Entrevista a Carlos Augusto Casas

Aquí tenemos al polifacético escritor, periodista de investigación y editor, Carlos Augusto Casas, ganador de la VI edición del Premio Wilkie Collins de novela negra con «Ya no hay junglas adonde regresar», a quien tendremos la oportunidad de entrevistar en CLIC a través del seminario web que celebraremos el próximo 14 de diciembre.

Pregunta-Primera novela y primer premio.
Respuesta: Sí, muy sorprendido y muy orgulloso. El premio, aparte de para verme mucho más interesante en el espejo, sirve para mitigar las dudas del escritor principiante y para amenazar irreversiblemente con nuevas novelas. Este reconocimiento ha despertado al monstruo que llevaba mucho tiempo dormido dentro de mí. Y no se sí eso es algo bueno.

P: ¿Cómo surge la idea de “Ya no hay junglas adonde regresar”?
R: Trabajé durante un tiempo en la Gran Vía y eso me obligaba a pasar diariamente por la calle Montera. Como periodista de investigación había realizado varios reportajes sobre la prostitución en esta calle de Madrid. Pero, al pasar diariamente, lo que más me sobrecogía era la indiferencia de las miles y miles de personas que pasan por allí. Incluido yo.Todo el mundo sabe que son esclavas sexuales, todo el mundo sabe que son agredidas, violadas, secuestradas y sin embargo pasas a su lado como si nada. Si no las miras es como si no existieran. Supongo que la gente está demasiado ocupada haciendo compras en el Primark o disfrutando de un saludable menú en el McDonal´s. La calle Montera es la frontera entre dos mundos, donde se mezclan aquellos a los que en el juego de la vida, al arrojar la moneda al aire les salió cara y a los que les toco la cruz. Por eso es uno de los pocos lugares donde se puede comprobar como la gente que llamamos “normal” muestra su impasibilidad ante la injusticia más palmaria un día y otro día y otro día. Otro fenómeno que también se puede apreciar en Montera es la tipología de los clientes de las prostitutas. En su gran mayoría se trata de hombres de una edad comprendida entre los 60 y los 80 años que lo único que buscan es alejarse de su soledad. Pagan por poder hablar con una mujer, por ser escuchados, por volver a sentirse vivos. Dejar de ser, aunque sea por una hora, un montón de recuerdos encerrados en un cuerpo que se deteriora mientras espera a la muerte frente al televisor. De todo esto nació la novela.

P: ¿Entonces “Ya no hay junglas adonde regresar” es una novela de denuncia social?
R: Toda novela negra es, en cierta medida, una novela de denuncia. Pero esa no es la idea última de la novela. En realidad se trata de tres historias de amor, un amor poco convencional, que se cruzan por la sed de venganza y la violencia que esta arrastra.

Un hombre tranquilo, de Miguel Ángel Rodríguez Chuliá

Como hemos podido comprobar,  Un hombre tranquilo  no es solamente un relato ameno con el que pasar una tarde entretenida. Habla de muchos temas importantes, que no debemos pasar por alto pensando que se trata de una novela ligera y superficial.

En Un hombre tranquilo  hemos conocido a una serie de personajes que encarnan diversas tipologías de víctimas y verdugos de nuestras sociedades modernas.

Prólogo de “Trozos de mi piel”, David Puigbó

Somos frágiles, un conglomerado de células sabiamente dispuestas que alguien decide traer al mundo y una vez puestos en él, debemos aprender a vivir en precario equilibrio entre el sufrimiento y la felicidad.

«Aprender a vivir», una difícil tarea que no podemos obviar y que nadie en el mundo puede llevar a cabo por nosotros.

Así, sin un manual de instrucciones que nos indique con claridad qué camino es el que nos llevará hasta la felicidad, nos vamos debatiendo entre lo bueno y lo malo; la derecha y la izquierda; el arriba y el abajo; la carne y el espíritu; lo humano y lo divino… Y, sin saber en qué momento los tomamos, a veces recorremos senderos tortuosos que nos conducen a ninguna parte. O tal vez al sufrimiento y a la soledad, y al olvido de nosotros mismos.

David Puigbó tomó uno de esos senderos al conocer a «La Blanca», muerte disfrazada de princesa y, de su mano, nosotros también lo recorremos. Un viaje tortuoso, pero también lleno de luz y esperanza, que vamos descubriendo paso a paso, hoja a hoja en este punzante libro testimonial.

Porque este libro no contiene solo palabras sino, como su título bien indica, trozos de piel, que son, a la vez, trozos de un alma rota en pedazos y reconstruida a base de esfuerzo, paciencia y amor. Sobre todo amor. Mucho amor.

El amor de unos padres que estuvieron cuando más falta hacía, incondicionalmente, como suelen estar los padres; tendiendo la mano sin esperar nada a cambio. Aguardando el milagro en silencio y prestos, si es que eso fuera posible, a asumir en sí mismos el dolor del hijo:

 

[…] como padres habéis llorado, igual que yo, por mis errores. Habéis adelgazado cada kilo que yo perdía, recibido cada golpe que me daban, y no dormido cada insomnio que tenía. E imagino que mil veces os habréis preguntado en qué os equivocasteis. Y la respuesta es muy sencilla: en nada.

 

  El amor salvador de un hijo, acicate imprescindible para desandar los pasos dados sobre terreno pantanoso y reincorporarse a la sencilla senda de las cosas cotidianas. Esas que descubrimos, en ocasiones demasiado tarde, que son las que de verdad importan:

 

Gracias a ti que, sin tu saberlo, estás haciendo que tu padre sea una persona normal. Sí, normal, como esas que van al supermercado a comprar, o se toman un café con un amigo, o salen a cenar por ahí o a tomar una copa sin tener que desaparecer durante días.

 

En tus manos, lector, no tienes un simple libro, tienes una parte muy valiosa de David Puigbó, el autor que, al escribir, ha ido dejando en él el desgarrador testimonio de su contacto con el oscuro mundo de las drogas, en el que es tan fácil entrar y del que es tan difícil salir; al menos con vida.

Leélo con amor, porque el amor es la única fuerza que nos permite comprender, perdonar y salir adelante.

Tal y como dijo el poeta[1],

 

[…]Y si nada nos libra de la muerte,

al menos que el amor nos salve de la vida.

Nona Escofet Hernández.

[1] Velaza, Javier (2002), Los arrancados, Barcelona, Editorial Lumen.

¡Ya tenemos ganador!

Grupo Tierra Editorial se complace en comunicaros que el ganador del premio de 100 € en el concurso de Conozco tus secretos ha sido DIEGO OLIVER, que ha acreditado comprar el libro —según las bases— y ha confirmado haberlo leído respondiendo correctamente a la pregunta formulada en la red social Facebook: ¿QUIÉN HA ESCRITO EL PRÓLOGO DE LA ANTOLOGÍA?, adelantándose a los otros participantes al escribir EDUARDO SÁNCHEZ AZNAR.

Queremos agradecer la participación a todos los interesados y emplazarles a un nuevo concurso que se celebrará en breve, de cara a la Navidad, motivando así la participación conjunta de la literatura.

 

 

Fin de semana literario en Madrid

unnamed

Desde esta tarde, 27 de octubre, y durante todo el día de mañana, la fiesta de los lectores y escritores realizada en el Círculo de Bellas Artes (Madrid) tendrá acceso gratuito y entrada libre hasta completar aforo. Grupo Tierra Editorial os recomienda no dejar pasar la oportunidad de celebrar un encuentro tan interesante con la literatura, dirigido por el periodista Antonio Lucas, en el que participarán numerosos autores hispanos de renombre internacional, como Arturo Pérez – Reverte o Javier Marías.

Gracias al patrocinio de Bankia, las entradas de este evento literario son gratuitas. Para descargarlas, haz clic AQUÍ.

Accede también al catálogo de actividades del Festival EñeFestival-Eñe-2017-programa-2

descargaAdemás, en paralelo a esta oferta literaria, en la Plaza Mayor de Madrid se celebra la Primera Feria de editoriales y librerías desde el 27 de octubre hasta el 5 de noviembre, en el marco de las celebraciones del IV Centenario, organizada por el Ayuntamiento de Madrid junto con el Gremio de Libreros y la Asociación de Editores de Madrid, reuniendo a más de sesentas editoriales y librerías que mostrarán el panorama de las últimas propuestas del mercado.

«Vivir no es aspirar a ser, sino ir siendo». Rosario Curiel.

Ayer, día 26 de octubre de 2017, tuvimos la oportunidad de asistir al encuentro con  la autora Rosario Curiel, mediante CLIC, para «destripar» su novela Subway Placebo. Se trata de una historia compleja, inquietante, imposible de clasificar, que ondea de manera magistral entre el terror, la ciencia ficción, la crisis socioeconómica y el caos, a través de la meticulosa construcción de sus protagonistas, sumergidos en el escenario de Barcelona, 2012. Sin embargo, a pesar del tiempo transcurrido, nos damos cuenta de que es una novela atemporal. Porque el dolor a vivir, la necesidad de ser actores de nuestra propia realidad y ese universo de mundos paralelos en el que los seres humanos se ven alienados —entre otros aspectos— por el consumismo, la manipulación de la información, la violencia o los videojuegos, es algo con lo que convivimos diariamente.

Aquí podéis ver el tráiler realizado por José Mellinas.

Durante el seminario Web se dijeron muchas cosas interesantes. Entre ellas, que una de las fuentes de las que bebe la novela se refiere una mujer que fue arrollada en el túnel del metro. Una historia escrupulosamente estructurada, con multitud de referencias artísticas, que entre la desolación y el desasosiego que contagian al lector le obligan a sacar una tenue sonrisa cuando reconoce entre sus letras a Sueñan los androides con ovejas eléctricas o Hellraiser.

Curiel atrapa al lector, lo amordaza, y haciéndole sentir como Stanley Kubrick en La naranja mecánica, abre sus ojos e impide que los cierre, enfrentándole a sus propias pesadillas en un panorama oscuro y destructivo. Aquí podéis escuchar variedad de piezas musicales que inspiran el libro, y que no tienen desperdicio: Playlist.

Subway Placebo es una novela exigente. No cualquier tipo de público está preparado para la información que ofrece. La propia autora se ríe cuando comenta que se ha encontrado críticas de todo tipo, y acepta que muchos lectores no hayan podido con ella. Aún así, merece la pena intentarlo. Leedla. No os habréis topado con nada parecido.

 

 

‘Trozos de mi piel’, de David Puigbó

[Acabé de trabajar como lo hacía cada día, colocado. Había consumido suficiente cocaína y alcohol como para poder calmar mi alma. Y al no poder dormir decidí coger el coche y dar una vuelta, a ver si se me pasaba un poco el pelotazo que llevaba.

Desgraciadamente, al cabo de un rato, empecé a desesperarme…

CLIC – La cajita de rapé

descargaAquí os dejamos la sesión de CLIC celebrada durante el día de hoy, 28 – 09 – 2017, en la que hemos tenido la oportunidad de conocer a un fantástico autor que nos ha trasladado, entre otras muchas cosas, la dificultad que conlleva profundizar en una época concreta para detallarla en una novela y, especialmente, la labor policial para describir a la perfección la actividad del inspector Benítez en La cajita de rapé, del escritor Javier Alonso García-Pozuelo. Todo un descubrimiento que ha despegado con fuerza en el panorama literario español.

 

Mariví García Gallego

INVITACIÓN

Comenzamos nuestros ciclos de presentaciones con una autora muy espontánea y transparente, Mariví García Gallego, a la que tendremos la oportunidad de conocer en Moralzarzal, en la Asociación de Mujeres, para hablar de sus novelas Duelo de Almas y Mujer y Niña, dos libros preciosos, poéticos, en los que la escritora nos habla del miedo al dolor y a la incertidumbre, y de la esperanza como método de superación del temor.

Entrada gratuita y libre hasta completar aforo.

En esta página podréis conocer más de cerca a la autora: https://www.conoceralautor.es/libros/ver/mujer-y-nina-de-marivi-garcia-gallego

UN EJERCICIO DE MEMORIA NECESARIO EN NUESTROS DÍAS

Reseña de la novela Antonia, de Nieves Concostrina

Ed. La Esfera de los Libros, 2014

 descarga“Antonia” es el homenaje que su autora, Nieves Concostrina, periodista de profesión, ha dedicado a su madre en esta su primera novela, publicada en 2014.

Antonia, su protagonista, nace en un barrio popular del Madrid de 1930 y su primera infancia se desarrolla en un entorno hostil de hambre y penurias, sin apenas recibir atenciones ni cuidados por parte de su sus padres.  Sus ya duras condiciones de vida empeoran con la guerra civil, que en Madrid se sufrió de forma especialmente virulenta, con bombardeos casi diarios y escasez de alimentos y medicinas.

El resto de la historia de Antonia es la lucha continua de una mujer de un valor, una fuerza y una perseverancia casi invencibles por sacar adelante a su familia y obtener para sus hijas una vida mejor que la que ella tuvo.