Julio Fraga: “con SinLaVenia pedimos un Pacto de Estado ya. Se acabó el maltrato de género”

34fe73e7-2e0a-4630-9cd2-952e73b8d920

No deja de llover, está claro que el tiempo nos invita a pararnos en medio de cualquier bar que ofrece la ciudad y hablar. Dejar de un lado los móviles y conocer mejor al prójimo. Esa debe ser la tarea número uno los días de lluvia.

Julio Fraga habla y hay que escuchar atentamente. Su voz ronca presenta el conocimiento obtenido al pasar la vida entre bambalinas, focos y cámaras de cine. Tras Seis y medio, terminó de rodar su segundo trabajo como director: SinLavenia. Julio vuelve a mostrarse cómo un artista multidisciplinar. El documental, el teatro, la poesía y la danza ocupan cada fotograma.

Explica que a pesar de la mezcla de expresiones artísticas estamos ante un largometraje de ficción. “Las historias podrían ser reales, pero son ficcionadas. Están escritas poéticamente por Miguel Zurita, con lo cual es un guión interpretado”. Una historia de mujeres que deciden compartir con el espectador su vida marcada por la violencia contra ellas por el mero hecho de ser mujeres.

Detener los nudillos cobardes del machismo es una de las bases en las que se basa SinLaVenia. “Nace hace diez años con la intención personal, luego colectiva, de que teníamos que hacer algo contra esta lacra social que es el maltrato de género” explica Julio.

Si hay una reacción que esperar por parte del público en los trabajos del artista onubense, esa es la reflexión. “Con esta idea, empezamos este proyecto”.

SinLaVenía juega en la delgada línea entre la realidad y ficción. Cinco mujeres nos cuentan mirando directamente a cámara sus experiencias llenas de dolor y rabia. Sin adornos de ningún tipo. Un fondo blanco y el gran talento de María José Castañeda, Elena María de Cara, Magaly Fernández, Cristina Rojas y Celia Vioque.

Una cosa es segura, no sirven las etiquetas convencionales para intentar definir el modo de trabajar en el ámbito cinematográfico de Julio Fraga. “Yo voy a seguir investigando. Para mí es una experiencia audiovisual. SinLaVenia es una llamada a la reflexión, a la sociedad entera”.

87d18787-4150-48e3-9d8a-6613396cfcf2

No es un camino fácil el que nos ofrece la película. Lejos de lugares comunes o mensajes cómodos llenos de falsedad para lograr la emoción del espectador, el visionado nos hace cómplices a la sociedad. Una sociedad que no es consciente de los malditos micromachismos. No estaremos cómodos en ningún momento y quizás sintamos necesidad de pedir perdón.

Julio reflexiona enérgico “a través de la poesía y de la belleza, queremos llevarte a un viaje donde te das cuenta de la cantidad de formas que hay para hacer daño. Es un viaje a las entrañas del ser humano. Después de hacer esta película, soy menos machista. No hay nadie que pueda decir yo no soy machista, soy feminista. Eso es mentira. Tanto mujeres como hombres. Lo tenemos mamao. Y se sigue dando. Y los niños que nacen ahora, siguen naciendo en un estado patriarcal. El problema radica en la educación. No se puede curar una herida desde fuera, hay que hacerlo desde dentro”.

De hecho, hay una fuerte apuesta para que SinLaVenia sirva cómo material educativo. “Queremos estrenar en Sevilla o Huelva. Donde se ha rodado y de donde somos. Ahora mismo, la intención es acudir a festivales nacionales e internacionales. Hay una versión con subtítulos en inglés. Una vez acabado el período cinematográfico, la intención es moverla a nivel internet e institutos”.

No vale el argumento marchito de que la situación de la mujer está mejor ahora que tiempos anteriores. SinLaVenía lanza un mensaje fuerte contra ello. Afortunadamente, el 8 de marzo miles de mujeres se lanzaron a la calle a iniciar el cambio. Llega tarde, demasiado. “Hay que parar el país. Los presupuestos, los partidos políticos. Igualdad de mujeres y hombres. Salarios iguales. Vamos a dejarnos de tonterías” reivindica Julio.

El director andaluz deja claro que la película está llena de metáforas cómo herramienta para lanzar su mensaje social y que la estética ha sido cuidada al máximo. “Visualmente, sólo hay mujeres. La actriz se mete en una mujer maltratada. Luego explica que similitudes hay entre el personaje y ella, luego cómo se ha preparado el personaje. Qué implica esto, pues una implicación brutal. La coreografía es una metáfora, me gustan mucho las metáforas. En espacio libre, ese bailar en libertad entra en contradicción con el maltrato en un lugar cerrado y oculto. Existe una semiótica sobre los colores, la música y la imagen. La música es muy importante en esta película. Muy determinante”.

21e001e0-a0f6-4a82-9f18-d7d67d23ae43

Sobre las influencias de las que ha bebido para llevar a cabo este proyecto, hace una pausa y ríe “no lo he pensado, lo tenía tan claro cómo lo iba a hacer que no me he parado a pensar. Hay una ruptura de la cuarta pared para incomodar. Una ruptura a través del espejo con las actrices en camerino”.

Ante el miedo, siempre hay lugar para la esperanza. Una idea, un sentimiento al que agarrarse. Las cinco protagonistas de SinLaVenia deben hacerlo para sobrevivir. “El ser humano por muy humillado que esté, se agarra a las cosas bellas. Podemos ayudar a las mujeres maltratadas ofreciéndoles compresión, amistad, cariño”.

Y es justamente calidez y cercanía lo que reina en uno de los momentos más interesantes del metraje, llega al final del mismo. Las actrices nos hacen ver cuáles serían sus medias y soluciones contra la violencia de género. “En general, hasta que uno no se ve, no sabe cómo salir de ahí. Para mí, lo más interesante es que estamos trasmitiendo es que el llanto no vale para nada. Quiero que los espectadores digan tengo que cambiar y hacer algo”.

Añade a continuación Julio la gran labor que debe hacerse con las palabras a la hora de vencer al machismo social. “En el mundo del maltrato, están surgiendo muchas palabras nuevas que tenemos que definir. Si no las definimos, no podemos luchar contra ellas. Es necesaria una revisión de la Real Academia de la Lengua”.

La herramienta más poderosa, la literatura. Los versos vuelan y se quedan atrapados en la memoria. Un filme que sin complejos ni miedos pone el dedo en la llaga. Julio Fraga no duda en los motivos que deben mover al público a dar una oportunidad a SinLaVenia: “si crees que te lo han contado todo sobre el maltrato de género, no te han contado nada. Es el momento ideal de reflexionar sobre ello. Te invito a una experiencia audiovisual que te va hacer ser mejor persona y menos machista, a empezar una sociedad nueva”.

Cinco monólogos. Cinco actrices que comparten en el camerino cómo trabajaron su papel, al mismo tiempo que nos hacen confidentes de cómo combaten ellas el machismo. Cómo creen que se debe combatir el maltrato. Vivencias propias se mezclan con las del personaje. El espectador será testigo nadando entre el falso documental y el reportaje periodístico. La crónica negra de un país que no frena la humillación a la mujer.

El marcapáginas: Nadie es ilegal. Recuerdos a Iván Vergara

yinyan-01
Quiero desde Grupo Tierra Trivium recordar una gran conversación que tuve con Iván Vergara.  A pesar de lo que digan ciertos burócratas, nadie es ilegal en ningún sitio. Las personas no son piezas de un mueble que sobran. Más bien al contrario. Falta sentimiento y sobran sellos en documentos oficiales.

El arte cruza fronteras y no entiende de nacionalidades. Usa la estética como puente para derribar fronteras y acercar posturas apelando a la sensibilidad humana. La poesía es buen ejemplo de ello. Iván Vergara puede dar buena fe. Este artista procedente de México lleva más de doce años en la ciudad de Sevilla. Todos ellos acercando posturas entre América Latina y la capital hispalense mediante todo tipo de actividades, principalmente mediante la literatura.

“Yo soy hiperactivo, pero me cuesta mucho la narrativa. Para mí  un gran reto sería escribir una novela. El canal natural de comunicación es la poesía. Y eso lo intento conducir hacia los documentales y la parte musical” comenta ligeramente emocionado “ojalá algún día pueda hacer cine. Es un sueño”.

Pone sobre la mesa un punto de vista crítico sobre la vida cultural tan variada que existe actualmente en  la ciudad. “Sevilla tiene una sobreoferta cultural” afirma sin dudar. A continuación, expone:

Hoy en día puede haber tres o cuatro eventos de poesía en el centro, está genial, el público tienen donde elegir, pero el público no ha crecido. El reto está en generar público. Que las nuevas generaciones vengan con ganas de consumir cultura y que vean que pagar por la cultura está bien. El reto más grande es la educación cultural en las nuevas generaciones. Que vengan con ganas de consumir cultura. Sin eso, tendremos muchas actividades, pero espacios vacíos. Eso lleva a agotamiento y a crisis económica”

Mientras bebe té verde, expone su visión sobre la Sevilla de antes de la crisis. “Toda cultura es un reflejo de la economía. Dos mil seis, estamos dentro de la burbuja y eso se veía en la vida cultural de la ciudad. Los diferentes eventos eran muy grandes. Pero la poesía era un terreno desierto. Eso quizás fue lo que me animó a montar desde la independencia el Chilango Andaluz”.

Explica, muy seguro de sí mismo, que en la vida literaria en verso sevillana existe un antes y un después a partir de un fecha concreta: 24 de octubre de 2006. Es cuando nace el recital Chilango Andaluz.

29542664_1992390784121777_4616265919600284588_n

Este evento literario llegó a su décimo aniversario. En sus tres primeras ediciones, formaron parte más de ciento setenta poetas jóvenes y cerca de cien artistas de diferentes ramas artísticas. Siendo el año 2007 cuando por primera vez pudo celebrarse de manera  simultánea en México D.F y Sevilla. Gracias a transmisiones por web que mostraban al público sevillano como se había celebrado la noche anterior en Ciudad de México y viceversa.

El Chilango andaluz fue sin duda una de las semillas más notorias para cambiar la vida poética de esta ciudad. Lo que surgió a partir de ese 24 de octubre de 2006, pues inició una chispa que se vio continuada por el trabajo de colectivos como El Cangrejo Pistolero, La Madeja, La Fuga, David García o José María Gómez Valero” afirma Iván Vergará.

Ha llovido mucho desde año dos mil seis. Sin embargo, aún hay muchos obstáculos que vencer. Iván mediata unos instantes y expone que aunque a priori puede parecer una buena noticia, la gran cantidad de oferta cultural de la ciudad,  nace como consecuencia  de la crisis.

Argumenta “las razones por las que hay una actividad cultural tan frenética, tampoco son positivas. Vienen de la crisis económica. La gente se ha visto obligada a trabajar con las manos. Si no es por elección, es peor” a lo que añade “creo que aquí hubo mucha gente que no eligió. Por necesidad se dijeron tengo que montarme algo. Una sala pequeña, una asociación, una editorial, bla bla bla. Eso es muy bueno. Pero la manera en que se llegó no. El resultado para la ciudad es notable. Desde hace cinco seis años, Sevilla está en un momento cultural muy bueno”.

Fruto de sus inquietudes sobre cómo el ambiente afecta al proceso de creación, nace su proyecto de serie de micro documentales Contemporáneos. En su primera temporada,  ha explorado a creadores que dejaron su país de origen para vivir en otro donde la lengua es nueva.

28577272_555933534765696_5252764502272510324_n

Su segunda nace a principios del 2016 con un formato similar. En esta ocasión se centra en gente corriente en su trabajo cotidiano. “Amas de casa, diseñadores, escritores, artistas, personas de múltiples y diversos oficios que nos comparten su visión sobre la ciudad, lo que les aporta y lo que esperan de ella” explica en su página web.

Sobre esta experiencia cuenta que “Surge de un viaje a EEUU  para llevar y mover la cultura de España, Andalucía y México. Grabé quince micro documentales de quince personas del país, sobre cómo un hispanoparlante se ve afectado por una cultura con lengua ajena, en este caso el inglés”. Sufrió un giro el proyecto en España importante y empezó a reunirse con otros creadores cómo él “que hablen sobre cómo les nutre la propia ciudad”.

Echa en falta en Sevilla una visión más global de las cosas. “Sevilla parece interesante por el total ,no por fragmentos. Los distintos colores sociales nutren de intensidad esta ciudad. y eso me parece interesante. Me gusta”.  Vuelve de nuevo su tono crítico para compartir la visión cerrada que aún cree que habita en la ciudad y el país, “la cultura sevillana sigue siendo muy cerrada, igual que España Es uno de los problemas mas graves de este país para desarrollarse al mundo”.

Hace una pausa y afirma “en una etapa de globalización, tenemos que ser conscientes de que tenemos problemas globales. No podemos pensar cómo hace un siglo de que somos una nación. Eso ya no pasa. Si queremos pensar que somos una nación, tendremos que pensar que nuestra nación es la lengua cómo decía Octavio Paz”.

Elevando el problema de lo local a lo nacional, Iván Vergara echa en falta que esos puentes que construye la cultura, tengan más apoyo institucional. España, debería trabajar aún más sus relaciones con América Látina.

España está trabajando muy poco en trazar  lazos fuerte con sus hermanos, que somos nosotros, el mundo hispano”. Se debe cambiar las formas en que vemos aquello que nos llega de fuera, nos haríamos un gran favor alejándonos de la mirilla de nosotros cómo centro de todo. Bajar de esa posición de supuesta superioridad. “Si nosotros sólo nos vemos los ombligos, lo que nos va a salir será una cultura enana”.

Parte de este error, muy acorde con la visión europea, cae en los diferentes órganos culturales. “El ICAS trabaja muy duro pero su problema es que están volviendo a esos proyectos socialistas. Lo que veo en sus ayudas y sus proyectos es que son muy bonitos, pero es el cortijo. Yo no entro. He estado en reuniones y no he tenido apoyos. Llegamos a diez ediciones del Chilango Andaluz. 600 poetas, dos naciones, nos dieron cero euros”.

Otro punto a cambiar, es que se debe hacer una mayor apuesta por aquello zonas de la ciudad alejadas del centro “hay que hacer políticas igualitarias de verdad, no solo por la cultura del  centro” para ello, tiene claro algunas medidas: abrir centros culturales en los barrios, dejar ese dinero en los barrios. Que su vida cultural quede enriquecida.

Pero sobre todo “apoyar a los gestores culturales. Somos muchos los gestores  independientes. Se les debe apoyar económicamente. Encargándoles servicios, que no todo pase por las bibliotecas y por los centro culturales cómo Santa Clara. Ellos mismos incluso no tienen recursos. Que putada. Si tuvieran, podrían hacer grandes cosas”

Sobre lo duro que ha tenido que luchar por sacar sus proyectos hacia delante con el dinero de su bolsillo, deja una reflexión en el aire: ¿Hay demasiados inconvenientes para lograr ayudas  para aquellos que proponen para la ciudad pero son de fuera?

“La respuesta  a la pregunta por qué no, no es buena. Ojalá esa sea una de las cosas que se quiten a nivel institucional”. Deja una sensación de frío, como el viento  temprano  que invade las calles sevillanas en los amaneceres de invierno. Como el corazón de los despachos donde la ayuda y el trato lo deciden la bandera de tu lugar de origen.

Un hombre tranquilo, de Miguel Ángel Rodríguez Chuliá

Como hemos podido comprobar,  Un hombre tranquilo  no es solamente un relato ameno con el que pasar una tarde entretenida. Habla de muchos temas importantes, que no debemos pasar por alto pensando que se trata de una novela ligera y superficial.

En Un hombre tranquilo  hemos conocido a una serie de personajes que encarnan diversas tipologías de víctimas y verdugos de nuestras sociedades modernas.

¡Ya tenemos ganador!

Grupo Tierra Editorial se complace en comunicaros que el ganador del premio de 100 € en el concurso de Conozco tus secretos ha sido DIEGO OLIVER, que ha acreditado comprar el libro —según las bases— y ha confirmado haberlo leído respondiendo correctamente a la pregunta formulada en la red social Facebook: ¿QUIÉN HA ESCRITO EL PRÓLOGO DE LA ANTOLOGÍA?, adelantándose a los otros participantes al escribir EDUARDO SÁNCHEZ AZNAR.

Queremos agradecer la participación a todos los interesados y emplazarles a un nuevo concurso que se celebrará en breve, de cara a la Navidad, motivando así la participación conjunta de la literatura.

 

 

‘Trozos de mi piel’, de David Puigbó

[Acabé de trabajar como lo hacía cada día, colocado. Había consumido suficiente cocaína y alcohol como para poder calmar mi alma. Y al no poder dormir decidí coger el coche y dar una vuelta, a ver si se me pasaba un poco el pelotazo que llevaba.

Desgraciadamente, al cabo de un rato, empecé a desesperarme…

Presentación Luces que parpadean

En este video todos aquellos que no han tenido la oportunidad de asistir a la primera presentación internacional del Grupo Tierra Editorial podrán ver al escritor JM Sánchez Moreno, junto a Albahaca Martín Gon y a Jimena Tierra, hablándonos de su novela realista Luces que parpadean en el seminario web realizado el 2 de septiembre de 2017.

Han asistido a él personas desde cafeterías, Puerto Rico, Cataluña, Madrid…

que la magia de internet, incida en la literatura.

«Tesla me parece un personaje heroico que tendría que tener una calle en casi todas las ciudades el mundo». JM Sánchez Moreno.