REVISTA TIERRA

Grupo Tierra Trivium en UC3M

Grupo Tierra Trivium en UC3M

Una de las actividades que nuestra editorial ha realizado durante el ciclo de conferencias Somos lo que leemos, ha sido la de abrir debate sobre «El arte como crítica social» en la Universidad Carlos III de Madrid.

Organizado por Ignacio J. Dufour y moderado por María Morales, con la intervención de Carlos Serrano y Guzmán García, se trataron temas interesantes como la música de La polla récord, Joaquín Sabina o Extremoduro y la poesía social de Blas de Otero, o los artículos de Mariano José de Larra.

Aquí podréis acceder al video de la conferencia protagonizada por algunos de los componentes de Grupo Tierra Trivium, crucial en todos sus ámbitos para determinar el arte como un arma de lucha contra los problemas sociales.

VIDEO

Diez días entre libros y lectores: la gran experiencia de la Feria del Libro de Tres Cantos.

CAM01315.jpg

Todavía con la resaca de los intensos diez días que hemos disfrutado en nuestra caseta del Grupo Tierra Trivium, es hora de hacer balance, evaluación, y, cómo no, valoración de las cosas a mejorar. Porque nadie es perfecto, y el equipo Tierra Trivium tampoco, nos sabemos sujetos y, por ende, abiertos, a las críticas, sugerencias y recomendaciones que nuestros lectores, amigos y autores nos quieran hacer llegar.

Aprovechamos estas líneas para hacer llegar nuevamente al Ayuntamiento de Tres Cantos y, muy concretamente, a la Concejalía de Cultura, nuestro más sincero agradecimiento por habernos facilitado la presencia en su Feria del Libro, considerada desde hace años como una de las más importantes de la Comunidad de Madrid.

No podemos dejar también de mostrarnos agradecidos por el buen ambiente climatológico que hemos disfrutado, ya que la lluvia y las tormentas, tan habituales en esta época del año, han tenido a bien respetarnos, y el brillo del sol ha realzado las coloridas portadas de los libros, llamando la atención de los paseantes y curiosos que se acercaron a la Feria.

Nuestro tercer reconocimiento es, pues, para todos aquellos que se sintieron atraídos por uno de nuestros libros, y que decidieron llevárselo a su casa para convertirlo en parte de su familia y de su vida, o que estimaron que era el mejor regalo que podían haber encontrado para su tía, para su mejor amigo o para su pareja. No podemos dejar de mencionar a María José, a Ángel, a Mónica, a Ana, a Miriam, a Rodrigo, a Almudena, a Amelia, a Asunción, a Lucía, a Antonio, a Gemma y a tantos y tantos amigos que se llevaron un pedazo de Tierra Trivium, una semilla que plantar en su hogar, o en el corazón de aquel o aquella a quien eligieron como destinatario del mejor regalo que se puede hacer a un ser querido, un libro.

Igual que sin libros no hay lectores, sin escritores no hay libros, por lo cual quiero trasladar desde este foro público nuestra eterna gratitud a todos los escritores e ilustradores del Grupo Tierra Trivium, sin cuya perseverancia, capacidad de trabajo, espíritu literario y fuerza creativa no hubiéramos tenido libros que ofrecer, ni nuestros lectores obras que disfrutar.

Varios de ellos tuvieron la fortuna de acompañarnos en estas jornadas festivas, pero todos los autores, sin excepción, estuvieron presentes en nuestra caseta durante cada una de las horas en que estuvo abierta al público, ya que sin su contribución esta gran aventura no podría haberse iniciado y este gran sueño cumplido que ha sido la Feria del Libro de Tres Cantos no hubiera podido llevarse a cabo.

Adjuntamos un reportaje fotográfico que ilustra diversos momentos de la Feria, con la presencia de varios de los autores y amigos Tierra. Agradecemos de forma especial al autor de la mayoría de las imágenes, Alberto Blanco Rubio ( que participó en la Feria como escritor Tierra Trivium) su enorme generosidad al compartirlas con nosotros, y de esta forma posibilitar que sean disfrutadas por todo nuestros lectores.

La primera foto es para nosotros muy especial, ya que inmortaliza la dedicatoria de nuestro poeta Ismael Mateo a la primera persona que adquirió un libro durante esta Feria. Y la última fotografía es la que muestra a nuestra directora, Jimena Tierra, y a una servidora en el momento inaugural de la caseta, recién engalanada para recibir durante los mágicos días de la Feria del Libro de Tres Cantos a todos los amigos y lectores de este maravilloso universo que hemos bautizado como Grupo Tierra Trivium.

IMG_7270.JPG

CAM01324.jpgCAM01325.jpg


CAM01336.jpgCAM01370.jpgCAM01320.jpg

 

CAM01312

CAM01314.jpg

CAM01305.jpgCAM01373.jpg

CAM01311.jpg

IMG_7313.JPG

 

 

Las mujeres de mi vida, por Paco Riera: un canto de amor, nostalgia y esperanza.

las mujeres de mi vida copia (1).jpg

Paco Riera, que ha trabajado una gran parte de su vida como directivo de publicidad, ha confiado en el Grupo Tierra Trivium para publicar una compilación de poemas, reflexiones y escritos varios que ha reunido bajo el título de Las mujeres de mi vida.

Paco ha escrito desde su más tierna infancia, sobre todo poesía, cuentos infantiles y relatos breves. Junto a la escritura, cultiva otros tipos de actividades culturales, todas ellas realizadas de manera voluntaria, como la lectura en voz alta a diversos colectivos, como escuelas y residencias de mayores, y la producción de un programa de radio, del cual es director y locutor.

En la actualidad reside en una de las comarcas más bellas de Europa, la Cerdaña francesa, que le permite disfrutar de una amplia variedad de paisajes, sonidos, olores, fragancias, espectros cromáticos y colores, todos ellos procedentes de la naturaleza en estado puro que le rodea; son las sensaciones e impresiones que después refleja con gran maestría en sus escritos, a los que dedica el evocador epígrafe de Prosas Poéticas Cromáticas. Una buena parte de ellos, dedicados a su esposa, a su madre y a otras mujeres importantes en su vida, los podemos leer y degustar desde ya mismo a través de las páginas del libro recién publicado por el Grupo Tierra Trivium.

GRUPO TIERRA TRIVIUM: Sabemos que eres una persona muy activa social y culturalmente y que realizas muchas actividades interesantes a lo largo de la semana. Para que los lectores puedan saber un poco más de ti, ¿nos puedes informar acerca de cuál es de tu día a día, y en cuántos proyectos culturales y sociales te encuentras inmerso en la actualidad?

PACO RIERA: Actualmente acudo a diversas escuelas de la Cerdanya a narrar cuentos y leyendas propias de la región a niños y niñas, además de enseñarles técnicas de respiración, entonación, imitación… y, una vez ellos han ensayado con sus profesores o tutores, los llevo a Ràdio Puigcerdà FM para que narren los cuentos y/o leyendas a la audiencia. También explico los mismos cuentos y leyendas en la Residencia socio-sanitaria de Puigcerdà, reservada obviamente para la Tercera Edad.

 Y dirijo un programa en la misma emisora municipal titulado Cerdanya Literària, en donde presentamos a autores ceretanos o autores vinculados con la Cerdanya, y sus obras escritas (poesía, novela, excursionismo, alpinismo, guías de viajes y de senderismo…), ya que el patrimonio cultural y literario de la comarca es tan amplio como a la vez desconocido por gran parte de sus habitantes. Todas estas actividades son de voluntariado puro y duro.

GTT: Nos gustaría que nos hablaras del momento en que empezaste a escribir. ¿Recuerdas cómo empezó, si fue algo meditado, a lo que llevabas tiempo dando vueltas, o si en cambio fue algo que surgió de una forma repentina, o por algún acontecimiento concreto que te afectara de manera directa?

PR: He escrito toda la vida, ya que de niño ya lo hacía, y siempre, o casi siempre, intentando explicar mis sentimientos, mis vivencias e impresiones; y en la juventud escribía en muchas ocasiones de aspectos sociales y políticos (lo sigo haciendo hoy en día), que también me han interesado toda la vida. Al iniciar mi actividad profesional me dediqué a la escritura publicitaria, hasta que la vida me llevó más a temas comerciales y de gestión de las agencias de publicidad en las que he prestado mis servicios, pero nunca abandoné la escritura personal.

GTT: Nos interesaría saber en qué género literario te sientes más cómodo a la hora de escribir, y si solo te has dedicado hasta ahora a la poesía y la prosa poética o tienes también alguna experiencia en otros géneros, como la novela o los cuentos. Fundamentalmente me he dedicado a la prosa poética y, en ocasiones, a la poesía. Matizo lo de en ocasiones, dado que poesía pura no creo estar capacitado para escribir, pero sí prosa poética cromática; esta última característica gusto de añadir porque los colores son de suma importancia en mi escritura y en mi forma de contemplar la vida, incluido el negro, por supuesto.

Me gusta mucho escribir narraciones breves, porque soy un enamorado de la palabra, y la narración breve exige el término justo y adecuado. Adoro y releo con mucha frecuencia escritores como Augusto Monterroso, que para mí es el gran maestro de la narración breve.

Ahora mismo estoy enfrascado (creo que ya tengo finalizados unos 60/70 escritos) en narraciones breves con participación de animales, que, o bien dialogan conmigo, o simplemente observo sus actuaciones o quehaceres cotidianos para extraer consecuencias de sus comportamientos.

 Y también practico con asiduidad el género del Cuento, porque también lo adoro, ya que me resulta tremendamente entrañable. Y no me refiero exclusivamente al cuento infantil, sino también al cuento para adultos, que comporta finales con moraleja.

GTT: Nos gustaría conocer qué tipo de literatura te gusta leer, y cuáles son tus autores y obras preferidas, en cualquier tipo de género.

PR: Leo, más que otras disciplinas novela, excluyendo la novela histórica, que no me atrae en exceso, o más bien muy poco, y los denominados best sellers, que detesto profundamente. Los rechazo. Me repelen. Y creo que ellos me detectan y también me evitan.

Y dentro de la novela tengo épocas. Por ejemplo, durante casi un par de años me dediqué en exclusiva a la Novela Negra. Otra época la dediqué en exclusiva a leer óperas primas de escritores castellanos, nacionales o no. Otra fue la de la literatura japonesa, que me parece de alta sensibilidad.

Y, por supuesto, también la poesía, aunque en momentos puntuales y concretos. Suelo recurrir a la poesía en momentos de nostalgia y cierta tristeza, en situaciones en las que me siento abrumado o superado por algún acontecimiento, que no tiene por qué ser ni cercano ni relativo a mi persona; también en momentos de tranquilidad de espíritu o en otros en los que practico lo que yo denomino la despaciosidad, que me es muy necesaria, porque mi ritmo de vida, a raíz de mi profesión, fue siempre muy alto, tenso y estresante, y con excesiva vida social, de la que no soy muy amante a pesar de mi carácter muy sociable. Me gusta definirme como un solitario empecinado, pero con un fuerte barniz social.

En cuanto a mis autores preferidos, además del ya citado Monterroso, mencionaría (aunque no soy muy partidario de ello) a Julio Cortázar, Raymond Carver, John Cheever, Murakami, Roberto Bolaño (Los detectives salvajes por encima de cualquier otra obra suya), Torrente Ballester, Amélie Nothomb, Yukio Mishima, Sánchez Ferlosio, Francisco Casavella, Pío Baroja (El árbol de la ciencia, con su personaje Andrés Hurtado), Ramón Buenaventura (en su versión como novelista, no como informático), Truman Capote, Antón Chejov, Italo Calvino, Aldecoa, Tom Wolfe, Alfonso Grosso, Rafael Chirbes, Bernardo Atxaga, Charles Bukovski (que me parece divino), D.F.Wallace, C. McCullers…

Ya ves que cito autores de distintas épocas y distintos estilos, y lo hago a propósito, porque detesto las clasificaciones y etiquetas que suelen utilizar los críticos literarios (disfruto mucho cuando leo declaraciones del autor diciendo que él jamás pensó en quien cita el crítico cuando escribió tal o cual novela). Y quiero destacar dos autores que he leído últimamente y me han impactado de forma muy positiva: Francisco Goldman, y Yasutaka Tsuitsui, que me parece absolutamente genial. En cuanto a obras concretas, creo que cualquiera de los autores citados merecen ser leídas con atención y entusiasmo, pero me apetece destacar La conjura de los necios, de John Kennedy Toole.

IMG-20180221-WA0001 (2)

GTT: Centrándonos ahora en la poesía, ¿hay algún autor o autores con los que te identifiques especialmente, o cuya obra te sirva de  inspiración y de referente a la hora de elaborar tus poemas?

PR: Me encantan muchos, y destacaría a Pablo Neruda, Federico García Lorca, Luis García Montero, Pedro Salinas, Antonio Machado, Rafael Alberti, Jorge Manrique, Santa Teresa de Jesús, el Arcipreste de Hita, Rosalía de Castro, Josep Pla, León Felipe… En poesía tiendo más hacia los clásicos que hacia la novela, seguramente por cierto desconocimiento del panorama poético actual. Respecto de influencias en mi obra, diría que en poesía o prosa poética creo ser un autodidacta total, y, caso de no ser así, me gustaría serlo, y por un motivo esencial para mí: sin darme cuenta tendería a copiar el estilo, y eso me parece que hace que tú ya no seas tú, sino el otro. Y eso es lo que menos me interesa. A veces me sucede cuando escribo narración breve, y, en el preciso instante que lo detecto, lo dejo estar para otro día, porque se me hace imposible seguir escribiendo porque el otro se mete en la cabeza y ya no hay manera de ser yo mismo.

GTT: Quisiéramos también que nos informaras de cuántas obras llevas escritas y cuántas publicadas hasta la fecha, y si ahora mismo te encuentras en el proceso de creación de alguna nueva.

PR: Más que obras, llevo recopilados algo más de mil escritos de los últimos seis años, tanto de prosa poética cromática como no cromática, cuentos, reflexiones, y unas crónicas sobre aspectos sociales y políticos que titulé en una primera etapa como Píldora de la luna de los lunes (recopilación de la actualidad sociopolítica de la semana anterior y comentarios o interpretaciones de mi propia cosecha) y posteriormente como Crónica de El Grito de la Lechuza, que me permitía hacer lo mismo pero con el alejamiento necesario para decir más cosas, ya que yo era el Cronista del Grito de la Lechuza y no hacía más que escribir lo que la Lechuza (que tiene un giro de su cabeza de 360 grados que le permite desde su rama en el árbol contemplar o escudriñar todo) me relataba. Ese, digamos, alejamiento, me permitía ser más sarcástico en mis opiniones, porque, si algún lector se molestaba con algún criterio o análisis social o político, yo respondía que no tenía que ser por fuerza mi opinión, porque yo era un simple escribano del pensamiento de la Lechuza. Y ahora mismo, como decía antes, estoy con el tema de las narraciones breves con participación de animales.

GTT: Cuéntanos acerca de los procesos de elaboración de tus poemas. ¿Sueles escribirlos en el momento y lugar en que recibes la inspiración, o prefieres realizar una planificación previa, organizando el momento exacto en que vas a sentarte a componerlos y puede que incluso marcándote plazos para finalizarlos?

PR: Ninguna planificación, ni plazos, ni momento exacto ni nada parecido. Siempre voy acompañado de una libreta Moleskine, y, cuando aparece la idea, un concepto, un pensamiento, o simplemente algo que observo y que me llama la atención, busco con absoluta urgencia la libretita y anoto aquello que se me acaba de ocurrir.

Hace unos años perdí una de esas libretas y fue un desespero horrible. La busqué hasta casi volverme loco por mi casa y aquellos lugares que acostumbro a frecuentar, pero jamás apareció. Y yo sabía que allí había ideas para desarrollar, pero se perdieron con la libreta.

Y una cosa que me ocurre con frecuencia es que aparecen en mi cabeza ideas que me parecen dignas de ser escritas justo al acostarme, y también cuando estoy en la ducha de la mañana, y, si no la anoto de inmediato, se escapan por alguna rendija de mi cerebro. Así que duermo con una libreta en la mesita de noche y enciendo la luz y la escribo, cosa que irritaba a mi compañera sobremanera porque algunas noches me pasaba un par de horas encendiendo y apagando la luz; reconozco que tengo algún rasgo obsesivo en mi personalidad. Y, caso de estar en la ducha, salgo de la misma para anotar ese flash en un papel, con lo cual entro y salgo de la ducha como un poseso. También me ocurría cuando ejercía de publicitario, y era algo desesperante.

GTT: Hablemos ahora del poemario que va a ser publicado en breve por el Grupo Tierra Trivium, Las mujeres de mi vida. Sabemos que los poemas los escribiste a raíz de dos hechos luctuosos que marcaron tu vida, como fueron la pérdida de tu esposa y la de tu madre. ¿Consideras que los compusiste como parte de tu proceso de duelo y como parte de tu terapia de superación? ¿En qué medida piensas que te han ayudado a superar el duelo?

PR: Por supuesto que forman parte de mi duelo. Por supuesto. Como explico en el prólogo del poemario, tras el fallecimiento de mi compañera y de mi madre estuve tres años bloqueado mentalmente, y hecho casi un desecho humano en todo lo demás, por lo que fui incapaz de escribir nada en ese período de tiempo. Sin embargo, al inicio del año 2012 me animé a empezar a escribir de nuevo, y vomité todo lo que no había sido capaz de hacer en los tres años anteriores. Y me ayudó mucho, porque lloré mucho mientras escribía, lloré mucho cuando me corregía y lloré más cuando me releía. Y creo que eso me ayudó a que mis sentimientos no fuesen solo míos, porque compartí muchos escritos con amigos y amigas íntimos y pienso que ese compartir fue como una pomada para quemaduras o el hilo del cirujano para suturar una herida. No desaparece la herida, porque ahí estará para siempre, pero ayuda a suturar y cicatrizar.

GTT: ¿Has recibido ya alguna opinión acerca de los poemas incluidos en Las mujeres de mi vida por parte de personas cercanas a ti que hayan tenido ya la oportunidad de leerlos? ¿Cuál es la impresión que te han transmitido una vez finalizada su lectura?

PR: Sí. Tal y como comentaba en la pregunta anterior, algunos, no demasiados, de mis escritos los han leído mis íntimos, mis hermanos y alguna que otra persona. Pocos en todo caso. Y prácticamente todos me han dicho lo mismo: me comentan que mis escritos destilan amor por todos mis poros, amor físico y sentimental por una mujer, y amor por un ser único como era mi madre. Me dicen que ambas son para mí el objetivo único de mi vida: hacerlas felices, cuidarlas, mimarlas, adorarlas, provocar su risa, hacerme indispensables para las dos porque las dos lo son para mí.

Y tienen razón, porque aun hoy en día, nueve años después de su desaparición, cada mañana, cuando salgo de la imprescindible ducha para iniciar mi jornada, les dejo mensajes en el vaho del espejo para que recuerden que las he amado con toda la intensidad de la que soy capaz, que pienso en ellas todos los días, que no las olvido, que las necesito, y a veces le digo a mi mujer en voz alta: «Susan, hoy haré algo bueno por alguien, y cuando me pregunte por qué lo hago le diré que es por ti, porque tú me lo enseñaste, y si no me lo pregunta también se lo diré, para que sepa que un día yo viví acompañado por una mujer extraordinaria y que enseñaba a todos sin mediar palabra, solo con su mirada verde y su cabellera roja».

GTT: Explica a los lectores por qué les recomiendas la lectura de Las mujeres de mi vida, qué sensaciones crees que van a experimentar durante ella, cuáles piensas que van a perdurar tiempo después de haberla finalizado, e incluso, si te aventuras a ello, si crees que alguna persona puede llegar a experimentar un cambio sustancial y no ser la misma antes y después de su lectura.

PR: Empiezo por el final. No creo poder aspirar a liderar con mi escritura cambios sustanciales en la personalidad de nadie. Pero sí puedo transmitirle un mensaje de amor inmenso, aunque muchas veces esté rodeado de un sufrimiento tremendo, profundo, doloroso, punzante. Los lectores se encontrarán con un hombre destrozado y que en ocasiones pierde la esperanza y el deseo de seguir luchando por vivir, pero en el que siempre aparece o emerge la esperanza, que también es de color verde, como la esmeralda y los ojos de mi compañera, y la sangre, que es de color rubí como la cabellera de Susan, para proseguir la lucha del día a día, para intentar dar a los demás parte de lo mucho que me dieron las mujeres de mi vida.

Una íntima amiga mía, que me ayudó mucho en mi duelo, y lo sigue haciendo, me dijo una vez, no recuerdo ya cuándo, que muy posiblemente Susan había partido de esta vida para que yo pudiese seguir creciendo. Esa frase me impactó tremendamente, y si con mi poemario consigo lo que mi amiga con una sola frase tan sencilla como la citada consiguió, me sentiré tremendamente gratificado, porque esa frase sí cambió mi vida, mi comportamiento, mi manera de afrontar la vida y los problemas que te plantea.

Y si mi libro, además de ser mi terapia personal, que continuará hasta el fin de mis días, consigue que alguien sea en el futuro un poco mejor, solo un poquito, o a ratitos, que quiere decir más comprensivo, mejor amigo de sus amigos, mejor compañero, más tolerante, más abierto de pensamiento, más cálido, menos exigente con los otros, más humano, o simplemente que sepa o aprenda a ponerse en el lugar del otro, seré, aunque no lo sepa ni conozca a esa persona, tremendamente feliz, y Susan y mi madre también, y esa persona sabrá que ellas lo saben cuando contemple los atardeceres teñidos del rojo rubí y el verde de la esmeralda.

GTT: Muchas gracias, Paco, por esta amena y a la vez profunda y reflexiva charla. Desde el Grupo Tierra Trivium esperamos que todos nuestros amigos y lectores disfruten de la misma manera que yo de la emotiva lectura de la prosa poética cromática de Las mujeres de mi vida.

 

 

Tu Corazón se lleva bien con el mío

Tu Corazón se lleva bien con el mío

Cozy winter still life

Me mostraste parte de las heridas de tu Corazón y pude ver tu Alma fragmentada. Contemplé cómo te mantenías en equilibrio con un pedazo de ella en cada mano, con tus hombros agachados, cansados, decaídos, hundidos… No me gusta pensar que has sufrido. Tu Corazón se lleva bien con el mío porque ambos tienen una cicatriz que cose sus válvulas. Son capaces de empatizar el uno con el otro.

Yo no quiero estar con un Corazón perfecto que no sabe una mierda. Quiero estar con un Corazón herido que ha aprendido de sus hostias y ha llorado sangre hasta ponerse en pie. Uno que tiene tantas ganas de vivir que late a puñetazos, haciendo todo el ruido posible. Como el tuyo. Solo se aprende del fracaso. Y la mejor lección que tu Alma podrida de desilusión entendió fue que la Vida, con sus cuestas y pozos, merece la pena convertirla en canción.

Solo quiero besar cada uno de los puntos de tu cicatriz para remendarlos bien y que no se te escape de nuevo la alegría por ellos. Que no te vuelvas a quedar sin aire, que el viento sople siempre a tu favor, alejando de ti el pavor.

 

Gracias a Tierra Trivium por abrazar mis letras.

Ámerica Latina, guía hacia otro periodismo

0f804840-5ae0-435b-bc6b-e1be1971848e

Si lo hubiera sabido, habría hecho el equipaje. Me habría despedido de mis padres y de mi novia. Habría dejado más comida y agua al gato. El intenso calor de la tarde dejó paso a ligeros nubarrones. Pero no logró  este pequeño detalle atmosférico estropear lo que estaba por  llegar. Son cerca de las siete y media de la tarde, de la Plaza Nueva de Sevilla  partimos hacia América Latina.

Es el poder de la literatura. De la buena literatura. La Feria del libro fue el escenario para que fuera presentado al público Periodismo Narrativo en América LatinaEste trabajo, coordinado por Antonio López Hidalgo, supone una guía necesaria para todo aquel interesado en comprender  las corrientes estilísticas más actuales del ámbito periodístico.

En los tiempos en que los medios de comunicación están más cuestionados que nunca, Periodismo Narrativo en América Latinaes una carta de amor al oficio de periodista. Es una vacuna contra el pesimismo que nos hace reflexionar que Otro nuevo periodismo es posibleasí titula López Hidalgo el prólogo.

La presentación se realizó en forma de mesa redonda  moderada por Francisco Sierra, director del Departamento de Periodismo I de la Universidad de Sevilla.

Los ponentes fueron  María Ángulo, profesora de la Universidad Zaragoza, el editor del libro Pedro Crespo, Editorial Comunicación SocialAntonio López Hidalgo, director del Departamento de Periodismo II de la Universidad de Sevilla.

Hasta aquí los elementos que pudieron hacernos creer que estábamos ante un acto meramente académico. Afortunadamente, estábamos lejos de un aula. Era al aire libre. Sin grandes discursos vacíos. Oír y aprender. Se agradece la calidez de un ponente interesado en llegar a sus oyentes y no en vender libros.

ffa6f310-1c3c-41f7-aa55-42e4676445e6

Da comienzo a tomar forma la respuesta a  la cuestión que nos reune : “¿Qué es periodismo narrativo?” comienza  así María Ángulo su explicación  sobre la dificultad de definir la nueva corriente que viene del continente americano.

Lo cierto es que en este campo hay bastante controversia,  ya que  ahora está funcionando este binomio de periodismo narrativo, pero al mismo tiempo viene funcionando la idea de periodismo literario. También está funcionando la idea de periodismo pausado” explica. “Ninguno de los términos convence a todo el mundo” afirma después.

Añade una aproximación para que el público entienda mejor el término protagonista de la velada. “Si hablamos de periodismo narrativo, estamos hablando de un tipo de relatos que se cuentan de alguna manera como si fueran cuentos” acto seguido lee algunos ejemplos a los espectadores del evento . “Tiene cabida en suplementos y revistas especializadas que es donde se desarrolla”.

María comparte que su gran interés por el periodismo narrativo provocó que sacara adelante Inmersiones. “Quería abordar las crónicas de viaje y la otra parcela que trabaja el periodismo narrativo y es el compromiso social”. 

Pedro Crespo, mezclando el nerviosismo e ilusión propias del que comienza una nueva aventura literaria,  fue contundente al comienzo de su intervención: “Como editor y lector, el tema del periodismo narrativo me parece apasionante“.

Como buena guía, destaca la rica bibliografía de Periodismo Narrativo en América Latina “dan ganas de leerte todos los autores que te mencionan” expone de manera contundente. Acto seguido, añade una bella definición:

Es la literatura de la realidad. Usando elementos de la ficción, nos expone la dura y cruenta realidad con una calidad magnífica”.

Hay mucha producción de este tipo de periodismo en América Latina, pero pocos estudios sobre esta práctica profesional”expone Francisco Sierra. Por ello, Periodismo narrativo en América Latina es un regalo.

Fotografía de la profesora Irene Tenorio

Finalizando el acto, llegó el turno de Antonio López . Como en sus clases de redacción periodística, mezcló  lo académico con su sentido del humor ágil y directo. Se mueve como pez en el agua al hablar de periodismo.

Explica con conocimiento de causa que “América Latina es el continente donde más periodismo narrativo se hace  y más periodismo de inmersión.  Aunque hay muy pocos investigadores y pocos profesores que se dediquen a tratar este tema a fondo. Por lo cual, no me fue fácil encontrar autores de distintos países, ya que la idea era que el volumen se pudiera ver desde distintos ángulosAl final, hay nueve autores de Estados Unidos, México, Colombia, Chile, Brasil. Creo que da una visión bastante global“.

El libro supone una respuesta. Una de las causas del vacío de estudios sobre este tema es la pérdida de tiempo a la hora de discutir sobre el lenguaje del periodista y no  sobre cómo trabaja. Cómo se documenta, cómo ha bajado al barro  y ha sacado  a la luz pública los hechos.

“El periodista prefiere vivir la vida antes de que se la cuenten” afirma Antonio López.

Afortunadamente, es un terreno en el que cada vez más entran más autores. Inevitablemente, toca hablar de la crisis que sufre el oficio. “Sobre todo, el periodismo impreso. tuvo que haber cambiado hace muchos años” sostiene.

31956120_10211873140611321_6583614660614815744_n

El periodismo narrativo me parece más creativo. Rompe con todos los estandartes conocidos. No tiene nada que ver con el periodismo tradicional. La diferencia está en el papel comprometido del periodista. Se compromete y cuenta  de manera muy diferente. Cuenta en primera persona, lo importante es cómo se utiliza esa primera persona”.

Así argumenta Antonio qué es lo que hace al periodismo narrativo un objeto necesario de estudio.  “El lector sabe que no le engaña”.

Continuando con la aportación de María Angulo, López Hidalgo señala el papel de la mujer en este género informativo: “En este periodismo hay muchas mujeres. Desde finales del siglo diecinueve hasta ahora: Lydia Cacho o Gabriela Wiener, Leila Guerriero “.

Sobre su evolución y nacimiento, no es un periodismo que salga de la nada.“Tiende un puente desde el siglo diecinueve hasta principios del veintiuno. Ese periodismo de finales del diecinueve y principios del veinte era un periodismo comprometido”.  Además del compromiso, radica la magia del periodismo narrativo en su mezcla de géneros. Cabe el cuento, la autobiografía y el ensayo, la crónica, el reportaje.

Finaliza el debate con el público, seguimos en Sevilla tras el viaje al lejano continente americano.  Los pasos nos llevan a una cerveza fría y a seguir hablando de literatura. De aquella que hace reflexionar y hacerte preguntas. La que hace despertarte en Andalucía y horas después desear amanecer en Brasil, Argentina, Chile.

Adiós a un acto de homenaje a todos los profesionales de la palabra escrita que arriesgaron todo por ofrecernos esa realidad a la que nadie da voz. Una clase magistral  sobre cómo una nueva forma de contar los hechos toma las páginas del arte periodístico. Hay sentimiento, empatía.  Hay calor humano. Periodismo Narrativo en América Latina  huye del frío de una nota de prensa.

Tierra Trivium y Canciones para Apapachar

Tierra Trivium y Canciones para Apapachar

mountains-wooden-nice-gardena-hut-lovely-peaks-lonely-sky-rest-italy-mountain-house-hills-grass-beautiful-cabin-vacation-cottage-val-rocks-wallpaper-sunrise-1920x1080
Tierra Trivium no es titular de esta imagen. Pertenece a pexels.com

Nadie me había dicho que mi trabajo tiene vida, está vivo. Que si las palabras de mi relato dibujan la silueta de un árbol y le das la vuelta, forman un jarrón lleno de agua, de Vida.

Como árbol o jarrón, sí o sí guarda Vida. Y yo le doy Vida recordándote. Te imagino en el porche de una cabaña, sentada sobre una silla de madera envejecida, quizá pintada de turquesa, desconchada, alternativa. Una cabaña en la falda de una montaña que te llama a conquistarla, que te lame el Corazón con su Paz.

Te imagino sentada con la vista en el horizonte de su cumbre y los ojos medio cerrados, como si te diera el Sol, pero en realidad te da su luz. Tienes una guitarra nueva sobre tu regazo, igual de anticuada que la silla, pero no vieja. También te acompaña la sonrisa que se te cinceló de nacimiento. Una sonrisa que cuando la ensanchas, se apagan las tinieblas por un segundo –al menos en mi mundo–. Una sonrisa llena del color de su calor. Algo raro de encontrar, algo digno de admirar.

Te imagino tocando una melodía que empieza en el fondo de tu Alma y surge a través de la Naturaleza que te inspira. Y ahora entro yo…

Me imagino topándome con esta situación, tocando la guitarra con la calma y profundidad que te caracteriza, y yo dentro de la casa de madera observándote con mi cara de boba, mientras mi piel se eriza.

Imagino que me entran ganas de llevarte un té pero que no quiero interrumpir esa maravillosa escena que, de todos los ojos del mundo, solo aprecian los míos. Y así, espiándote a hurtadillas, como he hecho mil veces sin que tú lo sepas, comprendo que para ti no existen los “pero”, entiendo que no hay nada más hermoso que habernos dado Vida en enero, que contigo no se me quedan las palabras en el tintero, y vuelvo a caer en la cuenta de lo mucho que te quiero.

 

Gracias a Tierra Trivium por abrazar mis letras.

 

 

El sentido de un final

Le digo a Ana que hoy vamos a desayunar juntas. Me sonríe y dice que sí, me llama cariño y dice que quiere saber quién soy. María, soy María. ¿Qué María? Una, le digo, una María, como cualquier otra. Ya… ya… pero “¡Sht!” me dice, y hace un gesto con la mano como si me quitara un velo invisible de la cara. Pero quisiera… acordarme de ti..

 

Para entender, de verdad, lo que una obra significa es necesario que esa obra nos hable a nosotros directamente sobre algo que conozcamos bien. No quiero decir con esto que todas las obras estén encriptadas en un código peculiar y que vayamos aplicando antivirus y programas para entenderlo bien. Un buen libro se entiende. Punto.

Pero…

Flannery O’Connor decía que lo que un libro significa no tiene nada que ver con el tema ni con los motivos, ni con las figuras retóricas, ni siquiera con el autor; significar es otra cosa.

Hace ya unos años, leí el comic Arrugas, de Paco Roca. Y se catapultó automáticamente al top 10 de libros a los que mis pocas páginas de escritura miran con envidia. Me atrevería a decir que el tema de Arrugas, dicho de forma fácil, es la vejez (incluso el Alzheimer), pero no os engañéis, lo que este libro significa es que cada vez leemos menos a las personas.

Hay un par de recursos que me llamaron la atención en la primera lectura: las hojas en blanco, representando los episodios que el personaje olvida, los dibujos a medias, cuando no reconoce a las personas que tiene alrededor… son grandes ideas, magistrales me atrevería a decir. Eso es solo un lenguaje con el que nos hace llegar al lector cosas que conocíamos pero no teníamos la sensación de vivir. Así la realidad se hace arte y el arte explica mejor que nada la realidad.

Por suerte o por desgracia, la situación de la gente mayor es algo que conozco desde hace muchos años y siempre me ha quedado la espinita de decir que a Arrugas le faltan personajes. Tal vez la densidad de lo que había que explicar no dejaba espacio a más, tal vez los personajes que yo creo que faltan dan para otras novelas gráficas que merecen su propio espacio. Pero tengo que decirlo o reviento: a Arrugas le faltan cuidadores cariñosos. Que los hay, y muchos.

Hay un par de momentos Edipo en Arrugas, en que te das cuenta que no todo es lo que parece y que, a veces, el peor enemigo del protagonista es él mismo y su enfermedad. Lo que encuentro significativo es que esas cosas sorprendan al lector, que no seamos conscientes de que la barrera narrativa entre el enfermo, el mayor, el demente, el residente… no es tal. Si nos abrimos a narrativas más libres podremos comprender que la comunicación es una cuestión de señales, de encontrar un espacio común entre el que habla otro idioma, deja ir otras señales que no son las que estamos acostumbrados a recibir. Y os diré cual es ese espacio común: en el 80%  de los casos es el amor. En el 10% es el humor… y en el resto, no lo hay.

La lección social es muy clara: vivimos de espaldas a todo lo que ocurre a nuestros mayores, sino habría más cariño, más entendimiento y menos desolación en la ficción. Pensad una cosa: cuando alguien relata una vida, es algo así como cuando alguien llega al final de un libro. Y el sentido de ese final suele guardar relación con pequeñas aventuras, cicatrices que se vuelven importantes al final del viaje, queremos leer la vida como su fuera La Odisea, como si su final le diera sentido. Como si pudiéramos reconocer la cicatriz de Ulises en cada frase inacabada, en cada mueca sin sentido, en cada gesto de cariño.

Esa es la necesidad del hombre de relatar los inconvenientes del irrefrenable ir hacia delante. Pero la vida no es una novela gráfica, aunque la novela gráfica pueda explicar mil cosas de la vida. Cuando alguien pierde la capacidad de relatar su propia vida, de relatarse a sí mismo… ¿Sentimos la necesidad de hacerlo?¿Vemos lo que tenemos delante o nos ciega la narración?¿Hay algún modo de relatar algo tan complejo?¿Se puede vivir tan cerca de una narración sin sentido?

 

Nota de prensa

Jimena Tierra (Madrid, 1979) nos atrapa con una nueva novela. La polifacética autora, conocida por su manuscrito Equinoccio (Grupo Tierra Trivium, 4º Edición), nos sorprende con una trama actual y asfixiante que juega con la concepción del envejecimiento, desgranando los avances de la ciencia  y ahondando en un abismo de graves conflictos éticos y morales.

Cambio de rasante no es solo un thriller de ficción. Se trata de una crítica feroz hacia un sistema capitalizado en el que los valores inherentes al ser humano se han perdido.

Con prólogo de Rosario Curiel, finalista en los Premios de Novela Nadal en 2006 y Fernando Lara en 1996, y la colaboración orientativa de María Blasco Marhuenda, Directora del CNIO, Cambio de rasante se convierte en la segunda novela negra de Jimena Tierra. Situando a algunos de los personajes de su primera trama, como son los detectives privados Anastasio y Verónica Rojo, en la Universidad de Albahaca, perfectamente reconocible como El palacio de la Magdalena de la ciudad de Santander.

Jimena Tierra cultiva, también, relato corto y poesía. Ha sido galardonada en los siguientes certámenes: AVINESA (2013) con Mi marido es perfecto; Ediciones Saldubia (2014) con Escombros; Atrévete a Rimar Aragón con Sueño (2014) con La vida es Aragón, la vida es sueño; y el certamen Don Manuel (Moralzarzal, 2017) con No fue un verano cualquiera.

Asimismo, es una de las coordinadoras del Grupo Tierra Trivium. Un nuevo modelo de editorial joven, comprometida con valores sociales, emprendedora e innovadora, que trata de aportar una perspectiva diferente al proceso empresarial actual.

La autora madrileña firmará ejemplares de Cambio de rasante y Equinoccio en la Feria del libro de Tres Cantos, en la caseta nº 12 destinada a Grupo Tierra Trivium, el día 16 de mayo, de 17:30 a 20:00 h. Además, tiene concertadas presentaciones en la librería Burna (Madrid) y la Universidad Menéndez Pelayo (Santander), entre otras.

Más información en www.tierraeditorial.com.

Cuenta atrás para la Feria del Libro de Tres Cantos

CARTEL FERIA TRES CANTOS.jpg

Desde el Grupo Tierra Trivium invitamos a nuestros amigos, lectores y seguidores a visitar nuestra caseta durante la Feria del Libro de Tres Cantos, que se desarrollará entre los días 11 y 20 de mayo en la Avenida de Colmenar Viejo, frente al Sector Literatos. En ella encontrarán las últimas novedades literarias del mercado y podrán conocer a gran parte de los autores de nuestra editorial, que firmarán sus libros, charlarán con los lectores y participarán en diversas presentaciones y mesas redondas. La inauguración tendrá lugar el próximo viernes a las 17h, y contará con la presencia de nuestro joven autor Ismael Mateo, que vendrá desde Valencia para firmar y promocionar su poemario Versos de los BES.O.S.

El sábado 12 será uno de los días más importantes de la Feria para nosotros, ya que nos visitan tres de nuestros autores noveles, dos de ellos llegados desde Cataluña: David Puigbó (autor de Lágrimas de tinta Trozos de mi piel), Belén Rojas (La ineludible irrupción de la memoria y otros relatos) y Guzmán García (autor del poemario León de Neón) protagonizarán a las 11.30h en la caseta de actividades del Ayuntamiento una charla precisamente sobre las dificultades y complicaciones a las que se enfrentan los autores nuevos y desconocidos hasta conseguir ver sus obras publicadas. Después de la conferencia podremos encontrar a los tres firmando en la caseta hasta las 14h, y por la tarde todavía nos acompañarán David y Belén, hasta las 20h, y la ilustradora Sara Muñoz, autora del poemario ilustrado Intempestiva. 

La mañana del domingo 13 disfrutaremos, aparte de la presencia de David en la caseta, de otra de las actividades programadas por Tierra Trivium con ocasión de esta Feria del Libro, en este caso destinada al público infantil, gracias a la presencia de nuestra joven autora Ana Vigo, que viajará desde Galicia para presentar a los lectores más jóvenes su última novela, La guerra súcrea, a través de una actividad relacionada con la trama del libro, durante la cual los niños dibujarán y crearán divertidos alienígenas. La cita será a las 12h en la juguetería- librería Engorengo, situada en el Sector Literatos número 3. Ana nos acompañará también firmando en la caseta el día anterior, sábado 12, así como la tarde del domingo y del lunes y la mañana del martes 15.

El miércoles 16 podremos encontrar en la caseta a nuestra editora jefe y directora, Jimena Tierra, firmando su flamante novela, Cambio de rasante, junto a sus dos anteriores obras, el exitoso Equinoccio, que ha alcanzado ya su quinta edición, y el libro de relatos Conozco tus secretos. 

El viernes 18 nos visitarán desde Bilbao Ruth Santa María, cuyo libro de relatos La esmeralda y otros cuentos es la última novedad de nuestra editorial, y Avelina Chinchilla, autora del poemario 10 horizontes para una tierra de versos, desde Alicante.

El sábado 19 constituirá otro de los puntos álgidos de la Feria, gracias a la presencia durante toda la jornada de cinco de los autores de Tierra Trivium, Ruth Santa María, Alberto Blanco Rubio (El mago de las palabras olvidadas), Avelina Chinchilla, Paco Riera (Las mujeres de mi vida) Francisco José Martínez (Formas de la primera persona). Los tres últimos, que escriben poesía, participarán en la mesa redonda organizada por Tierra Trivium con el título de Nuevas formas de entender la poesía, que comenzará a las 18.30 h en la caseta de actividades del Ayuntamiento. Alberto Blanco nos visita desde Salamanca, y Paco Riera y Francisco José Martínez desde Cataluña.

El domingo 20 la Feria llegará a su punto final, que compartiremos con Alberto Blanco, Avelina Chinchilla, Paco Riera y Francisco José Martínez, a los cuales podrán encontrar firmando sus libros durante todo la jornada, hasta la clausura de este mágico evento que esperamos resulte inolvidable para todos ellos, así como para los amigos y lectores que se acerquen a conocerlos y a adquirir sus ejemplares dedicados.

El horario de la Feria es: de lunes a viernes de 17 a 20h, y los sábados, domingos y el martes 15, que es festivo en Madrid, de 11 a 14h y de 17 a 20h.

¡¡ Pasaremos lista, no faltéis !!

CARTEL ENGORENGO 13 DE MAYO.jpg

Prejuicios y titulaciones

Grupo Tierra Trivium: prejuicios y titulaciones

No sé, desde lo del máster de Cifuentes, no he levantado cabeza. No me sorprende el hecho de que le hayan regalado una titulación que no ha cursado. Todos deberíamos estar curados de espantos en un país en el que el mayor porcentaje de corrupción está centralizado en un grupo mínimo de ciudadanos «acorbatados». Más aún cuando esos ciudadanos son elegidos bajo un sistema denominado democracia.

Lo que sí que me sorprende, es que se me trate a mí del mismo modo que a ella, incluso presentando por adelantado todos mis títulos.

Y es que, entre el listado de lindezas que Grupo Tierra Trivium se está encontrando en este camino de arenas movedizas, hubo un autor, «de cuyo nombre no quiero acordarme», que me pidió que demostrara mis cualidades, presentando certificados, antes de editar con nosotros. Sin problema. No tengo nada que ocultar.

Yo he trabajado con muchísimas personas y no he ido pidiendo las titulaciones a cada una de ellas, ya que pienso que la mejor acreditación es el dominio del trabajo que desempeñas («El movimiento se demuestra andando»), de modo que fue una extraña sorpresa agridulce que, de un lado tenía el sabor desagradable de la desconfianza y, del otro, el dulce orgullo que suponía poder justificar mis verdades.

La sorpresa aumentó cuando esa jovencísima autora nos solicitó, poco después, una traducción de su manuscrito a otra lengua, pero no quería pagar lo que vale la labor de un profesional del lenguaje. Parece que lo de la titulación no importaba tanto a la hora de ahorrarse dinero. Fruto de la amistad y la confianza, le pedimos a alguien que no tiene título de traductor, pero sí un dominio magistral del lenguaje, tanto en español como en el idioma meta, que nos hiciera el favor de hacer la traducción y empezó a realizar un espléndido trabajo sobre el texto.

La autora, después de todas las facilidades ofrecidas, no solo nos dejó con el trabajo a medias diciendo que no editaría con nosotros y aduciendo que «este traductor no sabe traducir», sino que, además,  trató de estafarnos dinero abusando de la buena fe de Grupo Tierra Trivium. (¡Oh, sorpresa, hay autores que estafan a las editoriales!).

Me pregunto qué habrá sido de ella. Hasta ahora, no la he visto en ninguna de las listas de las ferias del libro 2018. Tal vez anda atareada intentando sacarse el título de escritora.