Tu Corazón se lleva bien con el mío

Tu Corazón se lleva bien con el mío

Cozy winter still life

Me mostraste parte de las heridas de tu Corazón y pude ver tu Alma fragmentada. Contemplé cómo te mantenías en equilibrio con un pedazo de ella en cada mano, con tus hombros agachados, cansados, decaídos, hundidos… No me gusta pensar que has sufrido. Tu Corazón se lleva bien con el mío porque ambos tienen una cicatriz que cose sus válvulas. Son capaces de empatizar el uno con el otro.

Yo no quiero estar con un Corazón perfecto que no sabe una mierda. Quiero estar con un Corazón herido que ha aprendido de sus hostias y ha llorado sangre hasta ponerse en pie. Uno que tiene tantas ganas de vivir que late a puñetazos, haciendo todo el ruido posible. Como el tuyo. Solo se aprende del fracaso. Y la mejor lección que tu Alma podrida de desilusión entendió fue que la Vida, con sus cuestas y pozos, merece la pena convertirla en canción.

Solo quiero besar cada uno de los puntos de tu cicatriz para remendarlos bien y que no se te escape de nuevo la alegría por ellos. Que no te vuelvas a quedar sin aire, que el viento sople siempre a tu favor, alejando de ti el pavor.

 

Gracias a Tierra Trivium por abrazar mis letras.

Tierra Trivium y Canciones para Apapachar

Tierra Trivium y Canciones para Apapachar

mountains-wooden-nice-gardena-hut-lovely-peaks-lonely-sky-rest-italy-mountain-house-hills-grass-beautiful-cabin-vacation-cottage-val-rocks-wallpaper-sunrise-1920x1080
Tierra Trivium no es titular de esta imagen. Pertenece a pexels.com

Nadie me había dicho que mi trabajo tiene vida, está vivo. Que si las palabras de mi relato dibujan la silueta de un árbol y le das la vuelta, forman un jarrón lleno de agua, de Vida.

Como árbol o jarrón, sí o sí guarda Vida. Y yo le doy Vida recordándote. Te imagino en el porche de una cabaña, sentada sobre una silla de madera envejecida, quizá pintada de turquesa, desconchada, alternativa. Una cabaña en la falda de una montaña que te llama a conquistarla, que te lame el Corazón con su Paz.

Te imagino sentada con la vista en el horizonte de su cumbre y los ojos medio cerrados, como si te diera el Sol, pero en realidad te da su luz. Tienes una guitarra nueva sobre tu regazo, igual de anticuada que la silla, pero no vieja. También te acompaña la sonrisa que se te cinceló de nacimiento. Una sonrisa que cuando la ensanchas, se apagan las tinieblas por un segundo –al menos en mi mundo–. Una sonrisa llena del color de su calor. Algo raro de encontrar, algo digno de admirar.

Te imagino tocando una melodía que empieza en el fondo de tu Alma y surge a través de la Naturaleza que te inspira. Y ahora entro yo…

Me imagino topándome con esta situación, tocando la guitarra con la calma y profundidad que te caracteriza, y yo dentro de la casa de madera observándote con mi cara de boba, mientras mi piel se eriza.

Imagino que me entran ganas de llevarte un té pero que no quiero interrumpir esa maravillosa escena que, de todos los ojos del mundo, solo aprecian los míos. Y así, espiándote a hurtadillas, como he hecho mil veces sin que tú lo sepas, comprendo que para ti no existen los “pero”, entiendo que no hay nada más hermoso que habernos dado Vida en enero, que contigo no se me quedan las palabras en el tintero, y vuelvo a caer en la cuenta de lo mucho que te quiero.

 

Gracias a Tierra Trivium por abrazar mis letras.

 

 

Sara Levesque en La Buhardilla de Tierra Trivium

Entrevista a Sara Levesque en La Buhardilla de Tierra Trivium

Empezamos mayo con la visita a la buhardilla de Tierra Trivium de la poeta y escritora Sara Levesque (Madrid, 1987), en su web Bohemia… te adoro se define como una artista de las palabras cuya gran pasión es escribir. También cuenta que empezó a escribir para superar el desamor, a modo de terapia. Como no lo consiguió, permaneció agarrada al lápiz, por si las moscas. Se considera una bohemia romántica que no tiene remedio, ni lo quiere. Es audioprotesista por dinero y una excusa, soñadora por culpa de una musa, y escritora por Amor al Arte y a su naturaleza inconclusa. Comenta que lo primero es un trabajo para ganarse la vida, lo segundo es su estilo de vida, y lo tercero es lo que le mantiene con vida.

Charlaremos con ella de su participación en la antología Cuadernos de Medusa, su implicación en el centenario de Gloria Fuertes y de otras facetas artivistas de su obra. La podéis encontrar en Facebook (Sara Levesque), Twitter (@SaraLeveque36) y en su página web Bohemia… te adoro.

Imagen cedida a Tierra Trivium por Sara Levesque.
Sara Levesque firmando un ejemplar de Cuadernos de Medusa.

Ignacio J. Dufour García: Bienvenida a esta humilde buhardilla. ¿Nos puedes contar cómo llegaste a participar en esta preciosa antología?

Sara Levesque: Gracias por invitarme. Mi participación fue casualidad. Gracias a mi amigo Ramón, contacté con la editorial del libro para mandarles el manuscrito de mi primera novela No sigo el guion. Mientras la estudiaban, me preguntaron si quería participar en un proyecto que estaban diseñando (Cuadernos de Medusa) y acepté de inmediato.

IJDG: Me ha emocionado mucho leer tu relato con ese tono de confesión íntima. ¿Qué te lleva a escribir esta historia?

SL: Una vieja espina. Siempre digo que no escribo relatos, sino abrazos. Gracias a una gran persona, conocí el término Apapachar. La espina en cuestión dolía. No me gusta sentir dolor. Lo único que hice fue sacarla del Corazón, usar la sangre como tinta para escribir la historia y remendar la cicatriz con palabras, cerrando la herida para siempre. Apapachar significa «abrazar con el Alma». Eso es este relato, un abrazo con el Alma.

IJDG: Uno de los aspectos que más me ha sorprendido de tu relato es que te deja con la sensación de haber estado leyendo un poema, ¿fue algo buscado o simplemente surgió al escribirlo?

SL: Surgió sin más. Las palabras aparecían rodeadas de ese halo poético. Solo les di forma para contar algo íntimo con lo que cualquiera pudiera sentirse identificado.

Imagen cedida a Tierra Trivium por Ignacio J. Dufour García, autor de la misma.
Presentación de Cuadernos de Medusa en Nakama Lib. De Izquierda a derecha (Victoria Irene Borrás Puche «editora de Cuadernos de Medusa», Erika Okumura, Sara Levesque e Inma Claudio)

IJDG: En la presentación de Cuadernos de Medusa en Madrid, decidiste leer el relato acompañada por… ¿Cómo se te ocurrió esa mezcla tan interesante?

SL: Por Erika Okumura, autora del relato El mito de Hi’Haka. La primera vez que nos reunimos los autores, no estábamos todos. Los que asistieron me cayeron bien muy pronto. Pero me sentí identificada con el carácter que mostraba Erika. Sonriente pero tímida cuando le tocó hablar. A mí me cuesta mucho hablar en público, y pude ver que a ella también parecía sucederle lo mismo. Nos caímos bien en seguida. Pensé que si presentábamos las dos este proyecto tan hermoso, podríamos disfrutarlo sin dejarnos llevar por el «miedo escénico», apoyándonos en el relato de la otra.

IJDG: Además de cultivar la prosa, como en el caso de este precioso relato que se incluye en Cuadernos de Medusa, también eres poeta. ¿Cómo decides si una historia es un poema o un relato?

Imagen cedida a Tierra Trivium por Ignacio J. Dufour García, autor de la misma.
Acción reivindicativa por la Biblioteca de Mujeres en el Espacio de Encuentro Feminista.

SL: La propia esencia de la historia me lo sugiere. Si se basa en algo fugaz, la visto de poema; si es algo más intenso o que me cuesta más trabajo exteriorizar, la convierto en relato.

IJDG: Hablando ahora de obra poética, ¿cómo te gusta definirte, como poeta o como poetisa?

SL: Dado que no puedo decantarme solo por un género, prefiero definirme como Escritora. Lo que más trabajo es la prosa y narrativa, pero también poemas… No puedo elegir un único género.

IJDG: ¿Qué tal fue la experiencia de participar en los actos del 8 de marzo del Espacio de Encuentro Feminista con tu obra poética?

Imagen cedida a Tierra Trivium por Ignacio J. Dufour García, autor de la misma.
Sara Levesque en el Espacio de Encuentro Feminista

SL: Fue muy enriquecedora. No pude estar presente al 100%, pero tanto lo que yo vi como lo que me contaban las compañeras fue que mi obra recibió una calurosa acogida. Además María Ángeles, una de las mujeres que trabaja en el Espacio, me dio un valioso consejo para hablar en público el día que fui a presentar mi obra allí: que no me dejase llevar por la timidez y mirase a los asistentes mientras leía. Debido a los nervios, ese día leí un relato sin despegar los ojos del papel. El consejo me ayudó mucho desde entonces.

IJDG: Siguiendo con tu faceta más activista, háblanos de tu participación en el centenario de Gloria Fuertes, en el acto La Gloria está fuera de los armarios y en la acción Creadoras, reivindicando a las escritoras en la calle Huertas.

Imagen cedida a Tierra Trivium por Ignacio J. Dufour García, autor de la misma.
Sara Levesque participando en La Gloria está fuera de los armarios en la plaza Gloria Fuertes.

SL: Todo ello fue algo que jamás hubiera pensado que podría realizar. Desde Órbita Diversa me dieron la oportunidad de colaborar con mi trabajo. En el centenario conocí a personas muy interesantes que siempre recibieron tanto a mi Arte como a mí misma con una sonrisa. Paloma y Cass me invitaron a diversos eventos relacionados con Gloria Fuertes, y disfruté muchísimo de compartir con ellas algo tan mágico. Conocí a Inma, guitarrista formidable del grupo Criaturas del aire, y después a Ana, la vocalista. Sobre el acto La Gloria está fuera de los armarios, tuve la oportunidad de leer en la plaza de Gloria Fuertes pedacitos de mi trabajo y compartirlo con más artistas. Y la acción en la calle Huertas fue algo muy original, que me dejó con ganas de alargarlo hasta que acabara el día. La autora que elegí fue Concha Espina, leí un pequeño fragmento de La esfinge Maragata, y después un mini texto mío basado en ella. Puedo decir que en los tres actos me sentí como en familia. Y todo ello siempre acompañada por el cariño de Matteo, César y Ofelia. Todos los actos fueron muy importantes para mí, tanto a nivel profesional como personal. Me sirvieron para ir aprendiendo poco a poco a hablar en público, que la gente no muerde y que no hay que tener miedo a decir lo que piensas.

IJDG: También colaboraste en la redacción de una de las entradas del Fanzine Creadoras, que está disponible en la librería Tierra Trivium. ¿Por qué elegiste a esta autora? ¿Qué nos puedes contar de esta experiencia?

SL: Elegí a Concha Espina porque, salvo Gloria Fuertes, no conocía bien al resto de autoras propuestas. De Concha había leído poquito, pero me gustó. Me pareció interesante profundizar en su obra y mostrar en la acción la importancia que se merece. El momento de compartirlo con los compañeros y las personas que se nos iban uniendo fue inmejorable.

Imagen cedida a Tierra Trivium por Ignacio J. Dufour García, autor de la misma.
Sara Levesque escribiendo una cita de María de Zayas en la calle Huertas.

IJDG: ¿Cuáles son tus referentes literarios?

SL: Muchos, H. D. Thoreau sobre todo. Jeanette Winterson, Malú Urriola, Emily Dickinson, Joe Simpson (el alpinista), Tagore, Gloria Fuertes, María Recrea, Oriana Fallaci, Stephen King…

IJDG: Sara, ¿qué es lo que te llevó a escribir?

SL: Supongo que, como soy tímida y a veces me cuesta hablar, me expreso mejor escribiendo. Es algo que aprendí en casa. Mis padres siempre leían. Cuando aprendí a hacerlo, devoraba libros sin parar. Después pensé que sería buena idea crear yo uno, para que quien lo leyera sintiera la misma emoción que sentía yo al leer. A modo de anécdota, me gustaría compartir que, cuando era pequeña y me portaba mal, mis padres me castigaban sin leer.

IJDG: Levesque no es tu verdadero apellido. ¿Qué te llevó a usar seudónimo? ¿Y cómo te decantaste por Sara Levesque?

Imagen cedida a Tierra Trivium por Sara Levesque.SL: Me pareció buena idea protegerme detrás de un seudónimo. Quise reflejar este aspecto en una de las protagonistas de mi novela, Sylvie. Elegí Sylvie Levesque. Cuando acabé la novela me di cuenta que me gustaba para mí, así que al personaje le puse otro y yo adopté este. Es un apellido francés. Casi todo lo que escribo está ambientado en diferentes partes de Francia. Como no podía ser de otra manera, mi seudónimo tenía que ser francés también.

IJDG: Poesía, relato, novela… ¿Tienes algún género preferido? ¿Alguno en el que te sientas más a gusto?

SL: Me siento cómoda con los tres, pero sobre todo con la novela. Después con el relato y luego con la poesía.

IJDG: Por último, antes de dar por finalizada esta agradable velada, ¿nos podrías hablar de tus futuros proyectos?

SL: Por supuesto. Colaboro desde hace más de un año con la web lesbicanarias.es, con tres relatos semanales. Mantengo al día mi propia web con relatos cortos y algún poema. Tengo escritos tres libros de relatos cortos en prosa poética y el cuarto viene de camino. Además de la novela mencionada al principio de la entrevista, tengo una segunda novela en marcha. Estoy ahora mismo con la promoción de Cuadernos de Medusa y deseando volver a publicar con ellas cualquiera de mis trabajos.

Imagen cedida a Tierra Trivium por Sara Levesque.IJDG: Muchas gracias, Sara, por concedernos un rato tan agradable en La Buhardilla, de Tierra Trivium. Aprovechando tu admiración por Gloria Fuertes, te animamos a participar en la antología que estamos preparando en la editorial por el ciento un aniversario de su nacimiento (Bases Colección Mementos: Gloria Fuertes). Ya sabes que esta es tu casa, y estaremos encantados de que visites cuando quieras.

SL: Muchas gracias a vosotros por esta gran oportunidad. Así me he sentido… Como en casa. Acepto la participación en la antología. Un abrazo.

La semana que viene, siguiendo con la poesía nos visita el poeta, actor, autor y director de teatro Francisco Cenamor, con el que además de hablar de su obra poética y teatral hablaremos de su blog asamblea de palabras en el que cada día publica un poema de un autor diferente y que os recomiendo como forma de conocer poetas de otros lugares.

Por cierto, si queréis ser los primeros en leer las entrevistas de La Buhardilla de Tierra Trivium os invito a uniros al grupo de Telegram del Grupo Tierra Trivium donde publicamos todas nuestras novedades.

A voz en cuento en La Buhardilla de Tierra Trivium

Entrevista a José Jesús García Rueda en La Buhardilla de Tierra Trivium

Para finalizar el mes de abril visita La Buhardilla de Tierra Trivium José Jesús García Rueda, que cada martes se encarga de prestar su voz a un autor diferente en su blog A voz en cuento. Además de narrar de una forma tan característica relatos de Poe, Dickens, Cherterton,… también escribe. Fue galardonado en 2008 con la XXXIII edición del Certamen Internacional de Narrativa «Tomás Fermín de Arteta» con el relato El muerto entre los lirios. Y en El módem de Gutenberg podeís disfrutar de algunos de sus relatos. Le podéis encontrar en redes sociales: Twitter (@AVozEnCuento), Facebook (A voz en cuento).

Ignacio J. Dufour García: Para mí es un placer que nos acompañes hoy, ya que dentro de unas horas es la presentación oficial de una antología en la que participo con el relato El Gobernador de Pastora que surgió de un taller de relato que impartiste en una semana del día del libro en la Universidad Carlos III de Madrid. Antes de hablar de tu faceta como escritor vamos a empezar por A voz en cuento, ¿cómo surge este blog y cómo se te ocurrió el nombre?

José Jesús García Rueda: Un placer charlar contigo en esta acogedora buhardilla, Ignacio. El blog surge como una forma de seguir conectado con la literatura, en una época en que me estaba viendo obligado a alejarme parcialmente de ella, de una forma ligera y divertida, que además me permitiese jugar y experimentar con algo que siempre me ha gustado mucho: leer para otros. El nombre es bastante literal, ponerle voz a relatos, a la vez que se le da una vuelta de tuerca jugando con la frase «a voz en grito».

IImagen cedida por José Jesús García Rueda al Grupo Tierra Trivium para esta entrevista JDG: El pasado 18 de marzo celebraste el 4º aniversario del blog. ¿Qué nos puedes contar de los 140 programas publicados en el blog?

  JJGR: Pues que ha sido muy divertido, me han permitido conocer a mucha gente fantástica y he localizado autores (tanto nuevos como contemporáneos) de los que quizá nunca habría tenido noticia de no ser por el podcast. Encontrar la entonación adecuada para cada historia, jugar con las voces… Ha habido relatos que han sido un verdadero reto, y otros que me han permitido experimentar. Y si además la gente te escribe para decirte cuánto le ha gustado tal o cual locución… pues eso, una experiencia redonda.

IJDG: Una de las señas de identidad del blog es el uso de música para acompañar al texto, ¿cómo encuentras la música que se adapta a un relato? ¿y cómo haces para que se sienta  parte del mismo?

JJGR: La música comenzó siendo un elemento secundario en la estructura del programa; de hecho, en las primeras emisiones ni siquiera había música. Sin embargo, muy pronto se hizo con un papel relevante y pasó a convertirse en un soporte fundamental que hace que el relato fluya. En general sólo utilizo piezas clásicas y con tempos lentos, e intento que la duración de la pieza se aproxime lo más posible a la del relato: es impresionante cómo una buena pieza clásica y un relato bien narrado que tengan una duración similar suelen encajar de manera casi automática, cómo si los ritmos de las historias, tanto musicales como escritas, cumpliesen unas mismas leyes de la armonía.

IJDG: Hablando de música, ha sido pensar en el blog y lo primero que me ha venido a la mente es la cortinilla que usas en los especiales de novela o poesía para separar los relatos. La elección del sonido de las campanitas de entrar en una tienda antigua es un acierto. ¿De dónde surge la idea de hacer especiales con varios autores? Si mal no recuerdo siete de novela y otros tantos de poesía.

JJGR: Sí, siete y siete hasta la fecha. La idea de los especiales de poesía surge como un mecanismo para romper la rutina en un podcast concebido a propósito con una estructura muy repetitiva, como una forma de abrir la puerta a otros géneros. Y una vez abierta la puerta, por ahí se colaron los especiales de novela: la oportunidad de incluir la narrativa de larga duración en un espacio nacido para el relato breve. Un amigo que acababa de terminar una novela me preguntó si podría incluirla en A voz en cuento… y los especiales de novela fue la respuesta que se nos ocurrió.

IJDG: ¿Nos podrías contar como eliges los textos de A voz en cuento?

JJGR: Pues lo primero es que trato de alternar autores clásicos con autores contemporáneos. En el caso de los autores clásicos, se trata de encontrar un cierto equilibrio entre escritores muy conocidos y escritores muy buenos pero quizá algo menos populares. Con los autores contemporáneos los nombres van surgiendo de mi propia participación en la vida literaria, tanto como lector, fan o escritor. En cualquier caso, un principio fundamental del podcast es dar cabida a la variedad, tanto de géneros como de estilos, tonos, aproximaciones…

IJDG: Otra de las señas de identidad de A voz en cuento es su día de publicación ¿Porqué elegiste publicar los martes?

Imagen cedida por José Jesús García Rueda al Grupo Tierra Trivium para esta entrevistaJJGR: Bueno, no se puede decir exactamente que lo… decidiera. Más bien surgió así: cuando empecé a grabar, los lunes era un día en que disponía, más o menos, de tiempo y tranquilidad para hacerlo, lo cual suponía dedicar el martes a rematar la edición y publicar. Lo hice así durante las primeras semanas, y al final acabó por convertirse en una tradición.

IJDG: Para concluir con A voz en cuento, ¿qué relato te ha sorprendido más? Yo he de confesar que a mi me costaría elegir uno, recuerdo el primero de todos Recorrido circular, uno con cierto componente erótico…

JJGR: Entre 140 relatos es complicado elegir uno… Cada autor, y casi cada relato, tiene su historia particular. Pero hay tres que han constituido hitos muy importantes en la historia del podcast. El primero el propio Recorrido circular, de Victoria Pérez Celada, precisamente por ser el primero que se grabó. Otro muy importante fue La duquesa y el joyero, de Virginia Woolf, que supuso el despegue definitivo del programa al obtener varios miles de descargas en menos de una semana. Y, más recientemente, Los ojos verdes, de Gustavo Adolfo Bécquer, que hasta el momento es posiblemente el relato que mejor acogida ha tenido.

IJDG: Como comentaba en la presentación de esta visita a la buhardilla de Tierra Trivium, además del blog A voz en cuento, eres escritor y en El modém de Gutemberg, que por cierto otro nombre muy bien elegido, podemos encontrar algunos de tus relatos. ¿Qué te es más gratificante escribir o poner voz a textos de otros autores?

JJGR: Son actividades que para mí resultan complementarias. Escribir es escribir, no puede compararse con ninguna otra cosa, pero poner voz a otros textos te permite relajarte, acercarte a la literatura de una manera menos… comprometida, más desenfadada.

IJDG: Además has sido galardonado con varios premios literarios: Primer concurso de escritura rápida del Ayuntamiento de Valdesaz (Guadalajara) en 2008, XXXIII edición del Certamen Internacional de Narrativa «Tomás Fermín de Arteta», concurso de relato «Doris Lessing» de la Universidad Carlos III de Madrid, entre otros. ¿Qué nos puede contar de esta experiencia de ver tu obra reconocida?

JJGR: Pues que es una de las cosas más gratificante que te puede suceder. Recuerdo el subidón que supuso cuando recibí la comunicación de haber ganado mi primer concurso literario, al menos el primero como adulto, o cuando el propio Luis Mateo Díez me dio la enhorabuena por haber ganado el Tomás Fermín de Arteta… Estoy muy agradecido por haber tenido la oportunidad de vivir esas sensaciones.

IJDG: ¿Cuáles son tus referentes literarios?

JJGR: No creo tenerlos. O al menos no soy consciente de tenerlos. Pero si te puedo decir que tengo especial predilección por los autores… «juguetones», como a mí me gusta llamarlos: Italo Calvino, Alessandro Baricco, Julio Cortazar, el Torrente Ballester de Quizá nos lleve el viento al infinito o el Joseph Heller de Trampa-22. Pero si me obligases a darte un escritor favorito, me inclinaría sin dudarlo por Coetzee.

IJDG: ¿Qué te hizo empezar a escribir?

JJGR: Que me gustaba imaginar historias y que se me daba bien ponerlas por escrito. Te estoy hablando de cuando tenía 9 o 10 años. Y después ambos factores van creciendo y creciendo y… hasta ahora.

IJDG: Novela, cuento, relato corto, blog, podcast… ¿En cuál te sientes más a gusto? ¿Hay alguno que prefieras? Y dentro de ellos, ¿cuál es tu genero literario preferido?

Imagen cedida por José Jesús García Rueda al Grupo Tierra Trivium para esta entrevistaJJGR: El relato corto, sin duda. Disfruto mucho cualquiera de los otros vehículos narrativos, pero lo que más me gusta, tanto cuando leo como cuando escribo, es el relato corto. Y si tengo que elegir un género… pues me encanta probar, he leído casi de todo. Aunque hay un género que me ha acompañado durante toda mi vida: la ciencia ficción.

IJDG: Para terminar esta agradable charla, ¿háblanos de tus futuros proyectos?

JJGR: Pues en muy breve se publicará la recopilación de relatos fantásticos El viento soñador, editada por Mariano Villarreal, en la que me siento honradísimo de participar con un relato. Además estoy ultimando mi primera obra larga, a la que llamaría novela… si lo fuera (y hasta aquí puedo leer). También tengo aparcado, espero que temporalmente, un proyecto de recopilación de mis propios relatos. Y, por supuesto, seguiré alimentando el podcast (y él a mí).

Ha sido un placer reencontrarnos en La Buhardilla de Tierra Trivium. Deseo que todo el mundo disfrute de los relatos de A voz en cuento, ya que es una experiencia inolvidable cada relato. Muchas gracias José Jesús por tu tiempo y por acompañarme en mis inicios como escritor. Y como siempre nos encontramos en las alturas desde esas reuniones del club de lectura en la última planta de la biblioteca de la Carlos III, aquí tienes un nuevo lugar de encuentro en el que hablar, leer u oír literatura.

En nuestra próxima entrada dejamos atrás los fastos del Día del Libro y retomamos los libros de la mano de la escritora y poeta Sara Levesque, que nos hablara de su participación en la antología Cuadernos de Medusa de la Editorial Amor de Madre, así como de las facetas más artivistas de su obra.