coruña en un evento denominado Mundos digitales, en aquella época yo estudiaba y estaba con mis compañeros. Me llegó un correo de la editorial al móvil y en letras grandes ponía algo así como «¡Felicidades, eres la ganadora del primer concurso de novela de Luhu Editorial!» Me puse como loca de alegría.

IJDG: ¿En qué genero encuadras La Búsqueda de los Dioses?

AV: No me gustan mucho las etiquetas, es fantasía porque pasan cosas que no podrían pasar en nuestro mundo, pero ya.

IJDG: Recuerdo algunos relatos que publicaste en tu blog para los retos de El libro del escritor que te hacían preguntarte, ¿cómo se le habrá ocurrido?

AV: Como te comentaba antes, la inspiración me viene de cualquier cosa que a lo mejor escuche, o que vea. En lo de El libro del escritor, que ahora se llaman LiterUp, intentaba no ir a lo lógico, a lo obvio. Si me piden que en la historia aparezca una mesa, pues no voy a decir la mesa de mi escritorio, sino que la mesa es la protagonista, por ejemplo.

IJDG: ¿Qué tal fue la experiencia de participar en los retos de El libro del escritor?

AV: Es divertidísimo, y te ayuda a ir cogiendo el hábito. Te obligaba a escribir todas la semanas y si fallabas una, para la siguiente iban dos relatos. Salieron historias bastante interesantes de allí, algunas más flojas por tener que sacarlo ya, y otras en las que digo «me gusta este personaje, igual lo reutilizo en el futuro». Y sí, la experiencia fue muy positiva.

IJDG: ¿Cómo empezaste a escribir?

AV: No me acuerdo, yo me crié entre libros; mi padre trabaja en una editorial y mi madre es bibliotecaria. Entonces, qué sé yo, me gustaba inventar historias, jugaba a teatro con mis amigas. De empezar a tomármelo en serio, creo fue que en el instituto, que es cuando empecé las historias más largas, La Búsqueda de los Dioses y la que aún no he escrito, pero que está en mi cabeza desde el instituto.

IJDG: ¿Has publicado algo de esa historia?

AV: Sí, tengo relatos que están ambientados en ese mundo: El gato en el Draquipélago, publicado en La isla del escritor, y otros que tengo por ahí desperdigados.

IJDG: ¿Cuales son tus referentes literarios? ¿O que autores sientes que te hayan inspirado?

AV: Cuando escribía La Búsqueda de los Dioses estaba leyendo Memorias de Idhún de Laura Gallego. Roald Dahl es como mi infancia absoluta; Agustín Fernández Paz; Xabier P. Docampo; Terry Pratchett, me encanta esa unión de fantasía y humor; Cortazar; J. K. Rowling; Cornelia Funke… Voy a decir lo típico de que «hay muchos más y sé que me dejo alguno en el tintero».

IJDG: Para terminar esta agradable charla, hablanos de tus proyectos futuros.

AV: Ahora mismo estoy en un momento de muchísimo trabajo, por un lado estoy con el tema de La guerra Súcrea que voy a publicar con Tierra Editorial y además se han convocado dos premios literarios a los que me quiero presentar, con lo que estoy rehaciendo manuscritos.

Muchas gracias Ana por compartir con nosotros esta preciosa novela, encantados de saber que en breve podremos disfrutar de La guerra Súcrea. Ha sido un placer visitar de tu mano Lluviópolis, el Draquipélago y tantos otros lugares nacidos de tu imaginación. Deseamos que la próxima vez que nos visites sea para hablar del relato ganador de uno de esos premios literarios que estás preparando y compartir con nosotros La guerra Súcrea.

Entrevista a Patricia Martín Rivas

Esta vez viajamos a Estados Unidos para conocer a la escritora Patricia Martín Rivas (Madrid 1986), con la que hablaremos de su libro de relatos Saudade, una joya literaria de Franz Miniediciones, así como de sus viajes por el mundo. Se define en su web https://patriciamartinrivas.com como «escritora de nacimiento, traductora de profesión y viajera empedernida», a lo que añadiría activista comprometida con la visibilización de las mujeres y luchadora contra la represión a través del pacifismo, la creatividad y la palabra. Autora de tres novelas Yo sí valgo para nada, Verde sobre Naranja y Uña y mugre junto con medio centenar de relatos cortos.

Ignacio J. Dufour García: Has pasado 2017 viajando por Asia, por lo que supongo que te habrás encontrado con conceptos tan intraducibles como las palabras que usas para escribir cada uno de los relatos recogidos en Saudade. ¿Cómo se te ocurrió la idea de hacer relatos con palabras «intraducibles»?

Saudade frente al monte FujiPatricia Martín Rivas: En un contexto tan distinto cultural y lingüísticamente, ha sido inevitable encontrarme con preciosas palabras intraducibles, como hanami, que en japonés significa «observar la belleza de las flores». La idea de coleccionar estas palabras y escribir historias basadas en ellas se me ocurrió en el verano de 2015 en California, cuando llegaron a mis manos varios artículos sobre palabras intraducibles. Por supuesto, el hecho de ser traductora además de escritora también hizo que estas palabras me llamaran la atención.

IJDG: ¿Qué te llevó a elegir este título para esta recopilación de relatos, siendo saudade como aparece reflejado en el inicio del libro «sentimiento de amar algo o alguien que se ha perdido y que quizá nunca volverá»?

PMR: En realidad no fui yo, sino mi editora, Christel Penella de Silva, quien eligió Saudade como título. Christel hizo un bello trabajo de edición en que estos relatos, que yo escribí como historias independientes, casan con armonía en Saudade. Según ella, el concepto de saudade es un hilo unificador en todas estas historias, con lo que le pareció un título perfecto.

IJDG: Supongo que en tus viajes te habrás encontrado con la situación inversa, de palabras del castellano que no eran traducibles directamente al idioma correspondiente, ¿te acuerdas de alguna de esas situaciones?

PMR: Ay, sí, esto pasa continuamente. Yo hablo inglés todos los días (por razones laborales y personales) y hay palabras que simplemente no existen, como sobremesa, o palabras que no tienen un equivalente exacto ni la misma fuerza, como cutre o empanao.

IJDG: De entre las catorce palabras de lenguas de todo el mundo que conforman Saudade, ¿con cual te quedas? ¿Cual es la que te ha marcado más?

PMR: Seleccioné palabras que me parecieron bellas e inspiradoras. Una que me gusta mucho es gotraskhalana, que en sánscrito «llamar al ser amado por otro nombre» y que quise enfocar desde una perspectiva atípica, huyendo del romanticismo que en un principio pudiera inspirar. Eso sí, la que he incorporado desde luego a mi vocabulario es pochemuchka (en ruso, «persona que hace demasiadas preguntas»), que además es divertida para bromear en encuentros sociales. Y la que siempre practico más a menudo de lo que me gustaría es procrastinate, porque tengo la mala costumbre de dejar para mañana lo que podría hacer hoy.

IJDG: Una curiosidad de Saudade, además del tema elegido como inspiración de cada uno de los relatos que componen el libro, es el tipo de edición y la propia editorial. ¿Cómo llegaste a Franz Miniediciones? ¿Qué hace tan diferente la edición de Saudade de una edición convencional?

Patricia Martín Rivas escribiendo "Procrastinate" ante la Puerta de Ishtar

PMR: Toparme con Franz y sus preciosas miniediciones ha sido todo un regalo. Siempre soñé con publicar, y el mimo y cariño con que trabaja Christel son sencillamente maravillosos. En realidad, empecé a escribir estas historias por mera diversión, sin tener en mente la publicación en ningún momento. Su publicación fue fruto de una lectura de relatos que hice en Berlín cuando vivía ahí. Leí con Alejandro J. Niklison, un escritor argentino que también vivía en la capital alemana y que había publicado El peso de una pluma de avestruz con Franz. Le gustaron mis cuentos y le habló de mí a Christel, que en seguida mostró interés. Fue un proceso muy natural y, como digo, con un trato excelente de la editora, que hace los libros manualmente en su taller. El resultado son bonitas obritas de arte numeradas que da gusto tener entre las manos.

IJDG: Realmente Saudade no es tu primera obra publicada: anteriormente publicaste Verde sobre naranja, una historia en la que juegas con los problemas de incomunicación debidos a la falta de conocimiento del idioma. ¿Qué te inspiró para escribirla?

PMR: Escribí Verde sobre naranja cuando vivía en California, y es una historia totalmente ajena a mí en cuanto a la relación amorosa, pero a la vez una especie de diario de amistades y experiencias. Una de las cosas que más me llamaron la atención de California fueron esos problemas de comunicación de los que hablas, porque hay hispanohablantes (especialmente mexicanos) que llevan décadas en el país y nunca aprenden inglés, porque no es realmente necesario para su día a día. Como traductora, me interesan mucho los temas lingüísticos y de comunicación. En mi última novela, Uña y mugre, que está pendiente de publicación, también ahondo en estos temas en cierta medida, ya que sus protagonistas son dos personas de Madrid que emigran a Lima a causa de la crisis, y en Perú se encuentran con diferencias lingüísticas a pesar de estar en un país hispanohablante.

IJDG: ¿Cuánto de tu experiencia personal hay en la protagonista de esta novela?

PMR: Como digo, mi experiencia y mis impresiones como migrante en Estados Unidos están reflejada en las descripciones y en los sucesos de la novela, tanto en el día a día como en las relaciones de amistad. Sin embargo, me inspiré en una conocida para crear a Miranda, la protagonista, que es, desde luego, muy distinta a mí en prácticamente todos los sentidos.

IJDG: Verde sobre naranja, SaudadeLos títulos de tus obras transmiten cierta sensación de tristeza, de nostalgia. ¿Tiene alguna razón de ser o simplemente es casualidad? Siendo como eres una persona que transmite felicidad allí por donde pasa

PMR: Verde sobre naranja quizás sea más triste y nostálgico, porque lo escribí en un momento en que Miranda, la protagonista, absorbió sobremanera una cierta desilusión que sentía respecto a las relaciones. Saudade, pese a su título y el carácter nostálgico que le otorga mi editora, a mí me parece una obra llena de muchos sentimientos intensos, de todo tipo: esperanza, miedo, alegría, desgana, ilusión…

IJDG: ¿Qué te lleva a plantearte la autopublicación en Amazon en vez de en una editorial «convencional»? ¿Cómo es esa experiencia? ¿Tienes pensado repetirla?

PMR: He escrito tres novelas: la primera intenté moverla a través de concursos literarios y acabó en un cajón; la segunda la subí en Amazon directamente y deseo publicar la tercera a través de una editorial convencional. Publicar un libro electrónico en Amazon es facilísimo, porque se sube y ya está; sin embargo, encontrar una editorial se convierte en una tarea mucho más complicada. La experiencia de Amazon es agridulce: hay siempre una cierta emoción a la hora de publicar, pero autopublicarse requiere cualidades empresariales que yo personalmente no tengo. La parte del marketing se me quedó grande, y a la vez fue muy bonita la respuesta de gente allegada, querida, conocida e incluso desconocida.

IJDG: Hace no mucho me comentaste que estabas preparando la traducción de Verde sobre naranja al inglés. ¿Qué tal es la experiencia de pasar de traducir un texto ajeno a que alguien traduzca un texto propio?

PMR: Muy interesante, porque, al hablar inglés yo también, me he involucrado muy estrechamente en el proceso de traducción. Esta es una situación ideal, claro: si yo pudiera traducir siempre codo con codo quien haya escrito el texto, todo sería mucho más fácil. Eso sí, tengo un montón de proyectos abiertos entre manos y tengo que aprender a cerrarlos poco a poco, incluida esta versión en inglés.

IJDG: ¿Hay alguna parte del libro que haya sido más difícil de traducir en la que hayas tenido que trabajar más con el traductor?

PMR: Lo más complicado, sin duda, ha sido traducir todos esos momentos en que Miranda no entiende el inglés y a la vez sus diálogos están en inglés, porque produce una fricción, según mi opinión. En todo caso, la creación de Green On Orange, aún sigue abierta, porque en la versión inglesa me gustaría mejorar aspectos más débiles de la obra original y detalles que he ido recopilando en mis siguientes visitas a California.

IJDG: En la contraportada de Saudade te defines como nómada. Ahora mismo te encuentras en Estados Unidos y durante este año has viajado por el Este y el Sudeste Asiático, además de por otros países. ¿Te planteas sacar algún libro de viajes con las anécdotas o aventuras que has vivido?

PMR: Desde que empecé la universidad e hice amigas con mis mismos intereses, he viajado mucho y, además, he vivido en cuatro países extranjeros. Pero ahora es cuando puedo decir verdaderamente que soy nómada, porque llevo viajando desde diciembre de 2016 y aún seguiré haciéndolo durante unos cuantos meses más. Sí que tengo pensado escribir un libro de cuentos sobre mis experiencias en Asia, y mi idea es hacerlo con base en el realismo mágico. Está en mi lista de proyectos abiertos… ¡Tengo tantos!

IJDG: ¿Qué es lo que más te atrae a la hora de plantear un viaje a un país?

PMR: Depende mucho de con quién viaje, pero en general me atraen las ciudades y los lugares con culturas muy distintas a la mía. Cuando viajo sola, me hincho a ver museos y a pasear por la ciudad; con mis amigas o mis hermanas, normalmente hacemos cosas turísticas; con mi pareja, buscamos conocer gente del lugar y verlo todo relajadamente. En general, me interesan los sitios asequibles, con opciones culturales y buena comida.

IJDG: De entre todas las anécdotas de tus viajes, ¿hay alguna que pienses que la gente no se va a creer? ¡No vale que me digas que ha sido casarte en Las Vegas en un Cadillac rosa!

PMR: Bueno, esa anécdota es interesante, porque, aunque fuimos con idea de casarnos, fue todo improvisado y escogimos el coche porque era igualito al de la boda de mis padres, así que no fue nada convencional. He visitado unos 50 países y, al viajar tanto, claro que hay muchas experiencias intensas e interesantes: desde la vez en que mi pareja y yo nos hicimos virales en Indonesia, hasta la muerte de uno de nuestros camellos cuando me adentraba con unos amigos en el Sáhara. ¡La verdad es que podría contarte sin parar!

Patricia Martín RivasIJDG: Además de las facetas de escritora, traductora y nómada, me gustaría hablar de tu faceta más activista dentro del colectivo Orbita Diversa. ¿Qué nos puedes contar de esta faceta?

PMR: Siento amor absoluto por Orbita Diversa: tiene gente maravillosa de la que he aprendido mucho, que me ha dado oportunidades creativas y con la que lo paso muy bien siempre que voy a Madrid. Creo las personas tenemos que buscar hacer del mundo un lugar mejor y Orbita Diversa me ha dado la oportunidad de tener un papel activo como activista contra el racismo y la homofobia y en favor del feminismo.

IJDG: ¿Qué tal fue la experiencia de coordinar el club de lectura internacional «Cinco continentes, cinco libros»?

PMR: ¡Me encantó! Es una experiencia enriquecedora, ya que la lectura suele ser una actividad muy solitaria, que se puede convertir en social a través de este tipo de reuniones. El club de lectura de Orbita Diversa, además, tenía un componente activista intenso, porque elegí libros que daban paso a tratar temas sociales y políticos. Cuando viví en Berlín organicé con otra mujer un club de lectura en una librería española que ya no existe. Este club de lectura, Nómadas, también tenía un carácter internacional y político y, además, me sirvió para conocer a hispanohablantes con residencia en Berlín, con quienes trabé amistad gracias a la literatura. Aún sigue activo, por cierto, ahora en la librería berlinesa La Escalera.

IJDG: La última acción en la que participaste antes de emprender este viaje que te ha llevado a recorrer Asia, fue reivindicar que hubiese citas de escritoras en el barrio de las letras. ¿Te esperabas la repercusión que tuvo la acción? ¿Cómo se te ocurrió?

PMR: ¡La verdad es que no! La acción #CreadorasLetras fue intensa y preciosa, tuvo mucha repercusión mediática y llevó a que la Junta del Distrito Centro aprobara la inclusión de citas de mujeres en la calle Huertas. El proceso para llegar a esta acción tomó, en realidad, varios años. Como escritora, siempre he tenido por referentes a los grandes autores: leía sus libros y los anotaba en una lista. Cuando llegué a cien libros, revisé la lista y, de esas cien obras, solo tres estabas escritas por mujeres. Esto me llevó a replantearme los referentes y la enseñanza, ya que, como no hay presencia de escritoras en las calles ni en los libros de texto, mis referentes literarios eran meramente masculinos. Así, me empecé a fijar en diferentes detalles cotidianos y la calle Huertas, por la que había paseado admirada desde niña, de repente se convirtió en un lugar incompleto. Pasa en todo el mundo: ahora estoy organizando con un grupo de mujeres una acción reivindicativa parecida en Palo Alto (California), donde hay veintisiete calles con nombres de escritores, que no incluyen ninguna mujer.

IJDG: Hablando de escritoras, ¿cuáles son tus referentes literarios?

PMR: La verdad es que varían mucho con el paso del tiempo: si leo algo que me marca mucho, de repente noto cómo mis textos se empapan de su influencia. En el caso concreto de Saudade, considero que tiene el atrevimiento de Erica Jong, el formato y la concisión de Eduardo Galeano y, además, el ritmo y la poesía de la música de Bebe, porque las influencias al escribir literatura no vienen solo de la literatura.

IJDG: Al hilo de esta reivindicación de la visualización de las escritoras, ¿qué opinas de los cruces de opiniones sobre lo que es feminismo que está habiendo últimamente, sobre todo a raíz de la ceremonia de los Globos de Oro y del manifiesto de las actrices francesas?

PMR: Es un tema complicado, del que no podré opinar muy bien en unas pocas frases… Creo que la visibilización de todos los abusos es poderosísima y me hace feliz que esté saliendo a la luz y escuchar los potentes discursos de todas esas valientes mujeres. En cuanto a las actrices francesas, me parece que no entienden bien la reivindicación desde Hollywood. Quizás sea por una falta de contexto cultural, ya que las relaciones interpersonales en los países mediterráneos son diferentes que en los países anglosajones. En Francia, España, Italia, etc. somos más de tocar, y algo como poner la mano en una rodilla tiene interpretaciones muy diferentes en Estados Unidos. Así que, al hablar de puritanismo, me parece que las francesas pecan de desconocer las diferencias culturales. En todo caso, no estamos hablando de tocar rodillas, sino de masturbaciones, sexo forzado y otras vejaciones machistas de gran magnitud, que no han de tener cabida jamás.

IJDG: Volviendo al ámbito literario, nos podrías hablar un poco de qué proceso creativo sigues.

PMR: El proceso creativo es diferente para según qué textos. Los relatos que escribo suelen venir más de las entrañas, es decir, se me ocurre una idea o me pasa algo y lo escribo de un modo más impulsivo. Sin embargo, las novelas me piden conocer muy muy bien a los personajes principales, porque sino no puedo escribir, con lo que el proceso de creación es, digamos, más cerebral. No me hace falta conocer la trama o el final con precisión, pero sí a los personajes. Esto fue especialmente curioso con Uña y mugre, porque las personalidades tanto de Cleopatra Licelot como de Juanjo se hicieron tan fuertes que tomaron las riendas de lo que pasaba. Por decirlo de alguna manera, estos personajes tenían una personalidad propia que me mandaba qué escribir, casi sin tener yo misma el control. Algo que me ha servido mucho, por otro lado, es escribir todos los días al menos durante media hora, sin excusas. Normalmente me sumerjo en el proceso y paso dos o tres horas escribiendo, pero, cuando no estoy muy inspirada, reviso lo que ya he escrito, que también es necesario para seguir adelante. Y ahora estoy trabajando en mi primer personaje histórico, con influencia e inspiración de Isabel Allende, por cierto. El proceso es muy distinto, claro, porque hay que realizar una investigación ardua antes de ponerse a escribir.

IJDG: Novela, relato corto… ¿Tienes algún genero preferido? ¿Alguno en el que te sientas más a gusto?

PMR: La verdad es que disfruto ambos géneros muchísimo, porque el relato me parece más intenso y la novela, más reflexiva. Me divierte escribir relatos cuando siento la inspiración y también trabajar en las novelas con una cierta rutina y hasta con obsesión. Y también disfruto mucho al escribir artículos sobre política, viajes o arte y audioguías, que hago por trabajo o como activista.

IJDG: Para terminar esta agradable charla, ¿nos podrías hablar de tus futuros proyectos?

PMR: Ya he mencionado un par de proyectos literarios que tengo entre manos, como los relatos mágicos en tierras asiáticas y la obra basada en el personaje histórico. También tengo ganas de escribir literatura en inglés, por experimentar en otro terreno. Además, tengo otros proyectos creativos más alejados de la literatura (aunque no de la política): estoy diseñando un juego de mesa con mi amiga Is Montero, diseñadora y fundadora de Biónica Project, y estoy escribiendo una audioguía del Museo del Prado que se sale de los patrones convencionales. El factor literario nunca queda fuera, eso sí, pero me gusta experimentar con otros géneros y materiales.

Muchas gracias Patricia por compartir este rato con nosotros, ha sido un placer ejercer de cicerone en este paseo por tu obra, tus viajes… Deseamos que todos los proyectos que tienes entre manos lleguen a buen puerto y contamos con te pases por aquí para hablarnos de ellos.

Entrevista a Sara Muñoz

Desde Grupo Tierra Editorial queremos presentaros a la responsable de las ilustraciones del precioso Dietario Feminista que se presentó el pasado viernes 19 de enero en el café El Violín de Getafe. Ella es Sara Muñoz Cuddlymouse (Getafe 1992) ilustradora, documentalista, fotógrafa, escritora y artista en general como se define en su blog INK SERENDIPITY. Está muy comprometida con la lucha contra la violencia de género, colaborando con la ilustración de la portada de una antología de relatos cuyos beneficios se destinaron a las victimas de esta lacra. Además se ha encargado de ilustrar el poemario de Luna Yop “Verso eres tú” del Grupo Tierra.

Podéis disfrutar de sus ilustraciones y poesías en su Instagram: @Cuddlymouse_tattoos,

en su Twitter: @Cuddlymouse_ink

o en su blog: Inkserendipityblog

Ignacio J. Dufour García: En estos días en los que el feminismo está en boca de todos, después de la gala de los Globos de Oro y del manifiesto de las actrices francesas criticando algunos de los discursos de dicha gala, ¿cual es tu opinión al respecto?

Sara Muñoz: Lejos de todo el mundo de la parafernalia y el artisteo, criticar cada paso que se da entre las propias mujeres nos hará retroceder en la lucha feminista, esa lucha de tod@s unid@s; mientras nos disgreguemos de esta manera no habrá solución. ¿Que más da el color de la ropa que lleves si los pocos actos reales por nosotr@s se echan abajo, o se critican?

IJDG: Hablando de feminismo, ¿cómo surge la idea de crear un dietario feminista?

SM: Fue Jimena Tierra la que se puso en contacto conmigo y me ofreció la posibilidad de ser la ilustradora del dietario.

IJDG: ¿Qué es lo que hace especial a este dietario?

SM: A nivel personal, ha sido mi primera experiencia en una publicación de este tipo y me ha supuesto largas horas de esfuerzo y otra tantas de ilusión; a nivel colectivo, es el primer dietario de la editorial. Cabe destacar que es un ejemplo muy representativo de los valores y el esfuerzo de los trabajadores de Grupo Tierra Editorial.

IJDG: ¿Porqué era necesario que existiese?

SM: Si el objetivo es la igualdad, el conocimiento es el camino.

IJDG: De todos los días del dietario, ¿con cuál te quedas?

SM: Creo que me quedaría con cada portada que inicia cada mes, no soy capaz de decidirme por ningún día en especial.

IJDG: ¿Qué hecho histórico de los que aparecen en el dietario te habría gustado presenciar?

SM: Me hubiese encantado ver a Maud Wagner tatuando por primera vez.

IJDG: ¿A cuál de las mujeres que aparecen en el dietario te gustaría conocer?

SM: A Rebecca Sugar, por la parte artística o a Patty Smith, por la parte musical/literaria, serían un par de buenas opciones.

IJDG: Nos podrías hablar un poco de que proceso creativo sigues para hacer una ilustración para un relato, o para la portada de una novela.

SM: Hay veces que tengo ya una idea de algo que me gusta en la cabeza y al leer un relato o una novela solo tengo que integrarlo con detalles; otras es leer y aparecer la imagen en la cabeza de forma inmediata.

Algunas se me encasquillan y otras parece que estuvo ahí la idea esperando para salir.

IJDG: ¿Cuáles son tus referentes literarios, pictóricos, etc?

SM: Moderna del Pueblo, Esther Gili, Pandleton Ward, Ben Bocquelet, J.G. Quintel, Tim Burton, Leo Millares, Kat Von D… y muchos más que seguro se me quedan en el tintero.

IJDG: Has realizado ilustraciones para multitud de géneros literarios, desde cuentos infantiles hasta poemarios con una fuerte carga visual, ¿en cuál te has sentido más a gusto?

SM: Creo que no tengo un favorito, ilustrar, o dibujar es un acto que me relaja y me saca del mundo durante un rato. Y eso en sí es maravilloso.

IJDG: En el caso de tu propia obra literaria, que podemos encontrar en tu blog y tu instagram, ¿qué te lleva a elegir entre ilustrar una sensación o escribir sobre ella?

SM: Creo que no elijo, simplemente sale, si tuviera todo el tiempo del mundo todo lo que escribo lo ilustraría y todo lo que ilustro lo escribiría.

Desde muy pequeña ilustraba cuentos, me escribía mis propios libros, y es porque soy un culillo inquieto que no sabe tener la mente en blanco.

IJDG: Para terminar esta agradable charla ¿Cuáles son tu futuros proyectos?

SM: No tengo proyectos definidos, me gustaría seguir dibujando siempre, seguir tatuando, ilustrando libros, escribirlos, hacer una novela gráfica, incluso una serie de animación.

Como ves, ¡con muchas ganas de seguir trabajando!

Muchas gracias Sara por compartir este rato con nosotros, deseamos que sigas deleitándonos con estas preciosas ilustraciones y que te veamos pronto con otro proyecto entre manos.

 

 

Entrevista a Rafael Caunedo

Rafael Caunedo (1966) es profesor de escritura creativa en el taller de Carmen Posadas, escritor y redactor en la revista Culturamas. Dirige el blog  www.mundovolubles.blogspot.com y es autor de novelas condecoradas, como Plan B, Helmut y Lo que ella diga, siendo este su último trabajo.

¿Cuándo supo que quería escribir?

R.C. Mi padre tenía una Olivetti Lettera 32, una de esas pequeñas y verdes. Me encantaba teclear a toda velocidad, como si fuera Glenn Gould al piano. Escribía minitextos en el centro de un folio. Pensamientos que me parecían muy profundos. No era el acto de escribir lo que fascinaba, sino creerme escritor. Luego, con el tiempo, me ha ocurrido lo contrario: he desmitificado a muchos autores para reivindicar solo la profesión.

¿Recuerda lo primero que escribió? ¿Qué edad tenía?

R.C. No fue lo primero, seguro, pero sí fue lo primero de lo que tengo constancia. Un día, en el colegio, nos mandaron escribir un relato. Al día siguiente, el profesor sacó uno al azar y comenzó a leerlo en voz alta. Recuerdo reconocer mi texto en cuanto empezó. Me puse atacado de los nervios. Pensé que mi relato era bueno, pero cuando llevaba la mitad, el profesor dijo: “… y continúa, bla, bla, bla… pero es muy largo”. Y lo volteó sobre la mesa para empezar otro. Fue una desilusión tal que nunca lo que olvidado. Estaría en EGB o así.

  1. ¿Qué lee usted?

R.C. Ficción. Novelas. Tengo un problema: me gusta evadirme de la realidad, así que la ficción es una de las mejores vías ─y no es tan cara como las drogas─. Soy un lector infiel a modas, géneros y éxitos. Leo de todo, más por impulso que por consejo, crítica o recomendación. Dependo de mi estado anímico, así que mi elección depende siempre de cómo me encuentro. Si tuviera psicoanalista, le preguntaría antes a él que a un librero.

  1. ¿Qué libro le gustaría haber escrito?

R.C. Pues me cuesta desligar un libro de su autor; a cada uno lo suyo. Eso sí, no estaría mal quedarme con cualquiera que tenga unos suculentos derechos de autor.