CLIC – La cajita de rapé

descargaAquí os dejamos la sesión de CLIC celebrada durante el día de hoy, 28 – 09 – 2017, en la que hemos tenido la oportunidad de conocer a un fantástico autor que nos ha trasladado, entre otras muchas cosas, la dificultad que conlleva profundizar en una época concreta para detallarla en una novela y, especialmente, la labor policial para describir a la perfección la actividad del inspector Benítez en La cajita de rapé, del escritor Javier Alonso García-Pozuelo. Todo un descubrimiento que ha despegado con fuerza en el panorama literario español.

 

Entrevista a Javier Alonso García-Pozuelo

JAVIER ALONSO GARCÍA-POZUELO será el primero de los invitados en el CLUB DE LECTURA INTERNACIONAL CALEIDOSCOPIO, dándonos a conocer su obra LA CAJITA DE RAPÉ.

JT. Bienvenido a la Revista Tierra y al blog literario El invierno de las letras. Antes que nada, me gustaría saber si consideras que las letras están en la estación de invierno y por qué.

Las letras, y más en nuestro país, siempre parecen estar atravesando su último invierno. Al final, el quijotismo de los que escriben y la necesidad de palabras nuevas de los que leen hacen que, contra todo pronóstico, la primavera regrese.

JT. ¿Cuál ha sido tu mejor lectura de verano?

Al acabar la carrera pasé una temporada en Argentina. Solo metí un libro en la maleta: Rayuela. Aquella fue la lectura de verano de la que guardo un recuerdo más intenso. Aunque en rigor aquella fue una lectura de mi verano; en la Argentina era invierno.

JT. Háblanos de La cajita de rapé. ¿De qué trata?

El tema principal de «La cajita de rapé» es el abuso de poder. El abuso de poder a muy distintos niveles: de una clase política con los empleados públicos y los votantes, de un patrón con sus trabajadores o de unos padres con sus hijos. Tenía muy claro desde el principio el tema sobre el que quería hablar y el reinado de Isabel II me parecía una época idónea para hacerlo. Muchos de los derechos hoy consolidados empezaron a reclamarse entonces, pero la clase dirigente estaba más preocupada por conservar el poder que por ampliar los derechos de la ciudadanía. Elegí el año de 1861 para ambientarla porque marcó un punto de inflexión en el gobierno de la Unión Liberal. Fue aquel año cuando muchos de los que habían apoyado el proyecto centrista del general O’Donnell se dieron cuenta de que la cúpula de la Unión Liberal haría lo que fuera necesario por perpetuarse en el poder: no solo incumplir sus promesas de reforma o dar un giro reaccionario a su política, sino incluso emplear métodos ilícitos. Ese año de 1861 me pareció perfecto para abordar el tema del abuso de poder, integrándolo en una trama policíaca.

JT. ¿Te ha supuesto mucho esfuerzo escribirla?

Mientras escribía «La cajita de rapé» me planteé el reto de que ni los lectores de novela histórica ni los aficionados a la novela policíaca viesen defraudadas sus expectativas tras leerla. Para intentar conseguirlo, trabajé con tanto rigor la ambientación de época y el contexto político como la consistencia de la trama y la verosimilitud de las actuaciones policiales. Ese aspecto de la creación –construir una trama sólida y entretenida, y ambientarla con rigurosidad histórica– es, por sí solo, un trabajo agotador. Aunque para mí lo más duro es enfrentarse a la página en blanco, llenarla de palabras y, sobre todo, quedar convencido con las palabras escogidas. Cuando uno ve que su novela tiene buena acogida siente una alegría comparable a pocas cosas, pero no hay duda de que escribir una novela, al menos en mi caso, conlleva un esfuerzo enorme. Y mucho sacrificio.